Advertisements
La Isla Oeste

Comienza la narración de masacre de Cabo Rojo

La vista continúa el próximo martes con el testigo estrella.

2016/Foto One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez

Para La Isla Oeste

Mayagüez. El caos no deja de circular alrededor de las incidencias relacionadas a la masacre de Cabo Rojo, pues en la continuación de la vista preliminar contra Justin Andrés Acosta McGowin, siguen surgiendo eventos destacados.

El joven de 23 años, es acusado de asesinar a machetazos a sus abuelos paternos y otro anciano minusválido el pasado 30 de marzo. Tras alegar problemas mentales el tribunal determinó que es procesable. En lo que va de vista preliminar la defensa ha radicado sobre 20 mociones, entre ellas solicitar que se retire al fiscal del caso.

Este viernes, al parecer el imputado sucumbió al estrés que le crea todo este proceso, que sumado al cambio de medicamentos recetados para su condición diagnosticada como Desorden Psicótico No Específico, le creó un aparente quebranto físico en sala, que obligó a la jueza Ivelisse Zapata Toro a solicitarle ayuda médica e interrumpir la vista hasta el próximo martes.

No obstante, previo al incidente de salud del imputado, el fiscal José Arocho pudo pasar prueba con el testimonio de Wilma Rodríguez Bonilla, quien fue la mujer que descubrió la tragedia cuando acudió esa mañana a la casa de los ancianos porque la noche antes no los había conseguido. Al llegar, se percató de uno de los cuerpos y de inmediato llamó por ayuda.

Narra la macabra escena

La mujer narró que estuvo llamando toda la mañana a su amiga, Norma Ojeda Martínez, porque no había llegado a la Escuela Sabática Adventista, donde la esperaban. Decidió entonces ir a la casa de Norma y su esposo Jorge Alberto Acosta López, de 80 años, abuelo paterno del imputado.

“Llego a eso de las 10:45 am. El portón estaba abierto. Entro confiada porque los dos carros estaban”, narró la testigo, que tocó bocina, tocó la puerta, tocó la ventana y como nadie contestó, entró porque la puerta también estaba abierta, según alegó.

“Tan pronto entro, me encuentro con un charco de sangre espesa, en la sala los cojines estaban salpicados de sangre, en el comedor veo otro charco de sangre y un camino de sangre como si fuera de arrastre. Voy poco a poco y veo a Piri”, narró la mujer, que estalló en llanto.

Piri es el nombre por el cual conocía a Pedro Bonilla Acosta, el anciano minusválido de 78 años, cuyo cuerpo estaba -según narró- cerca de la cocina tapado con una sábana estampada en flores.

La testigo dijo que salió corriendo de la casa y tras hacer varias llamadas de auxilio, finalmente regresó a la casa con tres agentes. La guagua de Norma no estaba. Una de las agentes, entró a la casa.  “Cuando regresó, le vi la cara de espanto. La agente dijo que en todos los años que llevaba no había visto algo igual”.

El arresto

El siguiente testigo fue el agente Néstor Filiberti González, quien ese día hacía turno en la Unidad Montada de Cabo Rojo cuando recibió una alerta de una aparente muerte en el camino Los Chicuelos en la carretera 301 km 7.4 interior.

Al acudir, se encontró de frente con la guagua de Norma que conducía Justin y lo detuvo. El joven salía en reversa por el camino cuando fue interceptado por el agente Filiberti González, que había sido alertado sobre el triple asesinato y la ausencia de la guagua de Norma. Filiberti González fue quien se percató de que Justin podía ser el sujeto que las autoridades buscaban.

Defensa pide retiren al fiscal  

La semana pasada el abogado de defensa, licenciado Julio E. Acosta De Lamadrid Pérez,  solicitó al Tribunal que retirara del caso al fiscal José Arocho o que se trasladara la vista a otra jurisdicción, por entender que el fiscal es un testigo potencial, toda vez que fue Arocho quien tomó las declaraciones del hoy imputado cuando alegadamente confesó haber cometido la masacare.

No obstante, la jueza Zapata Toro no dio paso a la moción de la defensa, pues en esta etapa del proceso el fiscal Arocho no figura como testigo de dicha prueba incriminatoria.

Despiden al abogado de defensa

La continuación de los procesos inició este viernes con la presencia de un nuevo abogado interesado en tomar el caso. Según el licenciado Acosta De Lamadrid Pérez, la madre de Justin le manifestó que retiró su confianza hacia él como abogado de defensa.

“Me solicitó que renunciara porque hay dos abogados de Estados Unidos que han intervenido de forma impropia (ofreciéndole sus servicios por encima de los que hasta ahora ha prestado  Acosta De Lamadrid Pérez). Ella no me puede pedir la renuncia, sino Justin. Hablé con él y me dijo que tiene plena confianza en mí. Pero su mamá es quien paga por los servicios profesionales y el quiere respetar los deseos de su mamá”, confirmó el abogado.

Sin embargo, el abogado sustituto no ha sido aun contratado, por lo que el Tribunal ordenó la continuación de los procesos con el licenciado Acosta De Lamadrid Pérez, que hasta ahora ha radicado sobre 20 mociones, entre otros trámites legales. “Por lo menos hasta la vista preliminar, tendré que terminarla”, acotó Acosta De Lamadrid Pérez, sin precisar qué pasará si el caso llega a juicio.

Acosta Mcgowin enfrenta tres cargos por Asesinato en Primer Grado, Ley 8 Vehicular por apropiación ilegal de la guagua de su abuela, Ley de Armas y Robo Agravado.

Advertisements

1 Comment on Comienza la narración de masacre de Cabo Rojo

  1. Sra.Mayra Gonzalez de Hernandez // July 16, 2016 at 11:38 pm // Reply

    Wowww que triste este caso…Este joven que asesinò donde estabas sus padres para buscarle ayuda psiquiatrica?Que triste Dios mio

1 Trackback / Pingback

  1. Absuelto autor de la masacare de Cabo Rojo – La Isla Oeste

Leave a Reply

%d bloggers like this: