Anuncios
La Isla Oeste

Es posible cambiar ‘nuestros cerebros’

Nuestros sistemas de cerebros han evolucionado por sobre 600 millones de años y las estrategias para aprender y sobrevivir han sido grabadas y continúan activas en nuestras estructuras mentales de hoy.

Por Dr. Noel Alicea / Especialista en neurociencia cognitiva

A través de la historia el ser humano se ha preguntado constantemente sobre las causas que producen gozo o sufrimiento en la experiencia de vida.

Los más recientes avances en el campo de la neurociencia y los adelantos de la tecnología moderna nos permiten hoy entender estructuras mentales como nunca antes en la historia. Nosotros somos la primera generación con conocimiento de los diferentes sistemas nerviosos, su estructura y su función.

Hasta mediados del siglo pasado se hablaba del “cerebro” como un solo órgano, similar al corazón, al pulmón o al páncreas. El Dr. Roger Sperry, del Instituto Tecnológico de California, obtuvo el premio Nobel por descubrir que los llamados hemisferios cerebrales son realmente dos cerebros completos, cada uno con su propia identidad, sus destrezas y preferencias.

Luego, para el 26 de abril de 1996, aparece un artículo revelador en el New England Journal of Medicine sobre nuestro sistema nervioso entérico, el cerebro de las viceras. Dicho cerebro es el primero en formarse en la etapa de gestación y es el mayor productor de moléculas químicas conocidas como neuropéptidos y gliotransmisores. Estas controlan nuestro ánimo, el bienestar emocional y el bienestar psicológico. Si el conocimiento de las personas fuera al mismo ritmo de la ciencia, desde ese momento debimos haber dejado de hablar de emociones y hablar de secreciones entéricas.

Hoy también conocemos que el sistema nervioso periferal, los llamados reflejos, tienen independencia funcional del sistema nervioso central. En 2017 hablar del cerebro como una sola unidad demuestra desconocimiento, al igual que como hablar de la salida y la puesta del sol, siglos después de que Copérnico demostrara que el Sol está siempre en el mismo lugar referente a la Tierra. Lo correcto hoy es hablar de cerebros o sistemas nerviosos que aunque son diferentes, tienen la capacidad de actuar en armonía.

Nuestros sistemas de cerebros han evolucionado por sobre 600 millones de años y las estrategias para aprender y sobrevivir han sido grabadas y continúan activas en nuestras estructuras mentales de hoy.

Nuestros antepasados tuvieron que prestar suficiente atención a los peligros y amenazas que su ambiente les presentaba consecuentemente para sobrevivir y poder pasar sus genes, es decir, reproducir la especie. Por ello, entonces nuestros cerebros desarrollan una tendencia natural por los peligros, conflictos y amenazas; tenemos una atracción especial por todo lo que es negativo porque eso puede representar la diferencia entre pasar nuestros genes a la futura generación o morir y desaparecer para siempre.

Somos especialmente vulnerables a aquellas experiencias que nos producen estrés, ansiedad, duda, miedo, dolor y sufrimiento, hemos abandonado la vida de la jungla pero nuestras estrategias mentales todavía “viven” en ella.

Un aspecto muy relevante de esta tendencia natural a la negatividad es el poder que el miedo ejerce sobre nosotros. Frecuentemente tendemos a exagerar las amenazas y a obviar las oportunidades de crecimiento y desarrollo. Después de todo, si viene el tigre dientes de sable corriendo hacia ti, lo menos que necesitas es ponerte a pensar.

Las experiencias negativas que vamos viviendo durante el desarrollo aumentan la sensibilidad de nuestros cerebros por lo negativo, creando un espiral descendiente que resulta muy peligroso para nuestro estilo de vida. El bienestar, el gozo, la felicidad, la fortaleza interna y la confianza provienen de las experiencias coherentes que hemos experimentado durante el desarrollo.

Los estudios más recientes indican que ocho (8) de cada diez (10) experiencias vividas las asociamos con la incoherencia, esto es: miedo, duda, estrés, ansiedad, dolor y sufrimiento. No tan solo eso, estos estudios nos indican que necesitamos once (11) estímulos coherentes para lograr neutralizar cada estímulo incoherente.

Nuestros cerebros son como velcro para las experiencias negativas y como teflón para las experiencias positivas.  Esta realidad biológica nos obliga a entrar en procesos cognitivos que nos permitan tener el control de nuestros resultados de vida, desarrollo pleno de nuestro potencial mental y la creación de un mejor mundo para nuestros descendientes.

El proceso de ingeniería-cognitiva, conjunto de conocimientos en el campo de la neurociencia dirigidos a la optimización de los recursos físicos y mentales de los seres humanos, nos permite entender la estructura y función de nuestros múltiples cerebros y el diseño de una experiencia de vida óptima en armonía con todos los adelantos científicos y tecnológicos de este siglo XXI. Este campo del conocimiento, por ser de reciente desarrollo, es aún desconocido por una gran pare de la población. Sus adelantos científicos y tecnológicos están transformando la vida de las personas y haciéndolas capaces de insertarse exitosamente en la economía del conocimiento.

Hoy es posible mediante el conocimiento y la aplicación de la metodología de ingeniería-cognitiva optimizar nuestros resultados de vida y disfrutar plenamente una vida en salud, sabiduría, prosperidad, amor y gozo. En esta economía del conocimiento a los que vivimos en sociedades libres y democráticas el único obstáculo entre el ser humano y su éxito es la voluntad. Después de todo hemos sido dotados de libre albedrio y el poder de diseñar nuestro propio destino. A diferencia de todos los seres vivos cuyo comportamiento es determinado por el genotipo (ADN), nosotros somos los únicos seres pluripotenciales. Somos lo que deseamos ser. Las limitaciones sobre nuestro potencial residen en nuestra propia imaginación. Aprender más y pensar mejor siempre es posible.

El Dr. Noel Alicea es especialista en Neurociencia cognitiva y ciencia cerebral. Su formación incluye prestigiosas Universidades de Puerto Rico, Universidad de la Habana, Cuba, Escuela Graduada de Educación, Universidad de Harvard, Universidad de Stanford y el Instituto del Cerebro.  Fundador del primer Instituto de Neuroaprendizaje de América. Actualmente dirige PentaMind Success Academy. Sus programas de formación incluyen Neuroaprendizaje, Fotolectura e Ingeniería-Cognitiva, Neurosanación y Neuromarketing y su programa estrella “Diseña tu Destino”. Para más información : https://mfacebook.com/PentaMindSuccess/ y  787-368-0283.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: