Advertisements
La Isla Oeste

Despiden al baluarte deportivo Elliott Castro Tirado

El COPUR abrió las puertas de la Casa Olímpica para rendirle tributo al periodista deportivo que tocó el corazón de miles de personas en cientos de manera, prevaleciendo la humildad.

Suministrada

El Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR) recibió el martes en la mañana el féretro del periodista deportivo Elliott Castro Tirado, para rendirle tributo a la vida de quien fue mentor, amigo, consejero, hermano, padre, colegial y versátil comunicador por 68 años de existencia en la tierra.

Los actos estuvieron dirigidos por su amigo de infancia y de crónicas deportivas, Manuel Charbonier, flaqueado por público representativo de los diversos sectores que Castro Tirado impacto con su legado.

Dentro de la extensa honorabiblia primeramente se destacaron anécdotas en su mudanza a la urbanización Roosevelt, donde formó parte del programa deportivo del Colegio de Ingenieros y presenció múltiples eventos deportivos como la inauguración del estadio Hiram Bithorn; y sus estudios universitarios en el Colegio de Mayagüez con un grado en ingeniería industrial y a su vez defendiendo los derechos estudiantiles y de la Patria.

Seguido, la mención de su destacada labor como columnista en Claridad bajo el título “Las canto como las veo”; su labor como reportero en el Movimiento Olímpico, la Liga Atlética Interuniversitaria y el programa deportivo “Descarga Original” en Radio Isla 1320 AM con Carlos Uriarte, Joaquín Porrata, Norman H. Dávila y Paquito Rodríguez; en las comunidades especiales como Capetillo; y de curador como exposiciones como la de Roberto Clemente en el Museo de Arte de Puerto Rico. Ante todo, fue padre de su mejor creación e inspiración, su hija Elga Castro, del fruto de la unión con Vilma.   Dejando la herencia en su nieta Elena Castro Zenón producto del amor de Elga y Miguel Zenón.

Tributos y anécdotas no faltaron

La presidenta del Comité Olímpico de Puerto Rico, Sara Rosario Vélez, manifestó haber perdido con la muerte de Elliott, a un gran amigo, un gran consejero y asesor y hasta casi a un hermano mayor.

“Elliott nos sigue dando a todos una gran lección, de que siempre debemos hacer una reflexión de lo que ha sido nuestra vida”.

“Elliott nos dio cátedra a todos de cuales eran las palabras correctas para un atleta… Se sufrió la falsa salida de Javier (Culson), pero la pudo asimilar muy bien en la cámara. El tropezón de la valla de Jasmine Camacho y lo de nuestros boxeadores. Él siempre estuvo hay con las palabas adecuadas”.

Por su parte, el secretario del Departamento de Recreación y Deportes, Andrés Waldemar Volmar Méndez, recordó que su historia con Elliott se remonta a su primer año de universidad en el Festival Claridad. “Allí fue uno de los escenarios donde inicié mi desempeño como vocalista de la orquesta de Roberto Rohena y Elliott siendo un salsero bragao inició una conversación conmigo que era de los jóvenes que entraban nuevos en esta orquesta”.

“Nunca olvidaré su manera peculiar de ‘bulearme’: ‘yo no sé si tu serás un buen Secretario, pero por lo menos sé que le pondrás sabor al Departamento’”.

“Elliott sin duda es el ser supremo que dio la milla extra por los más vulnerables. Los sectores de donde yo vengo y digo orgullosamente soy producto de un caserío público. Elliott nos enseñó, de que por encima de cualquier circunstancia en la vida debemos siempre apostar a la sensibilidad. Yo creo que muchos líderes y muchos seres humanos puertorriqueños necesitamos aprender del legado, del catedrático, del humanismo Elliott Castro”.

El Secretario le entonó una estrofa de la canción Soñando con Puerto Rico en honor a Elliott Castro Tirado.

Asimismo, el licenciado José E. Arrarás, comisionado de la Liga Atlética Interuniversitaria ofreció sus condolenciasa la familia, a su esposa hija y sus hermanas, particularmente a sus amigos de la Descarga Original y su pésame a todos los deportistas que se congregaron allí, para rendirle homenaje a Elliott Castro.

“Elliott es una figura cimera a lo que respecta a nuestras universidades, porque ha sido la persona que desde los ’80 ha estado llevando a cabo toda la programación televisiva y radial de nuestros eventos deportivos. La verdad es que las Justas y nuestro Festival no serán lo mismo, sin tener a Elliott con nosotros”.

“Elliott era da la casualidad de que era un líder estudiantil. A veces era medio revolucionario, pero con altura y respeto. Yo siempre lo recordaré como un eterno colegial. Y termino mis palabras entonces haciendo un lado mi rol como comisionado de las 21 universidades de la Liga Atlética Interuniversitaria, con una frase que le rinde homenaje a Elliott: ‘Antes… Ahora… y … siempre COLEGIO’”.

Por su parte, Eduardo Bhatia, portavoz del Partido Popular Democrático en el Senado de Puerto Rico, manifestó que “el político no con p grande con p chiquita que había en Elliott hay que resaltarlo. Era un gran deportista, era el maestro deportista, el maestro cronista deportista, pero fue un gran patriota. Fue un gran puertorriqueño. ¡Qué a lo mejor esa puertorriqueñidad que aprendió en el Colegio con José Enrique la canalizó a través del deporte, que más orgullo nacional en Puerto Rico que el deporte!

También Alida Millán, directora del Periódico Claridad añadió que fueron 40 años que Elliott escribió para el periódico. “Hay que celebrar su vida. Hay que celebrar lo que dedico a su país. Hay que celebrar, que cuando se fue nos dejó 56 días para bregar con este dolor. Claridad era la casa de Elliott. Va a seguir siendo la casa de Elliott. Es la casa de su columna, que tanto escribió. Que en las últimas semanas han escrito sus amigos periodistas. En unos casos con seudónimos, otros con sus nombres…”

Entretanto, Elga Castro, hija del fenecido Elliott Castro Tirado, recordó que su padre, “dentro de las muchas cosas que valoraba en su vida y con sus actos reafirmaba era la soberanía deportiva… En una entrevista de 19992 él dice que es nuestra manera, ya que no somos una nación independiente, reafirmar ante la comunidad internacional quienes somos como nación”.

“Para los que no lo sabían también era misiólogo. Le encantaba Miss Universe. No sé si por ese mismo motivo de reafirmar nuestra soberanía nacional, buscando otras maneras de verlo. Le gustaba verlo. Pegabas las 10 (finalistas). Pero, realmente la soberanía deportiva era algo que valoraba…”

“Fue una vida de acierto y desacierto. Su sueño no logrado fue no ver a Puerto Rico libre. Pero vio muchos sueños realizados. Vio la medalla olímpica (oro de Mónica Puig en Rio 2016) la culminación de la Soberanía Olímpica, a pesar de haber sufrido la falsa salida de (Javier) Culson y narró. Otro acierto ver fue salir la Marina de Vieques”

Como el comenté a un periodista… el recuerdo muy bonito que guardo con mi papá fue cuando me arrestaron con mi papá en Vieques. ¡Bueno, la liberación más que ser arrestado! ¡Obviamente!

“Ver libre a Oscar López Rivera y haberlo conocido. Para él fue muy importante. Fue una lucha que el batalló arduamente y también los compañeros presos que salieron en 1999. Lo de Oscar lo tocó de cerca los últimos años y me dio mucha alegría que lo conociera. Y, que Oscar todo el tiempo que él estuvo enfermo estuviera pendiente de él. Sus pasiones. La Patria, el deporte en todas las manifestaciones. Es ir a Capetillo y ver un tres pa’ tres de niños y las Justas. Mi papá era un colegial”.

“Para el fue bien importante la exaltación al Salón de la Fama del Deporte Puertorriqueño, porque se lo gozó en vida”.

Asimismo, Joaquín Porrata-Doria, productor de La Descarga Original Radio Isla 1320 y hermano de Elliott Castro dedicó un programa especial para Elliott.

“Elliott me visitó el sábado en la noche y compartimos un programa en la noche”, recordó, lamentando que fue el último.

 

“Elliott se acostaba a las 3:00 y 4:00 de la mañana leyendo, trabajando. En la internet el buscaba todo lo que el entendía que era bueno para nosotros, para el programa, para Puerto Rico. No me decía, me escribía: ‘Joaquín, cuadré el programa. Lo tengo listo. Me llamas para que no me quede dormido. Cuando yo veía la hora que me había escrito ese corro electrónico era las cinco de la mañana. Unas veces se quedaba dormido. Y me me decía Joaquinito…”

La ceremonia cerró emotivamente con la entonación del himno revolucionario Despierta Borinqueño con el “Niño de Trastalleres”, Andy Montañez, y el saxofonista Miguel Zenón, y guardias de honor por diferentes personalidades del deporte puertorriqueño.

Los actos fúnebres continuarán hasta hoy, miércoles, en la funeraria Buxeda con una misa a las 6:00 de la tarde. Su cuerpo será cremado.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: