Advertisements
La Isla Oeste

Continúa juicio contra maestra de Cabo Rojo

Ministerio público reclama violación de ley de mordaza.

2017/Foto One Red Media

Por Víctor Manuel Vázquez Domenech / Para La Isla Oeste

Mayagüez. Hoy continuó en la sala de la jueza María I. Negrón García del Tribunal de Mayagüez los interrogatorios y contrainterrogatorios de los otros ocho testigos para el juicio por derecho en el caso por maltrato institucional que se sigue contra la maestra Dora Ivelisse Alvez Troche por hechos que se alegan ocurrieron en la escuela Luis Muñiz Suffront en Cabo Rojo y se remontan para el año 2013.

En el comienzo de los trabajos judiciales, el fiscal Carlos Cáceres hizo un planteamiento a la juez sobre las manifestaciones realizadas por la acusada y los abogados de la defensa a La Isla Oeste una vez culminado el proceso de ayer. Cáceres solicitó que la juez impartiera instrucciones a las partes de que no se puede hablar para darle o restarles credibilidad a los testigos del caso e indicó que ayer se ventiló el caso en los pasillos del tribunal ya que no pudieron restarte credibilidad en sala al primer testigo llamado al estrado, Richard Cruz Irizarry.

Mientras, que José Velázquez Grau, abogado defensor, presentó su molestia por la situación que expresó el fiscal Cáceres. Recordó que no es la primera vez que se aduce a una violación a los cánones de ética de la abogacía. Defendió la presencia de los medios de comunicación por el interés público de este caso. Calificó como una “barbaridad” el planteamiento del fiscal. El abogado de la Asociación de Maestros mencionó que” si el fiscal lo que quiere es una orden de mordaza a la prensa, que lo haga público”.

El fiscal Cáceres negó que quiera impartir una orden de mordaza a la prensa.

Luego de un receso, continuaron los trabajos con el testimonio de la Sra. Hecmar Libran Lebrón, madre de la menor supuestamente agredida de palabra por la Sra. Alvez, Una llorosa mujer, a preguntas del fiscal, declaró que la Sra. Alvez paraba a su hija frente de la pizarra  y en presencia de alrededor de los 18 estudiantes, le decía que a ella no le gustaban los negros, que los negros apestaban, que era gorda y estúpida.

Además, afirmó que la maestra permitía que los otros estudiantes se burlaran de su hija.  Según Libran, la Sra. Alvez también le decía a su hija que se parecía a Perza la alcaldesa de Cabo Rojo y que los otros niños aplaudían. Según la madre, debido a este patrón, su hija no quería ir a la escuela pues le tenía miedo a lo que la maestra le podía hacer.

Libran testificó que la maestra Alvez profería malas palabras en el salón de clases, jugaba con su celular y subía las piernas al escritorio mientras enviaba a copiar a los estudiantes tres o cuatro páginas de un libro. Añadió que la maestra siempre tenía las ventanas cerradas. Entre las palabras soeces que decía la maestra, la testigo indicó que fueron: coño, carajo, puñeta no entienden.

A preguntas de la defensa la testigo indicó que tuvo que llevar a la su hija al psicólogo por espacio de un año y que no le parecía de importancia el entregar los expedientes médicos pues nadie se los había solicitado.

La niña, alegadamente perjudicada y que ahora tiene 13 años de edad, fue llamada a testificar por lo que se ordenó desalojar la sala. La niña, quien para ese entonces vivía en Cabo Rojo con su abuelo, madre, padre y hermana, explicó que cuando regresaba del salón de educación especial al salón de cuarto grado, su maestra nunca le permitía copiar el trabajo pues tenía que borrar la pizarra y que tampoco le daba copias del material.

En su declaración, la niña indicó que la maestra la pellizcaba y que esta le indicaba a otros niños que le dijeran malos nombres. A preguntas del fiscal, la niña dijo que ella no le había contado nada de lo sucedido a ninguna persona porque la maestra le había dicho que si se lo decía a alguien iba haber peores consecuencias.

La niña afirmó que la maestra decía palabras soeces y que gritaba en el salón de clases además de que esta subía las piernas al escritorio a pesar de que no se ponía su ropa interior y que se pasaba en el celular metida en Facebook. Añadió que la maestra salía fuera del salón y que los dejaba solos.

Durante el contrainterrogatorio de la defensa, la niña explicó que otros compañeros la molestaban contantemente y que estos eran sus mismos compañeros desde el primer grado. Esta contestó en la afirmativa cuando se le cuestionó si había peleado con otros niños.

En una parte en la línea de preguntas, salió a relucir que cuando el padre de la niña acudió a la escuela a hablar con la maestra llegaron al acuerdo para que esta le entregara unos libros para sacarle copias. Una vez el padre salió la niña escuchó cuando la Sra. Alvez le dijo a otra maestra [ “que pase lo que pase yo la voy a colgar]”.  La niña dijo que pasó el cuarto grado con buenas notas.

Finalmente la niña declaró que una vez la maestra Alvez salió del plantel escolar los otros niños fueron a pedirle perdón y que esto se dio luego que su mamá había ido a hablar con el director.

Nuevamente, en el pasillo del Tribunal el abogado de la maestra acusada, José Velázquez Grau, hizo un llamado a la Secretaria del Departamento de Educación de que se investiguen bien los casos pues los maestros están actuando con miedo.

“El Departamento de Educación tiene que intervenir en este tipo de asunto porque los problemas de los maestros con los directores y estudiantes se resuelven en las escuelas como era antes de manera administrativa”; expuso el representante legal de la acusada.

“Yo me pregunto ¿es justo que un maestro se le ponga un grillete por una expresión que tal vez…?  Lo peor que puede perder un ser humano es la libertad. El grillete va en contra de tu integridad. Un maestro dando clase con un grillete; ¿qué ejemplo se le está dando al estudiante?”; expresó el abogado de la Asociación de Maestros.

El desfile de prueba continuará el próximo 11 de abril de 2017.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: