Advertisements
La Isla Oeste

Tuto Marchand: un defensor férreo de la soberanía deportiva

Entre líderes deportivos, del Gobierno de Puerto Rico, la prensa deportiva y la clase artística fue recibido el cuerpo de “Tuto” Marchand en la Casa Olímpica.

Sara Rosario Vélez resalta la carrera de uno de los dioses del Olimpo puertprriqueño (COPUR)

Por Zacha I. Acosta González

San Juan. El Salón de los Presidentes de la Casa Olímpica del Comité Olímpico de Puerto Rico (COPUR) acogió a otro de los sus “dioses del Olimpo puertorriqueño”, Jerano Alberto “Tuto” Marchand Rodríguez, para despedirlo con los altos honores olímpicos como defensor férreo de la soberanía deportiva y propulsor del deporte del baloncesto a nivel nacional e internacional.

La presidenta del COPUR, Sara Rosario Vélez, hizo silencio reflexivo por los momentos de perdida que ha pasado el organismo olímpico en los pasados meses con la partida de baluartes deportivos nacionales: el periodista deportivo don Joaquín Martínez- Rousset, el expresidente del COPUR y de la Organización Centroamericana y del Caribe, Héctor Cardona, y del periodista deportivo, Elliott Castro, al momento de hablar sobre Tuto.

“Cuando llegué al mundo olímpico, se hablaba de un grupo selecto ‘los dioses del Olimpo puertorriqueño’, en ese entonces era don Germán Rickehoff el presidente del Comité Olímpico y andaba con un cerrado núcleo de gente, ejecutivos y asesores, recuerdo nombres como Efrén Bernier, Libertario Pérez, Osvaldo Gil, Héctor Cardona y Tuto Marchand, eran los ochenta y algo. Ellos habían librado varias batallas juntos, por el deporte, el deporte olímpico y la soberanía con el Gobierno en 1980, y nos dieron una solidez como institución. Más que toda una apreciada soberanía deportiva que nos toca a mucho de los que estamos aquí ahora defender”, recordaba Rosario Vélez ante los presentes.

“Excelente abogado. Una de las mentes más privilegiadas que ha tenido este país en términos deportivos. Ese era Tuto Marchand. Excelente líder deportivo, no solo del baloncesto. Sino del hipismo, del béisbol y donde quiera que lo llamaban Tuto Marchand decía presente. Nosotros hemos tenido líderes del deporte que han puesto el nombre de Puerto Rico bien en alto a nivel internacional como Don Germán y Héctor Cardona, Tuto está en esa línea con el baloncesto. En los últimos años, Tuto decía que cuando se aprobara la constitución de baloncesto él se podía morir y ese fue uno de los logros puntuales que él logró.  Él nos deja muchos legados, pero uno de los más importantes es la constitución que le deja al baloncesto porque él quería que el baloncesto fuera inclusivo”, añadió la Presidenta del COPUR.

Antes de concluir su mensaje, Rosario Vélez llamó ante los presentes a Manuel “Manolito” Arroyo, persona que cuidó a Tuto Marchand los últimos 25 años de su vida. La líder olímpica le agradeció como manera de reconocimiento al instructor deportivo en hockey sobre césped y líder en la Fundación de JJ Barea por el respeto, atención y responsabilidad que presentó con el propulsor del baloncesto nacional e internacional. El público arrancó en un aplauso sonoro en acto ofertorio.

En un aparte con el COPUR, Arroyo indicó que “Tuto en la condición que él se encontraba él nunca dejó de hacer lo que había que hacer. A pesar de sus limitaciones físicas y sus problemas de salud, Tuto se levantaba todos los días con el mismo ánimo y la misma sonrisa, aun sin poder, pero no dejaba de hacer lo que había que hacer. No dejaba de ir a ver a quien tenía que ver. No dejaba de despedir a quien tenía que despedir, en un momento como el que estamos nosotros”.

“Su nombre, su legado, sus palabras, su conforte, es un mentor de muchos. Nos enseñó a nosotros a mirar para el futuro y el presente. Nos decía que lo que ya pasó, ya no se podía hacer más nada, que echáramos un pie hacia adelante… Tuto, aparte del caso sonado de Ponce que estremeció el Olimpismo puertorriqueño. Nunca claudicó en sus ideales, en lo que él creía. Siempre él se levantaba, siempre se levantó positivo, aun sintiéndose mal por dentro y el mundo se le estuviera cayendo por dentro, él no daba a conocer eso. Él tenía una habilidad para resolver problemas, que nadie podía”, añadió su hijo adoptivo por 25 años, quien recibió una beca por parte de Tuto para incursionar sus primeros pasos en el deporte.

Otras personalidades que rindieron tributo a Marchand Rodríguez: el secretario de Recreación y Deportes, Andrés Waldemar Volmar Méndez, el presidente de la Federación de Puerto Rico, Yum Ramos, los pasados presidentes del COPUR, Osvaldo Gil, David Bernier, el presidente de Fiba-Américas, Usie Richards, el exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, y en mensaje escrito el presidente de FIBA, Horario Muratore.

This slideshow requires JavaScript.

Semblanza

Jenaro Alberto “Tuto” Marchand Rodríguez nació el 9 de diciembre de 1934 en Santurce, Puerto Rico. Conocido como Mr. Fiba-América, “Todo Terreno”, “Titán Olímpico”.

Su crianza fue en El Falansterio en Puerta de Tierra donde dio muestras “gratuitas de su comunión con el deporte en general, lo que exigía tesón, sacrificio y visión, y le catapultaría a la larga a ser un hombre exitoso en todos los órdenes de la vida”.

Sus primeras experiencias deportivas fueron en la YMCA en San Juan, donde hoy es la Casa Olímpica, practicando los deportes de fútbol, tenis de mesa, béisbol y baloncesto. Su amor por el deporte vino desde niño, cuando su padre lo llevaba todos los fines de semanas a los juegos de béisbol en el Sixto Escobar y al hipódromo Las Casas o a Quintana.

En los primeros años de 1950 inicia una amistad única con Jaime Córdova, Carlos Gallizá y Jorge Segarra Olivero. Sus conocimientos en los deportes y su memoria privilegiada lo llevaron junto a Gallizá en participar en múltiples programas de radio y luego de televisión donde ganaban concursos de respuestas rápidas en los temas deportivos y de otros temas.

Se graduó de la Universidad de Puerto Rico de Río Piedras con un Bachillerato en Ciencias Sociales en 1955 y un Doctorado en Jurisprudencia de la misma universidad en 1962. Trabajó como Subprocurador General del Departamento de Justicia hasta 1966 y continuó la práctica del derecho alrededor de cuatro décadas.

“Tuto, definitivamente, ha sido un Todo Terreno del básquetbol, deporte que comenzó a amar en 1943, cuando estaba en su punto álgido la segunda guerra mundial en suelos europeos, la que había comenzado en 1939”.

Jugó al baloncesto en el Torneo Nacional de Puerto Rico de 1951 a 1955 con los Santos de San Juan, gracias a su mentor Juan Elías. En 1954 comenzó hacer su transición como árbitro, tres años más tardes decidió actuar en la mesa de oficiales.

En 1970 luego que Luis Felipe García consigue la sede del Campeonato Mundial de Baloncesto para 1974 para Puerto Rico, Tuto es reclutado como miembro del Comité Organizador junto a Pedro Hernández, Libertario Pérez, organizando con éxito ese Mundial que se jugó en Ponce, Caguas y San Juan. Esa fue su primera experiencia con líder del baloncesto internacional.

Antes de integrarse de lleno en el baloncesto nacional como apoderado, era junto a su esposa Myrna y otros amigos, organizador del club de fanáticos y de apoyo económico a sus queridos Santos de San Juan.

En la década de 1960 fue miembro activo del Partido Independista Puerto Rico, recorriendo la isla junto a su líder Gilberto Concepción de Gracia.

En la década de los 70s, comenzó su carrera como apoderado de los Santos de San Juan, heredando las riendas del equipo de su mentor Juan Elías, logrando el subcampeonato en 1974.  En el 1977 hace la transición cuando San Juan se traslada a los Indios de Canóvanas.

De 1975 a 1978, comenzó a dar sus pasos federativos al aceptar su cargo de Gerente General en la Selección Nacional de Puerto Rico.  La “Era de Marchand” ya estaba de camino, cuando en 1978 fue elegido presidente de la Federación de Baloncesto de Puerto Rico, cargo que ocupó una década “con entusiasmo contagiaste… se daría a la tarea de virar la casa al revés, imponiendo medidas salvadoras” desde la llegada de refuerzos a la liga nacional, renovación en mercadeo, publicidad, televisión y la defensa férrea de la soberanía deportiva en las más altas esferas de los tribunales.

Su defensa con la soberanía deportiva del país se dio en varios frentes, durante los Juegos Panamericanos de San Juan, cuando no acató el acuerdo sobre los himnos y las banderas, siendo miembro activo de la organización APAD. Luego en la sede del COPUR con su voto a favor de asistir a los Juegos Olímpicos de Moscú, y en 1984 cuando desacató una orden del tribunal federal de San Juan, al no permitirle participar al jugador David Ponce que alegaba que él tenía la misma ciudadanía que los puertorriqueños y se le tenía que permitir jugar en la Liga Nacional de Baloncesto de Puerto Rico. Esa defensa, que tuvo la amenaza de llevarlo a la cárcel, luego sería la base de la ley de soberanía deportiva que firmó el gobierno de Rafael Hernández Colón en enero de 1985.

Su participación e influencia en el baloncesto pronto se extendió a través de las Américas hasta propagar el mundo entero dejando un legado y varios estudiantes.

En la década de 1980, fue elegido miembro de la Junta Central FIBA y Vicepresidente de FIBA. Trabajó estrechamente con el entonces Secretario General de FIBA, Borislav Stankovic, para hacer crecer el baloncesto a nivel mundial. Durante este tiempo, ocupó cargos claves en las Américas, como Presidente de la Confederación Centroamericana y del Caribe de Baloncesto (1980-1992) y como Presidente de la Confederación Panamericana de Baloncesto (COPABA) (1987-1993).

Como dirigente internacional, fue el mayor propulsor de la apertura para que los mejores sean los protagonistas en los eventos internacionales, logrando que la FIBA adoptara para finales de los ’80 que los jugadores con experiencia profesionales podían participar en los torneos organizados por FIBA, abriéndole espacio para que, en los Juegos Olímpicos de 1992 en Barcelona, los jugadores de la NBA jugaran por primera vez en los torneos auspiciados por FIBA.

En 1993 fue nombrado Secretario General de FIBA Américas, puesto que ocupó hasta 2006, fecha en la que fue nombrado Secretario General Emérito de FIBA Américas. Siguió asesorando a FIBA, y recientemente, junto con el Secretario General de FIBA, Patrick Baumann y el Presidente de FIBA, Yvan Mainini, desempeñó un papel importante en los cambios de Gobernanza, que FIBA implementó exitosamente en 2014.

En 2007, FIBA celebró la primera Copa Tuto Marchand, que se celebra cada dos años en honor a una de las personalidades de baloncesto más influyentes en las Américas.

En el Olimpismo, Jenaro “Tuto” Marchand formó parte de la era de los “titanes olímpicos” junto a los expresidentes del Comité Olímpico de Puerto Rico don Germán Rieckehoff Sampayo (1977-90), Osvaldo Gil Bosh (1990-1991), Héctor Cardona (1991-2008) y los propulsores deportistas Libertario Pérez y Efrén Bernier, como los llamó el autor Raúl Mayo Santana en su libro El juguete Sagrado Germán Rickehoff Sampayo: Vida y Leyenda.

Jenaro “Tuto” Marchand recibió la Orden Olímpica por el Comité Olímpico Internacional por su contribución y dedicación al deporte en el 2007.

También tuvo su paso por la Liga de Béisbol Profesional de Puerto Rico siendo codueño de la franquicia de los Senadores de San Juan (1992-94); Vicepresidente de la Liga en 1994; y de 1999-2002 codueño de la franquicia de los Criollos de Caguas.  Ganó Campeonatos con San Juan en 1995 y fue uno de los organizadores de la Serie del Caribe que se jugó en San Juan y donde se montó un equipo de ensueño que los medios llamaron el Dream Team. Luego ayudó a Arecibo a ganar el campeonato en 1996.

Le sobreviven su esposa Myrna y sus hijos Jenaro, Ramón, Jorge y Vilma.

¡Descanse en Paz! 1934-2017

 

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: