Advertisements
La Isla Oeste

Educación gradúa a más de 1,800 adultos de escuela superior  

Entre los graduandos se destacó una familia de tres generaciones quienes culminaron sus estudios de escuela superior.

Suministrada

Aguada. Por segundo año consecutivo, el Departamento de Educación (DE) celebró una graduación para miles de jóvenes y adultos, quienes tras haber abandonado la escuela se dieron una segunda oportunidad y lograron obtener su diploma de cuarto año.

Entre los graduandos se destacó una familia de tres generaciones, una madre de 70 años que junto a sus dos  hijas y su nieto, vencieron los obstáculos que la vida les presentó y culminaron sus estudios de escuela superior.

“Estamos de celebración, no solo porque reciben su diploma de cuarto año sino porque con su ejemplo de superación, dedicación y constancia sirven de inspiración para otros miles de ciudadanos y reafirman la esperanza de un Puerto Rico mejor”, expresó ayer sábado el subsecretario asociado del DE, Alexis Morales Fresse, durante los actos de graduación.

Como parte de los actos de graduación, celebrados en el Coliseo Ismael “Chavalillo” Delgado, de Aguada, el Programa de Educación para Adultos entregó unos 1,843 diplomas de cuarto año a estudiantes, de entre los 16 y los 70 años, pertenecientes a los 121 centros que ofrecen servicios de educación para adultos a través del país. Además, reconoció a 147 estudiantes que culminaron sus estudios con distinciones de excelencia académica, alto honor y honor.

En el acto, que se caracterizó por destacar la constancia de los estudiantes que por diversas circunstancias se convirtieron en desertores escolares, se reseñó el caso de Doña Reyes Román, la graduanda de mayor edad, quien a sus 70 años quiso ser ejemplo para  su familia y logró alcanzar su meta de completar su cuarto año de escuela superior junto a sus dos hijas y su nieto.

 “Tres generaciones: una matriarca de 70 años, motivadora incansable, haciéndose ejemplo palpable para su familia y nuestra patria, del compromiso y de un digno ejemplo de tenacidad y sacrificio. Sus hijas Lily Román Román, de 45 años y Cristina María Román Crespo, de 30 años, participantes ejemplares y dignas de admiración demostrando que no hay impedimento cuando la voluntad y la convicción se unen al enfoque de cumplir con sus metas y propósitos en la vida. Y Ángel Manuel Rosario Román, el nieto de 22 años, un joven responsable, respetuoso y disciplinado, que inspirado por el ejemplo de estas tres mujeres se alza también victorioso representando la esperanza de un mejor mañana”, manifestó Morales Fresse sobre la familia que completó sus estudios en el centro educativo Josefa Vélez de Bauzá, en el municipio de Peñuelas.

Al igual que el caso de doña Reyes, el DE reconoció otras historias de éxito de estudiantes que lograron destacarse durante sus años de estudio, que en promedio fueron entre un año y medio y tres. Entre estos resaltaron el caso de James Joseph Saulnier Metzger, de 22 años, cuya vida ha transcurrido entre los Estados Unidos y Puerto Rico.  El joven superó todos los obstáculos geográficos, educativos, socio culturales y más que todo, emocionales, completando sus estudios en el centro Santiago Iglesias Pantín de Ceiba. Además, tomó el examen  de las Fuerzas Armadas, Armed Services Vocational Aptitud Battery (ASVAB), obteniendo la puntuación más alta a nivel isla en los últimos cinco años.

Otras historias de superación resaltadas fueron las de Lilliana Elisabeth Arce, una víctima de violencia de género; la de Carmen Rolón Rivera, quien quedó huérfana desde temprana edad; la de Ivelisse Natal Heredia, una mujer de 41 años que se convirtió en madre desde los 14 años; la de José “Cheche” Acevedo Ortiz, que perdió a sus padres a los 15 años por la adicción a las drogas y las de las sexagenarias Diana Brunilda Falú Medina y Miriam Rodríguez Ruiz.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: