Advertisements
La Isla Oeste

Habrá pasteles estas Navidades y todavía hay café para cosechar

Con el paso del huracán Irma, los cultivos más vulnerables fueron los de plátanos y guineos, pero quedan plantíos por crecer y cosechar

Por Daileen Joan Rodriguez / Para La Isla Oeste

El secretario de Agricultura, agrónomo Carlos A. Flores Ortega, estimó en $30.4 millones las pérdidas en la industria agrícola tras el paso del huracán Irma cerca de Puerto Rico.

Pese a que no hubo grandes daños, se vieron mayormente afectadas las zonas en toda la vertiente de la cordillera central, apuntó el Titular del Agro.

A grandes rasgos, los cultivos más vulnerables fueron los de plátanos y guineos, cuyas plantaciones que estaban listas para cosechar se perdieron, dijo. No obstante, “va a haber tostones y va a haber pasteles para las Navidades”, confirmó el agrónomo, celebrando que una gran parte de estas plantaciones todavía estaba en crecimiento, por lo que no sufrieron daños.

Daños en otros cultivos

Otros cultivos que se vieron afectados por Irma, fueron los de café en la zona montañosa, donde los vientos de tormenta tropical que experimentó la isla, tumbaron el café maduro de las plantaciones.

“Pero como estaba comenzando la cosecha, todavía los árboles tienen café verde. Ahora lo que va a pasar es que se madurará más rápido. Por lo que los agricultores tendrán que agilizar esa cosecha”, acotó Flores Ortega.

Se estima que la industria del café perdió 4.5 millones de libras del grano por los vientos fuertes.

Las pérdidas fueron estimadas en base en las primera 12 horas, después de pasado el fenómeno atmosférico.

Flores Ortega explicó que unas 51 mil cuerdas de terrenos -propiedad de la Autoridad de Tierras en los valles costeros- resultaron impactadas por inundaciones creadas por el desbordamiento de ríos y quebradas. Esto representa unos 460 arrendatarios, que son agricultores bonafide en el cultivo de pasto, plátano, frutos, etc.

“No hemos tenido daños reportados en ganado de carne, ganado de leche, pues las vaquerías continuaron operando en estado normal”, dijo el funcionario.

De otra parte, se reportó un incidente en una granja de aves, en Aibonito “donde hubo muerte de gallinas, pero ya se recogieron y se enterraron”, sostuvo Flores Ortega.

También reportaron pérdidas algunos agricultores de hidropónicos e invernaderos, porque “los plásticos muchas veces el viento se los lleva”.

Donde menos daño se vio, fue en la zona de Cabo Rojo y Lajas, pese a que el rio Guanajibo se salió de su cauce. “No hemos tenido daños que reportar en esa área suroeste”, concluyó el agrónomo.

A tiempo para hacer reclamaciones

Los agricultores que se acogieron a un seguro para proteger su plantación y cosecha, tienen 48 horas -a partir del lunes- para reclamar pérdidas.

“Tienen que reclamarlas, porque si no reclaman las pérdidas, se presume que no hubo daño”, acotó Flores Ortega.

Luego, los afectados tienen cinco días para enviar -con acuse de recibo- el formulario, para que los visite un inspector.

“Ya eso se les está informando a los agricultores y se va a hacer a través de las oficinas regionales del Departamento de Agricultura”, subrayó. Destacó que cada director regional de la agencia tiene la potestad para la aprobación de incentivos, de ayudas, certificaciones, etc.

Las reclamaciones en la industria agrícola -dijo- suelen ser más ágiles, gracias a que la agencia, en su censo de mayo, visita las fincas para hacer una muestra preliminar de cultivos, previo al periodo de huracanes. Con esta información es que se pueden realizar los estimados de pérdidas, señaló Flores Ortega.

Proceso de elegibilidad para agricultores afectados por el paso del huracán Irma

Siendo una de las industrias más afectadas, la Corporación de Seguros Agrícolas (CSA) orienta a todos los agricultores que sufrieron daños por el paso del huracán Irma a realizar el proceso debido para alguna reclamación.

El agricultor afectado  es visitado  por un inspector  para realizar una inspección previa, donde queda inspeccionada y certificada, generando luego una póliza por la agencia.  Se convierte en una reclamación de pérdidas, cuando el agricultor hace una notificación luego de un evento atmosférico (en el tiempo correspondiente).

“La misión de la CSA es restablecer la producción agrícola de Puerto Rico  en el menor tiempo posible, luego de un desastre atmosférico. Es importante que nuestros agricultores asegurados verifiquen sus cultivos y de haber recibido pérdidas se comuniquen para solicitar la inspección de daños” indicó el director de la CSA, Javier Lugo Rullán.

La compensación dependerá del riesgo para el que se aseguró cada agricultor, el cual se especifica en la póliza o las disposiciones.

Para información adicional pueden visitar las oficinas de la CSA o comunicarse al 787-722-2748 en Guaynabo 787-829-2950 en Adjuntas.

¿Qué debe hacer el agricultor asegurado?

1. Notificar a la agencia dentro de 48 horas a partir del momento del descubrimiento inicial del daño.

2. Llenar el Informe de Declaración Post- Pérdida del Cultivo.

3. De no tener comunicación, no más tardar de cinco días, se podrá realizar la reclamación por correo tradicional certificado junto al formulario de Informe de la Declaración Post-Pérdida del Cultivo.

4. Proteger el cultivo contra daños subsiguientes  proveyendo el cuido necesario.

5. En caso que, el predio no pueda dejarse totalmente intacto, debe proceder a dejar tres muestras que representen el 10% del cultivo dañado por el predio o finca.

6. Cooperar con la CSA en el proceso de investigación o establecer reclamación; mostrando el cultivo dañado, proveer registros de producción y cualquier otro documento que se le requiera.

Advertisements

Leave a Reply

%d bloggers like this: