Advertisements
La Isla Oeste

Estudiantes narran en juicio maltrato de maestra en Cabo Rojo

El juicio continuará el próximo 16 de mayo de 2017.

2017/Foto One Red Media

Por Víctor Manuel Vázquez Domenech / Para La Isla Oeste

Mayagüez. El desfile de prueba para el juicio por derecho en el caso por maltrato institucional que se sigue contra la maestra Dora Ivelisse Alvez Troche, continuó ayer en la sala de la jueza María I. Negrón García del Tribunal de Mayagüez.

Los hechos que se alegan, ocurrieron en la escuela Luis Muñiz Suffront en Cabo Rojo y se remontan para el año 2013.

Al banquillo de los testigos fue llamado un niño de 12 años y quien se identificó como amigo de la niña alegadamente perjudicada, que recibía improperios de su maestra. El jovencito declaró, a preguntas del fiscal Carlos Cáceres, que la maestra, Dora Alvez Troche, ordenaba a poner de pie a su amiga para decir frente a toda la clase que no le gustaban los negros y que no quería a negros en su salón.

Igualmente, dijo que la maestra le pedía a sus otros compañeritos que se burlaran de su amiga. Añadió que Alvez Troche subía las piernas sobre el escritorio y que les impartía instrucciones de que copiaran varias páginas del libro sin brindar mayores explicaciones.

Desde “coño”, “carajo”, “puñeta”, eran  algunas de las palabras soeces que -según el estudiante de cuarto grado de ese entonces- utilizaba la maestra en el salón de clases.

Un lloroso jovencito explicó que se sentía mal por la situación.  Agregó que le contó a su abuela lo que sucedía en su salón de clases pero que no le contaba a nadie más por miedo a lo que la maestra le pudiera hacer.

Narró que el 11 de octubre de 2013 le dieron un papel para que escribiera todo lo que sucedía en el salón de la profesora. Es ahí, que durante el contrainterrogatorio del abogado defensor, José Velázquez Grau, el niño admite que no escribió nada sobre lo que le sucedía a su compañerita porque se sentía nervioso, esto a pesar de que se encontraba con su madre en el lugar.

Luego, de un receso para el almuerzo, continuaron los trabajos en la sala 202 del Tribunal de Mayagüez donde Alvez Troche se mostraba atenta al procedimiento judicial y mantenía constante comunicación con sus abogados.

El testimonio en esta ocasión, lo ofreció  una niña de 12 años quien se identificó como amiguita de la niña supuestamente perjudicada. Esta jovencita explicó que la maestra dijo que los negros apestaban esto mientras la estudiante estaba de pies frente al salón.

Según la jovencita, la maestra solicitaba a los estudiantes que se rieran de ella y que no dijeran nada. Ella entonces, la defendió y dijo que eso no se hacía porque había gente de color en su casa, y comentó que si la maestra fuera de ese color no le gustaría que dijeran esas cosas.

La jovencita afirmó que se sentía mal y dijo que no se podía reír de su amiga por lo que se lo contó a su mamá.

De otro lado, la niña añadió que un día en octubre de 2013 ella y un grupo de sus compañeros fueron llevados a un salón donde le entregaron un papel para que escribiera lo que sucedía en el salón de la maestra. En ese papel, el cual leyó en sala destacó que la maestra la llamaba a ella “La Abogada”, pues se pasaba defendiendo a sus compañeros.

Indicó que la maestra le decía que parecía que ella escuchaba por el “culo”. Según esta niña, la profesora utilizaba malas palabras como “puñeta”, “coño” y “carajo” en el salón de clases.

En un álgido contrainterrogatorio de la defensa, Velázquez Grau, inquirió a que la jovencita explicara lo que contenía la declaración jurada de octubre de 2013. La niña, algo afectada y llorosa, le solicitó que no le alzara la voz. El fiscal Cáceres rápidamente presentó objeción por entender que el abogado defensor le estaba levantando la voz a la niña testigo.  La jueza llamó al orden de todas las partes.

Luego, de un silencio en sala y donde la niña continuaba llorando, la defensa prosiguió con su trabajo.

El próximo testigo, Daisy Michele Prats, madre de uno de los estudiantes de la maestra en el cuarto grado en el 2013, manifestó que su hijo le detalló que en el salón de clases su maestra trepaba las piernas sobre el escritorio y que se pasaba diciendo las mismas palabras soeces.

Añadió que su hijo le relató que la maestra dijo en el salón que a los negros le apastaba el “culo” y añadió que en las tardes la maestra tenía olor a alcohol. Según Prats, su hijo le pidió que no dijera nada por miedo a que le podía suceder algo.

Prats, al otro día, llamó al Director de la escuela y le informó sobre lo que su hijo le dijo sobre la  maestra. El 7 de octubre radicó una querella ante el Director sobre el comportamiento de la maestra. El Director le dijo que estaba haciendo gestiones sobre las quejas que le habían ofrecido sobre la maestra. Ante esto, Prats llamó al Distrito Escolar Cabo Rojo para dar conocimiento sobre las situaciones en la escuela. Su hijo, según la testigo, no quería ir a la escuela a tomar clases.

La defensa presentó fotos de capturas de monitor (screenshots) de las supuestas conversaciones de la Sra. Prats mantuvo en Facebook con la madre de la niña perjudicada donde hacía referencia, supuestamente, a la maestra imputada. La prueba fue aceptada solo con el propósito de impugnar la credibilidad de la testigo.

Luego, testificó la Sra. Brendaliz Carlo, madre de otra de las estudiantes de la maestra para el 2013. Esta explicó que su hija le manifestó que no deseaba ir a la escuela por lo que estaba sucediendo en el salón.

Según, dijo la testigo, su hijo le comentó que la maestra se burlaba de una estudiante por su color de piel y entre las cosas que decía era que los negros apestaban. Añadió que la maestra, según su hijo, le compraba regalitos a sus compañeros para que mantuvieran silencio de lo que ocurría en el salón. Carlo, agregó que a su hija, la maestra le preguntaba si escuchaba por el “culo”.

Durante los meses de agosto y septiembre, Carlo no tuvo problemas con la maestra, según admitió a las preguntas del licenciado Velázquez Grau. También le dijo a este que se sentía molesta que la maestra le enviara comunicaciones escritas en la misma libreta de las materias de su hija.

Wilma Cruz, otra madre de un estudiante de la profesora Dora para el 2013, testificó que la maestra, según su hijo le contó, decía en el salón que los negros no se bañaban y apestaban. Afirmó que ella no patrocinaba en el hogar este maltrato a los niños.

Fiscalía presentó varias acusaciones cuando se alegó que Alvez Troche maltrató de palabra a varios estudiantes de cuarto grado de la escuela Luis Muñoz Souffront de Cabo Rojo durante el año 2013.

El Ministerio Público no logró probar seis de los siete cargos que presentó por lo que no prosperaron más allá de la vista preliminar. El cargo que prevaleció involucra una estudiante de tez negra quien sostiene que la maestra Alvez Troche la humilló frente a los demás estudiantes de su salón en aparente discrimen por su raza.

El juicio continuará el próximo 16 de mayo de 2017.

Advertisements

1 Comment on Estudiantes narran en juicio maltrato de maestra en Cabo Rojo

  1. Ana M. Rivera // April 13, 2017 at 5:18 pm // Reply

    No lo puedo creer. No hay pruebas para juicio; Y para que las testificaciones de los estudiantes? Se nota alegua todo lo que dijo, ya que los niños fueron consistentes en sus versiones… que porqueria de sistema tenemos… Quizas es que no hay un negro en el jurado..

Leave a Reply

%d bloggers like this: