Anuncios
La Isla Oeste

Consagran la apicultura tropical desde Puerto Rico para Haití y Dominicana

Necesita recaudar $6 mil para cubrir gastos, por lo que estarán llevando a cabo varias actividades.

VIME via VisualHunt.com

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

La reina se pasea por los canales de la colonia, mientras, un séquito de abejas la rodea. Las obreras, posándose sobre ella, la limpian, le extraen toda suciedad o contaminante que le caiga encima incidentalmente. Su majestad debe permanecer siempre inmaculada.

A su paso, la reina “consagra” a toda súbdita con sus feromonas. En cierta manera las “marca” y con ello se asegura de que cualquier abeja que esté próxima a ella pertenece a su familia y no es una intrusa.

Si viene una abeja de otra colonia, la matan.

Entretanto, amenazadas de extinguirse en medio del hostil hábitat humano, las abejas viven su corta vida laboriosamente, yendo y viniendo de la colmena; multiplicándose para perpetuar la colonia y su atesorado producto: la miel.

La apicultura tropical

Según el apicultor Jorge Cora, “las abejas en Puerto Rico están africanizadas y eso es una bendición, son mucho más productivas y se adaptan mejor al trópico. Lo mismo ha sucedido en el resto del Caribe”, asegura el apicultor con más de treinta años, que forma parte de una iniciativa que se gesta en la Isla para trabajar en República Dominicana y Haití, intercambiando con apicultores de la región, aquellas prácticas que les puedan servir para mejorar la apicultura tropical.

Es así que, apicultores de la Finca Conciencia en Vieques en colaboración con la Colectiva La Ancestral ofrecen talleres de apicultura cimarrona en Puerto Rico como parte de esta iniciativa que busca recaudar fondos para desarrollar un proyecto agrícola en Haití y la República Dominicana.

“Le hemos llamado taller de apicultura cimarrona para honrar el legado africano en nuestra agricultura y apicultura. Este legado viene desde nuestras semillas (gandules, guingambó, arroz, etc.) que venían escondidas en las trenzas de las madres esclavas y las de sus hijos, salvaguardando esa esperanza que quedaba de tener algo familiar, algo de casa, la comida. Nuestra propuesta es reconocer la apicultura que trabajamos, africanizada, como una apicultura cimarrona, consciente con las abejas y liberadora para todas y todos.” comentó Ana Elisa Pérez, quien lleva seis años colaborando con diversas organizaciones que fomentan la justicia social en Haití.

Talleres para recaudar fondos

El proyecto consta de construir un sistema de riego en dos fincas comunitarias y presentar una Guía para Formadores en Apicultura y Agroecología Caribeña a grupos de campesinos y apicultores. Para ello, se necesita recaudar $6,000 para cubrir los gastos, por lo que se estarán llevando a cabo las siguientes actividades:

  • Taller de ungüentos y otras medicinas en solidaridad con Haití  El domingo 20 de agosto de 11:00 am a 2:00pm en Trujillo Alto. Los participantes se llevarán una planta, una pequeña pomada para los labios que se preparará como parte del taller y una hoja informativa de las hierbas.
  • Taller de apicultura cimarrona en el pueblo de Fajardo 29 de julio de 1:00 a 7:00 pm co-organizado con Joshuea (561.231.4802). Se ofrecerá un último taller de apicultura el sábado, 5 de agosto de 1:00 a 7:00 pm en la Finca Conciencia en Vieques.
  • Ratito de Bienestar Alternativo – En UPR, Recinto de Río Piedras el domingo,6 de agosto de 10:00 am 12:00 pm, en la Placita de Los Vientos, Facultad de Ciencias Sociales, una mañana de yoga y acupuntura para promover el bienestar.

Para detalles adicionales sobre las actividades de recaudación y proyecto puede comunicarse con Ana Elisa Pérez Quintero. También puede aportar por ATH móvil al 787-502-4088.

Vida de abeja

Según expertos, la abeja está destinada a morir en el término de seis semanas. No así la reina, quien vive entre dos a cinco años y su labor es poner hasta mil huevos diarios; una vez larvas, se incuban por 21 días en estado de pupa y luego nacen. Estos nuevos individuos tienen un término de vida de aproximadamente 46 días más.

Una vez la colmena alcanza obtener vasta población -que en estado salvaje puede alcanzar los 20 mil individuos- procede a emigrar una cuarta parte de ella para formar otra colonia. No sin antes haberse elevado una nueva reina que les guíe en el proceso de estructurar esa nueva sociedad.

Las reinas se crean en una célula especial, cubierta con una particular jalea real que las nutre con hormonas y vitaminas que tienen el poder de transformar a una abeja común en reina. Esta nueva matriarca regirá la nueva colonia.

En el hostil hábitat humano

Es durante este “génesis” que en el mundo de los humanos se torna un problema la existencia de las abejas.

Al emigrar una colonia, busca establecerse en otro lugar lejos del alcance de la vieja colmena. Empero, si lo hace cerca de una residencia de humanos, ya sea en el jardín, una ventana o entre los paneles de una pared de su casa, entra en escena el Apicultor para sacarlas.

Para algunos apicultores, el trabajo de remoción de colmenas es sagrado. La tarea de remover una sociedad de abejas debe hacerse con sumo cuidado para evitar la mayor pérdida de individuos por muerte. Resulta que, cuando las abejas atacan para defenderse, al picar a un cuerpo extraño mueren, puesto que al retirarse dejan el aguijón adentro con todo y sus entrañas.

En ese afán de evitar que ataquen, el apicultor utiliza varias técnicas para calmarlas y extraerlas para trasladarlas de un lugar a otro, entre ellas, el humo, el jarabe dulce y/o el método de succión.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: