Advertisements
La Isla Oeste

¿Cómo estimular durante el verano a los niños de educación especial?

La experta asegura que durante el verano sus niños pueden sufrir una regresión en destrezas adquiridas de no estimularlos en el hogar.

Suministrada

Por Lic. Nellie Torres de Carella

San Juan. Todos necesitamos vacaciones, máxime luego de un intenso año escolar. Viajes, campamentos de verano que proveen mucha diversión, además de todo tipo de entretenimiento en el hogar son la orden del día durante el verano. Sin embargo, hay una población que no puede darse el lujo de solo procurar diversión durante un tiempo tan prolongado: los niños de educación especial.

El Departamento de Educación provee los servicios de terapia a algunos niños especiales durante el mes de junio, sin embargo, durante el mes de julio y hasta que empiecen las clases en agosto, estos niños pueden sufrir una regresión en las destrezas adquiridas si no se continúan estimulando algunas de ellas en el hogar. A nivel privado, algunos centros de terapia cierran por vacaciones por baja de matrícula debido a que muchos padres deciden tomar un receso en verano para viajar o porque entienden que sus niños merecen divertirse durante el verano en un campamento y descansar, no solo de la escuela, sino también de las terapias.

Por las dificultades que algunos presentan, es difícil que puedan beneficiarse de un programa de verano regular, en adición a que los mismos solo proveen para la diversión, algo que en nada los ayuda y que, por el contrario, puede desorganizarlos más sensorialmente y causar que surjan conductas no deseadas.

¿Cómo se puede ayudar a los niños especiales durante el verano?

Los padres deben establecer una rutina diaria. Esto ayudará a los niños a mantenerse organizados, enfocados y más atentos. La rutina debe incluir la hora de acostarse y levantarse, así como las comidas. También puede separarse el mismo espacio en la agenda diariamente para estimular ciertas áreas como las siguientes:

  • Auditivas –  Escuchar música o un cuento, juegos de seguir instrucciones, como el de Simón dice, adivinanzas, veo-veo.
  • Sensorial-motor –  uso de columpios, chorreras, túneles, lanzar y atrapar una bola, patear una bola.
  • Sensorial táctil – masajes varias veces al día para mantenerse enfocados y disminuir la tendencia al movimiento. Para los masajes los padres pueden usar diversas texturas y cremas.
  • Artes – manualidades, también ayudan a la creatividad, al desarrollo motor y al lenguaje (lectura, seguir instrucciones).
  • Atención y destrezas cognitivas – pueden usar  juegos de mesa para niños de acuerdo a su nivel. Un juego de mesa sencillo desarrolla destrezas de pensamiento crítico, enfoque o atención prolongada, seguir instrucciones, vocabulario, además de destrezas sociales como  aprender a esperar su turno, a manejar la frustración por perder  y a respetar las estrategias de los demás. Para niños con un nivel de desarrollo más bajo,  hay juguetes económicos para infantes que indican la edad y que solo se requiere que se apriete un botón, se coloque una figura en una caja (pareando la forma), coloque argollas por tamaño, empuje o hale un carrito o toque un instrumento musical.
  • Lectura – permítanles escoger un libro del tema que a ellos les guste para leer juntos, alternando páginas. Los libros de actividades, como los de sopa de letras y laberintos, también estimulan la destreza de lectura.

Controle la exposición a la tecnología. Una sobrexposición a la televisión, a películas o juegos electrónicos no es buena para ningún niño, pero para un niño de educación especial es muy contraproducente. Algunos niños, como los que están dentro del espectro de autismo, tienen una fascinación por todo lo tecnológico y desarrollan con facilidad una fijación que los puede llevar a estar todo un día aislados del mundo real social, fomentando así las dificultades sociales que presentan y son inherentes a tal diagnóstico.

Los padres deben seguir  las recomendaciones de los especialistas que atienden a su niño y repasar diariamente algunas de las destrezas trabajadas en terapia durante el año escolar. Deben realizar las mismas en el mismo lugar y a la misma hora, la estructura en el hogar es importante. Es recomendable que separen varios intervalos de tiempo durante el día para trabajar directamente con el niño, otros para trabajo asignado con mínima supervisión, como juegos educativos que pueda hacer sin los padres o con un hermano,  y otros  para que escoja lo que él desee hacer para divertirse.

Aprender puede ser divertido y en el caso de los niños de educación especial es una necesidad. Los padres y madres tienen un reto durante el verano que solo ellos pueden asumir. El riesgo de no hacerlo podría conllevar un año escolar de vicisitudes que ningún niño merece sufrir y que ningún padre desea pasar.

La autora es patóloga del habla y lenguaje y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico, una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapia más efectivas para ayudar a niños y jóvenes con diversos desórdenes de desarrollo o diagnósticos a superar muchas de sus  dificultades. Para información info@fonemipr.com.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: