Advertisements
La Isla Oeste

Ciclos de vida en manos de los pequeños

El kindergarten de la escuela elemental Urbana de Lajas inauguró un mariposario como ninguno otro.

2016/Foto One Red Media

Por One Red Media

Mayagüez. Con apenas seis años de edad, Mileris Vélez Colón, cuida de las mariposas en todas sus etapas.

La fragilidad de la vida puesta en manos tan pequeñas, es lo que convierte al mariposario Jardín Urbano Elohim, de la escuela elemental Urbana de Lajas, en un proyecto innovador.

El salón hogar de la maestra de Kindergarten, Carmen Nora Fernández, se llenó de gusanos, hojas, pupas, y mucha tarea. Construir un mariposario no es nada liviano, pero cuando se trata de niños todo es posible.

El proyecto de iniciativa ambiental, permite la enseñanza del proceso del ciclo de vida de la mariposa como base y punto de partida para otros conceptos. A través de la diversión se fortalece el programa de español y las ciencias  mediante la observación, la exploración, investigación e integración de ambas materias.

“Esto es un vaso que tiene orugas. Las orugas se convierten en una crisálida. Limpiamos los vasos, ellas comen hojas y se convierten en crisálidas. Cuando salen las mariposas las ponemos en el mariposario y ellas comen flores”.

Esta es la explicación que de pronto Mirelis se vivió y memorizó de su clase junto a sus compañeritos de salón. La curiosidad en el proceso les ayudó a comprender este ciclo de la naturaleza tan básico como asombroso.

“Yo aprendí que si (los gusanos) se salen por el rotito, vuelvo y los meto (en el vaso)”, acotó la niña con aires de bióloga temprana.

Tanto le gustó a Mirelis la idea de cuidar mariposas, que sus padres se hicieron cargo de la construcción del mariposario en el patio del salón. Tras levantar fondos a pulso de la campaña “Adopta un tubo”, el sueño se materializó y llegó a llamarse Elohim, que significa “creador todopoderoso y fuerte”.

A la inauguración asistieron hasta el alcalde Marcos Turin Irizarry y la directora regional del Departamento de Recursos Naturales, Elizabeth Velázquez, quien reconoció la gesta y el esfuerzo de la comunidad escolar y puso a su disposición los biólogos del DRNA como recurso para asesoramiento.

“Ya le diré a los biólogos de la región que vengan a visitar este lugar tan hermoso para que lo disfruten”, expresó la funcionaria durante los actos protocolares celebrados el lunes 9 de mayo en el salón de kindergarten.

“Buscando alternativas para un proyecto innovador  y algo que llamara la atención de los estudiantes, entre las opciones se mencionó un mariposario. De allí surge la idea y el contacto con el zoológico de Mayagüez”, explicó la maestra Fernández, quien comenzó entonces una agenda con visitas a otros mariposarios escolares para tomar ideas.

Un jardín para mariposas pareció de pronto ser la mejor opción, dado el caso que se trataba de niños pequeños. Aunque el concepto científico entró una vez se dieron a la tarea de multiplicar las mariposas.

“Fue un proceso un poco largo, pero aquí vemos el producto. Los niños están bien contentos. Entendemos que es algo nuevo en el Departamento de Educación, sobre todo en este nivel”, agregó la maestra, haciendo referencia a que si existen mariposarios en escuelas superiores, pero a nivel elemental este es el primero.

El proyecto ocupa tanto a estudiantes de todos los niveles de la escuela como a sus padres, quienes sirven labor voluntaria.

Actualmente viven 20 mariposas dentro del jardín protegido, de las cuales cuatro son nativas de la escuela.

“Sembramos las plantas y vinieron las maripositas y pusieron los huevitos. Criamos las orugas dentro del salón. Luego de eso del zoológico nos trajeron mas”, acotó la maestra, que asegura el taller suma valor educativo desde el aspecto ecológico, pues crea conciencia entre los estudiantes sobre la conservación de los recursos naturales y el amor que deben tenerle.

El proyecto sirve además como laboratorio de experiencias para maestros del Distrito Escolar de cabo Rojo, centros preescolares y educativos de pueblos aledaños,  quienes podrán completar horas de “contacto verde”.

El mariposario permite la observación de mariposas en todas sus etapas, desde huevo hasta en vuelo, alimentándose y siendo adultas. Para información 787-899-3010.

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: