Advertisements
La Isla Oeste

Soldados Boricuas regresan a casa

El General de Brigada Alberto C. Rosende, oficial de más alto rango del Ejército en el Caribe, se trasladó al aeropuerto para personalmente recibir a los soldados.

Advertisements
Suministrada

SAN JUAN, PR- Catorce soldados asignados a la compañía 398 de Finanzas de la Reserva del Ejército de Estados Unidos en Puerto Rico, con cuarteles generales en el Fuerte Buchanan, regresaron a la isla el 19 de Marzo después de ser desplazados en Kosovo, como parte del apoyo de Estados Unidos a la misión de paz en aquel país de la península balcánica.

Los soldados pertenecientes al mayor comando del Ejército en la región del Caribe, proveyeron apoyo en operaciones de finanzas a los soldados estadounidenses desplazados en la región.

“Nosotros trabajamos con la paga militar de los soldados destacados en la área de Kosovo. Teníamos tres pequeños destacamentos enfocados en diferentes áreas para asistir a los Soldados,” dijo el Primer Teniente Jesus E. Reyes, oficial a cargo del destacamento.

“Se siente bien estar de regreso, el tiempo se fue muy rápido,” continuo Reyes. “La gente del país son maravillosos.  Muchos son orgullosos de tener a miembros de las fuerzas armadas de los estados unidos en su país, nos tratan como familiares y me sentía seguro cuando tenía que salir fuera de la base.”

La señora, Laura Rolon, esposa de Reyes, expreso que estaba muy emocionada que su esposo regreso. “Estoy muy feliz, feliz, feliz,” dijo Rolon. “Vamos a compartir con la familia, tener tiempo para nosotros y espero irnos para un largo viaje para recuperar un poco del tiempo perdido.”

“El tiempo fue bastante llevadero, más corto de lo que me imagine,” dijo Rolon. “Me mantuvo todo el tiempo activa con el FRG en Fort Buchanan y pues cogiendo unas terapias con una psicóloga para que fuera más fácil.”

La Sgt. Leysha Ortiz se preparaba para ver a su familia mientras esperaba su equipaje. “Estoy muy feliz y ansioso por ver a mi familia. Estoy lista para verlos y compartir con ellos. El tiempo fuera para mí fue bien. Siempre me mantuve en contacto con mi familia, los llamaba todos los días, les enviaba mensajes de texto y emails,” dijo Ortiz. Para ella, la experiencia de su primer movilización fue esplenda, y si tuviera que movilizar de nuevo, a ella le gustaría continuar con el mismo destacamento.

Olga Nogeras, madre de Ortiz, estaba feliz y emocionada que su hija regreso. Por el ano que estuvo fuera su hija, no fue muy difícil porque tenía muchos medios para comunicarse con ella. Carlos E. Bracete, hermano de Ortiz, comento que le hizo mucha falta su hermana.

“No tenerla aquí fue difícil para mí, ella siempre me ha apoyado, diciéndome que voy terminar la universidad, que es orgullosa de mi,” dijo Barcete, “Con ella estando lejos era como que algo me hacía falta, una parte de me no estaba completa y ahora que regreso, si estoy completo.”

El General de Brigada Alberto C. Rosende, oficial de más alto rango del Ejército en el Caribe, se trasladó al aeropuerto para personalmente recibir a los soldados.

“Bienvenidos a casa. Recuerden, esta es la parte más difícil de una movilización, la reintegración a la familia y vida civil,” dijo Rosende. “Tomen las cosas con calma y disfruten a sus familias que los han extrañado mucho.”

El comando de la Reserva del Ejército de Estados Unidos en Puerto Rico tiene actualmente aproximadamente 30 Soldados desplazados en Kuwait y otros países alrededor del mundo.

 

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: