Advertisements
La Isla Oeste

Consejos para el manejo y consumo adecuado de productos del mar

Aprenda el manejo, uso, preparación y consumo de pescados y mariscos para evitar enfermedades e intoxicaciones por el consumo indebido.

2016/Foto One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

Por aspectos culturales durante esta Semana Santa, los puertorriqueños suelen aumentar el consumo de pescado y de mariscos.

Es por esto que, la secretaria auxiliar de Salud Ambiental y Laboratorio de Salud Pública, Mayra Toro Tirado, enfatizó en los aspectos que deben tomar en cuenta los consumidores al momento de comprar, manejar y consumir los productos cosechados del mar.

Asegúrese de que el pescado o marisco provenga de una fuente segura. Es decir, aquellos lugares que mantengan prácticas idóneas en el manejo de estos productos.

Tome en cuenta si el lugar donde usted va a comprar pescado y/o mariscos mantiene el factor temperatura adecuado para conservarlos, pues de lo contrario, el producto podría entrar en una contaminación cruzada con otros productos y comprometer su integridad.

“No es lo mismo si nosotros vamos a comprar un pescado ensartado en un gancho a la orilla de la carretera, fuera de la nevera, guindando en una varita. Ese producto muy probablemente fue obtenido del mar cinco o seis horas antes”, señaló Toro Tirado, destacando que bajo el sol, ese producto seguramente ya ha comenzado su proceso de descomposición.

En la pescadería, también hay aspectos relevantes a tomar en cuenta, destacó.

Si el pescado es entero, note si tiene olor suave y agradable. Los ojos deben brillar y ser protuberantes (no hundidos). Las agallas deben estar rojizas y al tacto debe ser elástico (no baboso).

“Si con la punta del dedo usted presiona la carne y se queda hundida, no adquiera ese pescado, porque ya ha comenzado el proceso de descomposición”, acotó.

Asimismo, el filete de pescado debe tener buen olor, su carne debe lucir firme y no reseca, los bordes no deben tener manchas o lucir oscuros. “Esos son síntomas de que esa carne ha perdido líquido y no está en la mejor condición”, señaló.

Si el producto ha sido empacado al vacío, asegúrese de que el empaque no muestre burbujas de aire, por el contrario, que esté adherido al empaque.

El pescado debe mantenerse a la temperatura de entre 40 a 41 grados Fahrenheit. “Eso nos garantiza de que el proceso de descomposición natural no se inicie”, acotó Toro Tirado, instando a los consumidores a visitar las pescaderías en villas pesqueras, “porque nuestros pescadores conocen cómo manejar el producto adecuadamente”.

Comprar para la semana

Una vez compre el pescado, si su intención es conservarlo para que dure varios días en la nevera, lo ideal es que lo adobe bien antes de refrigerarlo. Sepa que el pescado tiene un periodo de duración en refrigeración (en nevera) de uno a dos días.

“Ya después del segundo día ese pescado empieza a perder condición”, subrayó Toro Tirado, destacando que la sal y el adobo tienden a detener el proceso de descomposición.

Si su intención es mantener el pescado más de dos días en la nevera, lo recomendable es que lo congele de inmediato.

Si el pescado lo va a transportar en neverita portátil, empáquelo en bolsas plásticas selladas y asegúrese que no tenga contacto con el hielo y/o el agua. Así lo mantendrá a la temperatura ideal de 40 grados Fahrenheit.

Si consume pescado congelado

Cuando vaya a comprar pescado congelado debe tomar en cuenta que las piezas estén empacadas individualmente dentro de un mismo empaque. “Es decir, que no se hayan convertido en una masa de hielo, porque eso es un indicador de que el producto pasó por cambios drásticos de temperatura”, dijo.

Las piezas rebanadas no deben lucir su carne seca. “Eso es un indicador de que se ha extralimitado en el tiempo de congelación. En otras palabras se quemó por el frío”, acotó.

Evite envenenamientos

A la hora de seleccionar el pescado que llevará a la mesa, tome en cuenta que hay ciertas especies que pueden causar envenenamiento.

Según Toro Trado, de las aguas del Caribe se debe evitar consumir la barracuda (picúa), el medregal y el jurel negro, puesto que estos peces se alimentan de los arrecifes de coral y en su interior acumulan toxinas, que dan paso a intoxicación por ciguatera cuando se consumen.

La ciguatera es una condición cuyos síntomas podrían ser: disturbios gastrointestinales, dolor abdominal, diarrea, vómitos, picazón en el cuerpo, cosquilleo y adormecimiento de las extremidades o la boca. También afecta la sensación de frio y caliente. El sistema sensorial se pone sensitivo al tacto en la piel.

“Tampoco es muy recomendable consumir el Capitán, porque se han dado en Puerto Rico casos de ciguatera después de haberlo consumido”, destacó.

Es así que, Toro Tirado recomendó, el consumo de chapín, chillo, mero, dorado, entre otras variedades de peces.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: