Advertisements
La Isla Oeste

Canadiense se recupera en casa tras accidente marítimo en Parguera

“Por nuestra parte estamos consultando a nuestros abogados y estaremos trabajando en una reclamación”.

Suministrada

Por Víctor ManuelVázquez Domenech / Para La Isla Oeste

Tras la pesadilla que vivió la semana pasada cuando padeció en el Centro Médico de Río Piedras por heridas graves recibidas en el accidente marítimo ocurrido entre dos embarcaciones en La Parguera, Claude McCann finalmente llegó a su hogar en Quebec, Canadá.

Desde ayer, el canadiense descansa en su país, al buen cuidado de la herida abierta que recibió en la cabeza tras caerle encima el techo de la lancha de turismo comercial en que la paseaba camino a la bahía bioluminiscente en la noche del 25 de julio.

El hombre de 63 años de edad primero estuvo recluido en el Hospital Metro Pavia de Yauco, donde fue estabilizado, y de ahí trasladado a Centro Médico en Río Piedras, donde su hija, Julie McCann, quedó indignada con el trato hospitalario, comparado al sistema de salud de excelencia al que están acostumbrados los canadienses en su país.

La noticia -que fue denunciada inicialmente en La Isla Oeste y reseñada en los medios nacionales en Puerto Rico- llegó hasta los medios en Canadá, destacándose que el turista canadiense convaleció esperando largas horas en el pasillo del Centro Médico antes de ser atendido, previo a la intervención solicitada del cónsul canadiense en la Isla.

Según explicó su hija, Julie McCann, aunque los médicos en Puerto Rico deseaban que su padre saliera de la Isla lo más pronto posible, su neurocirujano canadiense no les daba la autorización para que su papá viajara.

Así las cosas, tuvieron que realizar un estudio adicional (CT-Scan) en un hospital en Arecibo y tras los resultados ser examinados por el Dr. De Castro en unión al galeno canadiense, fue entonces que autorizaron el viaje ayer martes.

“Ahora está en casa por fin”, exclamó la mujer canadiense a preguntas de este medio. “Se encuentra con nuestros médicos. Todavía hay preocupaciones sobre los problemas de infección”, agregó la también perjudicada en conversación vía mensajes de textos y que fueron traducidos al español.

“Por nuestra parte estamos consultando a nuestros abogados y estaremos trabajando en una reclamación”, confirmó Julie, al cuestionarle sobre los próximos pasos a seguir. “No olvidamos que parte de mi familia casi murió delante de nuestros ojos”, indicó.

“Let’s not forget part of my family almost died in front of our eyes”.

Según la canadiense, lo peor de toda esta situación es que se enteró que el capitán de la lancha que los golpeó, no les brindó apoyo ni asistencia el día del accidente y es dueño de una compañía de ambulancias en Isabela. “Estoy molesta”, dijo.

“And the worst thig is that I learned that the captain of the speedboat who hit us failed to give us support and assistance in the accident and he is an ambulance company owner in Isabela. I’m mad”.

Según un informe policiaco, en la noche del pasado 25 de julio, una lancha privada, conducida por Ricardo Vélez Amador, residente en Isabela, chocó con la parte posterior de la lancha comercial Torres Boat, capitaneada por José Hernández Zapata.

Los heridos tras el choque de las embarcaciones fueron unas 22 personas. A principios de esta semana, se informó, que la Guardia Costanera está trabajando con agencias locales para investigar la causa de este accidente. Además, están solicitando a cualquier pasajero o testigo que tenga fotos, video o haya presenciado la colisión que le brinden la información.

Opina el presidente de la Comisión de Salud en el Senado

A juicio del Senador Ángel “Chayanne” Martínez Santiago, la forma en que se trabajó el trato a los turistas canadienses “no le gustó a nadie ni a mí tampoco. Ningún paciente debe esperar ese maratón de horas”, dijo el presidente de la Comisión de Salud del Senado.

“Creo que tanto el personal, como el Director de Sala de Emergencia, como los administrativos del Centro tienen que tomar cartas sobre el asunto”.

“Nosotros hemos estado dialogando con el administrador de ASEM, licenciado Matta. Le he llevado la inquietud pues no es la primera vez que sucede esto con turistas. Anteriormente, en cuatrienios anteriores ha pasado eso”, reaccionó Martínez Santiago, en un aparte con La Isla Oeste para cuestionarle si la Comisión de Salud había realizado alguna gestión por la denuncia del trato que recibieron los turistas canadienses en el Centro Médico.

“Yo entiendo en que cada turno debe haber alguien que pueda hablar el idioma universal correctamente y que se designe una persona para que cuando venga un turista, aunque sea ‘on call’, llegue y lo atienda y entonces pueda ayudarlo. A veces la cuestión estriba en la comunicación, en la fluidez del idioma. No empece a que tenga quizás esa barrera del idioma, el personal tiene que estar preparado para atenderlo y darle un trato digno porque de eso es de lo que se trata”, agregó el senador novoprogresita.

Martínez Santiago comentó que ayer mismo le informó su propuesta al Director de ASEM y que este lo está considerando. Expresó estar dispuesto a reunirse con los directivos del Centro Médico “para ver los pormenores del caso y ver en qué forma el hospital se compromete para ver que eso no suceda con ninguna otra persona”.

Las expresiones del senador se dieron durante una vista ocular celebrada este miércoles en el Hospital Perea, en Mayagüez, en torno a denuncias por un supuesto brote de la bacteria acinetobacter baumannii.

 

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: