Advertisements
La Isla Oeste

Dominicano nacido en Nueva York busca a su mamá boricua

Hombre con raíces dominicanas perdió contacto con su madre a los tres años, cuando fue asesinado su padre, quien tenía su custodia.

Suministrada

A sus 28 años de edad, Ángel Francisco Pineda busca ponerle un rostro a su madre, una boricua de nombre Iris Rodríguez. En su memoria apenas existen imágenes de la mujer que lo trajo al mundo el 7 de julio de 1989, desde el mismo apartamento donde vivían, en 7-C de la calle McClellan en el Bronx, en la ciudad de Nueva York.

Resulta que cuando Ángel apenas tenía algunos dos o tres años de edad, su padre, Ángel Manuel Pineda, se lo llevó a vivir a la región Asua en el barrio Las Clavellinas en la República Dominicana, donde se crió con su abuela paterna, doña Nelia Pineda, quien aun vive en la vecina república.

Desde entonces, Ángel nunca supo más de su madre biológica, Iris, cuyo segundo apellido no pudo dar. Empero, hoy quiere conocer a esa misteriosa mujer, para llenar el vacío maternal que permanece latente en su vida. Esto, pese a que nunca le faltó el amor de una madre, pues asegura que el mismo le fue dado por su abuela paterna, según confesó vía telefónica desde el Bronx, Nueva York, donde reside actualmente.

“Me gustaría saber si tengo familia. Si ella está viva o ya no lo está. Me gustaría saber qué se siente tener hermanos, no sentirme solo como me siento. Tener con quién hablar. Saber si tengo sobrinos. Dejarle saber a ella que también tiene un nieto de diez años”, expresó, haciendo referencia a un hijo que procreó con una joven dominicana y que está en trámites de reclamarlo para que se vaya a vivir con él a Estados Unidos.

La versión que conoce Ángel, es que sus padres tuvieron problemas y el varón reclamó su custodia. Sin embargo, dijo desconocer si llegó a levantar algún reclamo en corte. “A él, por mala suerte lo mataron aquí, en este país (Estados Unidos). No sé exactamente en qué sitio fue, pero fue aquí. Yo creo que fue en 1993”. Al sol de hoy, Ángel solo sabe que llegó a República Dominicana, que su papá viajaba con frecuencia a Nueva York -donde lo mataron- y que nunca más supo de su mamá biológica. Hoy su mamá tendría algunos 50 años y su papá -de estar vivo- tendría 55. Ambos nacieron en Octubre.

“En verdad yo quisiera conocerla y hablarle. Saber qué fue lo pasó. No importa si fue malo o bueno, lo importante es conocer a mi familia. No hay rencor ni nada”, expresó. “Son muchas cosas las que le diría”.

Con la esperanza de encontrarla, compartió las únicas fotos que tiene en su poder de cuando sus padres estaban unidos. “Si ella ve esa fotos, ella se va a acordar, porque en la foto atrás él escribió”, destacó.

This slideshow requires JavaScript.

“Allá (en República Dominicana) estuve hasta los 17 años y volví hace once años a la Ciudad de Nueva York”, acotó.

Aferrado al valor familiar, Ángel busca también conocer a sus dos hermanos paternos. Cuenta, que en esta misión, ya alcanzó contactar al más pequeño.

“Mi papá tuvo dos hijos más con mujeres diferentes, quienes también eran de Puerto Rico. Una de ellas fue allá -cuando mi papá falleció- con un hermanito mío. A él yo sí lo conozco. Lo encontré y a su mamá también”, destacó, lamentando que al hermano paterno mayor aún no lo localiza. Ahora tendría su misma edad. De este hermano supo porque se lo reveló un tío paterno, de nombre José de los Santos, quien dice no poder ayudarlo a encontrarle porque perdió el contacto.

Actualmente, Ángel trabaja como cocinero -hace 18 meses- en el Restaurante Dos Toros, entre la calle 23 y Park Avenue en Manhattan. Su sueño es convertirse en Chef. “Me gusta. Siempre me he dedicado a la cocina. Ojalá y hubiese tenido tiempo para estudiar y hacerme Chef pero no pude. Pero me encanta y a eso es a lo que me dedico”, compartió.

En dos años tiene en agenda casarse con su prometida Liz Rodríguez, a quien enunció su amor en 2011. “Estamos felices”, expresó. Liz también es puertorriqueña. Fue a través de ella que Ángel se contactó con este medio en busca de su mamá Iris, a quien no pierde la esperanza de poder conocer.

Si usted conoce cómo ayudar a Ángel a conocer del paradero de su madre biológica puede llamar al 347 475 4879 o a su novia Liz al 646 299 6195. También puede escribir a: angel0729pineda@gmail.com.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: