Advertisements
La Isla Oeste

¿Llegará agua a los supermercados?

El convoy de vehículos militares se esparció por la barriada Joyuda, trayendo casualmente agua embotellada para repartir a los residentes.

2017/Foto One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

El problema de escasez de agua embotellada que se refleja en los supermercados de la zona Oeste, debe resolverse pronto, según dejó entrever hoy el Teniente General Jeffrey S. Buchanan, oficial de más alto rango a cargo del operativo cívico-militar del Ejército de Estados Unidos en Puerto Rico.

Resulta que, durante la emergencia que enfrenta el País, específicamente en el área oeste la gente ha sufrido de sed, debido a la falta de agua embotellada en la mercancía disponible para la venta en los supermercados.

Trascendió que toda la mercancía que llega a los puertos en Puerto Rico es incautada por la Agencia Federal de Manejo de Emergencia (FEMA). Mientras, políticos y organizaciones de ayuda humanitaria desfilan con suministros a través de la isla regalando cajas de agua y otros suplidos de primera necesidad a las comunidades que el gobierno identifica como prioritarias para atender.

En el ínterin, el consumidor que no tiene acceso a este “privilegio”, se ve en la desventaja de tener que ir de supermercado en supermercado buscando -sin éxito- poder comprar agua para tomar.

Este medio buscó una reacción por parte de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA), sobre las razones por las que este recurso de primera necesidad escasea en los comercios, empero, al cierre de este reportaje no ha sido concedida una entrevista.

Por su parte, el Teniente General Buchanan, reconoció hoy que esta escasez en parte se debe a que FEMA tomó control de los puertos y ocupó incluso los suministros de agua embotellada que llega a la Isla.

“Entendemos que en cierta medida tenemos que retroceder un poco para permitir que entre la mercancía -como los suministros de agua- de manera que los supermercados la puedan vender. Así es que deberíamos estar viendo mayor flujo (de agua) en los supermercados”, acotó, a preguntas de La Isla Oeste.

Buchanan explicó que la idea de incautar el agua fue con el objetivo que regalarla a las comunidades como parte del operativo de respuesta ante la emergencia tras el paso de María.

Señaló que el agua que proviene de la llave (a través de la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados) es buena para consumo, es decir, que se puede tomar.

Las expresiones de Buchanan se dieron durante una visita a la comunidad de Joyuda en Cabo Rojo para constatar los daños sufridos por el huracán María.

El convoy de vehículos militares se esparció por la barriada Joyuda, trayendo casualmente agua embotellada para repartir a los residentes.

Joyuda es una de las comunidades más afectadas en la zona Oeste, puesto que se extiende a lo largo de todo el litoral costero, donde oleaje y marejadas de hasta 30 pies arrancaron techos, estructuras, casas y lo peor, colapsó todo el sistema que energiza al pueblo de Cabo Rojo por esta via desde Mayagüez por la carretera PR102.

“Aquí tenemos una situación bastante buena con el agua, pero en términos de electricidad, aquí es un verdadero problema. Así es que, tenemos que devolver la electricidad a su normalidad. Es la prioridad del alcalde y le vamos a ayudar”, puntualizó el oficial de la milicia estadounidense a cargo de los operativos de FEMA.

This slideshow requires JavaScript.

En par de semanas se van los soldados

“La milicia no estará aquí por mucho tiempo. Nosotros estamos aquí por la emergencia. No obstante, FEMA sí estará presente aquí por mucho más tiempo, ayudando en la reconstrucción (de Puerto Rico)”, detalló Buchanan, estimando que la milicia puede estar de retirada en un par de semanas.

Sus expresiones se dieron desde la clausurada escuela elemental Luis Muñíz Souffront, que sirvió hoy de sede para la iniciativa comunitaria y del sector privado “El Oeste se levanta”.

Como parte de la feria de servicios, se dieron consultas médicas, psicológicas, educativas, alimentos, agua, musica y esparcimiento para el beneficio de los residentes de Joyuda, uno de los sectores más afectados por el ciclón.

El alcalde Roberto Ramírez Kurtz explicó que la presencia de Buchanan en Cabo Rojo se resume en “ver cómo está recuperándose nuestro pueblo, los datos de las carreteras, y ver físicamente (en persona) cómo estamos”.

El ejecitivo municipal subrayó que en el área de Joyuda, la recuperación de la energía eléctrica es apremiente, puesto que allí reside mucha gente, hay muchos negocios y es la parte más afectada.

“Son siete kilómetros. Muchos postes (del tendido eléctrico) en el piso”, detalló.

Ramírez Kurtz estimó que para el martes espera “tener un 50 por ciento de la electricidad en nuestro pueblo. Entre un 50 a un 60 (por ciento); Tenemos un 99.5 en el agua (del sistema de la AAA); en las carreteras un 100 por ciento abiertas”.

Aunque la visita de Buchanan a Cabo Rojo se concentró en inspeccionar la infraestructura de energía eléctrica, el alcalde dijo que aprovechó para dejarle saber al Teniente General que “lo de los toldos azules (para instalación en las casas damnificadas), está atrasado. Tienen que poner eso a correr. No tenemos ni un toldo (azul de FEMA) instalado del ejército de los Estados Unidos, concluyó el ejecutivo municipal.

Advertisements

Leave a Reply

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: