Advertisements
La Isla Oeste

Investigan vaquería por descargas en Río Culebrinas

El administrador de la vaquería Josefina, José Fernández, sostuvo que la empresa cuenta con una charca de oscilación que maneja los desperdicios.

2016/Foto One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez

Para La Isla Oeste

San Sebastián. Las vertientes del Río Culebrinas se vieron nuevamente contaminadas la semana pasada, cuando una ciudadana reportó una escorrentía de agua sucia y mal oliente bajando por el cauce, por lo que la Junta de Calidad Ambiental investiga la querella.

Según vecinos del barrio Calabazas en San Sebastián, la corriente de agua “prieta y apestosa a orín y excremento de vaca, le arruinó las vacaciones a la juventud de ese sector, que suele visitar un tramo de ese cuerpo de agua conocido como la “pozuela”, donde solían bañarse en momentos de esparcimiento hasta el pasado 27 de junio, cuando bajó el primer golpe de agua contaminada.

“Este mes ya fueron tres veces (que el agua bajó sucia por el cauce). Fue los días 27,  29 y 30 de junio pasado. Los tres días llegaba el olor fuerte allá arriba (a la casa). Olía a excremento de vaca”, denunció Rosa Soto, quien pidió a las autoridades “que tomen cartas en el asunto para que esto no vuelva a suceder”.

El golpe de agua sucia fue documentado mediante un video que colgó la mujer en las redes sociales, para que no pasara por alto la denuncia y se atajara a tiempo el problema.

El ingeniero Alexis Irizarry, director de Área de Aguadilla de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) informó que se detectó que el problema es una vaquería llamada Josefina.

“La descarga proviene de la vaquería. No tenemos líneas sanitarias en  esa zona conocida como Las Malvinas del barrio Calabazas de San Sebastián”, dijo a este medio en declaraciones escritas.

La JCA confirmó este miércoles a La Isla Oeste que ha iniciado una investigación en la vaquería, tras reportarse varias querellas que apuntan a que las aguas sucias podrían salir del sistema de lavabo para el ganado.

 “Es posible que la vaquería sea una fuente de contaminación. No lo descarto. Hay que esperar al informe que vamos a levantar”, señaló el agrónomo Rodríguez de la JCA.

Según el funcionario de la JCA, la querella (2016-10-068-3824) llegó a sus manos el pasado sábado, 2 de julio, pese a que el incidente fue reportado el miércoles antes. Precisamente el viernes de esa semana, personal de Manejo de Emergencias de San Sebastián visitó el lugar para tomar visuales de los contaminantes provenientes de la quebrada que se une al Río Culebrinas, y que bordea los terrenos de la vaquería.

Debido a que ha pasado ya una semana del evento, la investigación por parte de la JCA se vio un tanto limitada en la toma de muestreos, según señaló el agrónomo de las oficinas regionales en Arecibo. Lo que hizo la JCA fue tomar coordenadas del lugar para identificar en un mapa hidrológico el cauce de las quebradas y los posibles focos de contaminación.

“Se va a hacer un informe de los hallazgos que se obtuvieron de la inspección”, acotó, indicando que la investigación fue tomada desde el punto donde se tomó el video (en la quebrada) hasta la vaquería.

Por su parte, el administrador de la vaquería Josefina, José Fernández, sostuvo que la empresa cuenta con una charca de oscilación que maneja los desperdicios.

“La limpieza aquí se hace constantemente y todos los días”, confirmó. “Las aguas se descargan mediante la charca de oscilación y a esta se le da mantenimiento en curso a la finca”, acotó.

A preguntas directas sobre si la vaquería es responsable de las aguas sucias en el rio, Fernández sostuvo que “nosotros no tenemos descargas hacia ningún cuerpo de agua. Es sistema de riego solamente y se hace de acuerdo al plan de manejo”. Fernández sostuvo además que nunca antes han sido multados por mal manejo.

La JCA también esta presta a verificar el sistema de bombeo de la charca de oscilación de la vaquería, que opera desde hace 50 años. Al momento la vaquería maneja sobre 200 vacas. En un predio de sobre 300 cuerdas de terreno a nombre de la corporación La Josefina, cuya propietaria es Josefina Herrera, quien no estuvo disponible a preguntas de este medio porque se encontraba en una cita médica, según se indicó.

Esta no ha de ser la primera vez que el cauce del Río Culebrinas sufre contaminación provocada por la mano del hombre. Ello ha llevado a las autoridades a iniciar investigaciones, como fue el caso de los bolsos llenos de gallos de pelea muertos, encontrados en la desembocadura del rio en mayo de 2015.

La presente investigación a cargo de la JCA en la vaquería no ha terminado.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: