Advertisements
La Isla Oeste

Recomiendan censo de sordos

No se sabe una cantidad precisa de sordos en la Isla y ello afecta los servicios que se les debe proveer.

Mayagüez. Un estudio de la Comisión de Educación, Formación y Desarrollo del Individuo en el Senado recomendó llevar a cabo un censo formal para conocer la cantidad de personas sordas que hay en Puerto Rico y la creación de una Junta Examinadora para certificar los ejecutores del lenguaje de señas.

La propuesta surge luego de múltiples ponencias recibidas ante la Comisión que preside la senadora Maritere González, por parte de individuos e instituciones como el Departamento de Educación (DE), la Oficina de Rehabilitación Vocacional (ORV), la Oficina de la Procuradora de la Mujer (OPM), el Departamento del Trabajo y Recursos Humanos (DTRH), entre otros, bajo la Resolución del Senado 695.

“Con estas dos propuestas podemos atender primero la necesidad de información que hay, para entonces trazar planes de servicios a esta población, ya sea por edades o zonas geográficas y establecer formalmente un proceso unificado sobre el lenguaje de señas”, destacó la senadora González.

La Comisión verá hoy en el pleno del Senado los resultados de la investigación presentada por González, sobre el Lenguaje de Señas Puertorriqueño (LSP), que es utilizado por la población sorda de Puerto Rico, así como para auscultar la situación actual de la concesión de Certificaciones a Intérpretes del Lenguaje de Señas en Puerto Rico.

“El País debe saber que no hay un número claro de la cantidad de personas sordas en la Isla, aunque se estima entre 80,000 y 185,000 individuos. No hay los análisis e investigaciones necesarias para determinar una cantidad precisa y eso repercute negativamente en los servicios que el Estado debe proveer a esta población”, acotó la senadora.

De igual manera, advirtió que las instituciones de educación superior están impedidas de trazar estrategias para educar a los estudiantes de Pedagogía en los servicios que requieren los niños sordos.

Expuso además que en Puerto Rico existen muy pocos intérpretes cualificados.

“Hay algunos que informalmente atienden a la población en iglesias de distintas denominaciones, por ejemplo, pero son personas que no pueden representar formalmente a los sordos en situaciones digamos, de índole legal. Aunque existe la plataforma ‘American Sign Language’, que se usa en Estados Unidos, aquí en Puerto Rico se ha adaptado la misma a nuestra realidad cultural. Esto ha creado una confusión institucional que evita precisar la plataforma que se está usando. No hay precisión. En el informe exponemos los resultados de nuestra investigación y los pasos a seguir”, añadió la legisladora.

Entre los hallazgos que informa la Comisión se destaca que Puerto Rico no tiene un proceso formal reconocido para certificar a los intérpretes del lenguaje de señas y que la Ley 136-1996 que establece que las agencias del Gobierno tendrán un intérprete para asistir a los ciudadanos con problemas auditivos, no se está cumpliendo. También se estableció que hay una cantidad indeterminada de sordos que son analfabetas y que están impedidos de usar el lenguaje de señas regular, por lo que informalmente se han creado sistemas en los hogares o comunidades.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: