Advertisements
La Isla Oeste

Culto a la diversidad y a la aceptación

El mensaje de tolerancia saltó de las bocas a los micrófonos y en el espacio amplio de la plaza pública de Isabela.

2016/Foto One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez

Para La Isla Oeste

Isabela. El calor de la noche se consumió a la luz de las velas que resplandecían en la Plaza Manuel Corchado de Isabela con el nombre de cada uno de los caídos en la masacre registrada el domingo en la discoteca Pulse en Orlando, Florida.

La caravana de solidarios integrantes de la comunidad LGBTTQI interrumpió la solemnidad de la música Sacra, que por unos momentos se opacó con el run-run de las motoras que entraban en fila para formar parte de los actos de recordación de las víctimas.

La estampa hacía alarde precisamente de la diversidad a la que rendía culto la noche. El mensaje de tolerancia saltó de las bocas a los micrófonos y en el espacio amplio de la plaza pública se dio un minuto de reflexión a cargo del organizador del evento, Alvin Manuel Pérez y la líder comunitaria María Pérez.

Por su parte, el reverendo José A. Rivera, de la Iglesia Cristocéntrica de Restauración Integral, comenzó su participación invocando al Amor entre todos los presentes.

“Hay mucho dolor en nuestros corazones, pero precisamente ese dolor es lo que nos ha unido a nosotros en la hermandad que se siente aquí”, comenzó diciendo el reverendo de la Iglesia inclusiva.

En un paréntesis, manifestó a los presentes que la tragedia en Pulse le tocó de cerca, pues una de las víctimas, Jonathan Camuy, era primo de su esposo. “Nos llegó muy de cerca. No sentimos solo lo de él, sino de todas las personas que estuvieron envueltas. Nuestra Isla se arropó de dolor. Es muy triste”, añadió, compartiendo con el público un pasaje que Jonathan escribió en noviembre de 2015:

Nacemos para vivir y es tan corto nuestro paso por el planeta que es una pésima idea no gozar cada paso y cada instante, porque la vida es una.

El reverendo además de hablar de tolerancia, habló de aceptación. “Tolerar y aceptar son dos cosas diferentes”, acotó el pastor, destacando que la comunidad LGBTTQI además de luchar por la tolerancia debe luchar por la aceptación total.

El alcalde Carlos Delgado Altieri también se solidarizó con las víctimas y envió un mensaje de respeto y dignidad humana.

“Sobre toda diferencia que pueda existir en nuestra sociedad y en los Estados Unidos, en las diferencias que puedan existir como género, creo que es una oportunidad para enviar un mensaje de lo que debe ser el respeto”, expresó el acalde, quien subrayó que “entre las diferencias que puedan existir en términos de leyes que se puedan aprobar para beneficiar a este sector de la comunidad, lejos de eso, aquí lo primero que se tiene que respetar es la dignidad del ser humano”.

Asimismo, la senadora Maritere González dijo que “esto fue una situación que todos tenemos que repudiar. Sencillamente había demasiados puertorriqueños en el lugar, demasiados homosexuales  y yo creo que envía un mensaje para que nos hermanemos. Para que mas allá del fundamentalismo religioso nosotros los que habitamos esta patria puertorriqueños busquemos ese horizonte de amor, de respeto, de unidad y de justicia”.

Decenas de personas se tomaron de la mano en la plaza pública de Isabela, haciéndose eco de las expresiones de los líderes que levantaron banderas de colores con sus palabras. Muchos llegaron desde pueblos distantes. Otros enviaron su mensaje a través de las redes sociales y comunicados oficiales.

GRUCORPO se une a la indignación

Las organizaciones e individuos que componen el Grupo Comunitario de Trabajo de la Reforma de la Policía (GRUCORPO) se unieron a la profunda tristeza y solidaridad con los familiares de las víctimas del horrendo crimen ocurrido en la noche del 12 de junio del 2016, en  la discoteca Pulse de la ciudad de Orlando, Florida. “Todo parece indicar que el asesinato de cerca de medio centenar de personas e igual número de heridos, muchas de ellas de origen puertorriqueño, estuvo motivado por el odio a los miembros de la comunidad LGBTTQI”, expresó el organismo en un comunicado.

“Desgraciadamente este incidente, aunque ciertamente de proporciones extraordinarias, no es el único y es la última manifestación del notable patrón de discrimen, violencia y persecución que por años ha sufrido esta comunidad. Más allá de la tristeza y las manifestaciones de amor y solidaridad, este evento nos obliga a actuar, y a denunciar las manifestaciones de discrimen que en demasiadas ocasiones son promovidas por Estado, personas privadas u organizaciones religiosas. Nos corresponde a todos y todas involucrarnos en esfuerzos para erradicar cualquier tipo actitud discriminatoria que motive este tipo de atentado en contra de la dignidad y la vida de seres humanos”, añade el parte de prensa, que hace un llamado a que las autoridades que adopten medidas y regulaciones estrictas que limiten el acceso de armas de fuego.

Familiares de sobrevivientes que vivan en Puerto Rico pueden llamar al 1-888-631-5528, Centro de Ayuda a Víctimas ALAPÁS, para solicitar servicios integrados de terapia, orientación legal e intercesoría. Estos servicios son gratuitos.

This slideshow requires JavaScript.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: