Advertisements
La Isla Oeste

#DeTuIsla: Bolsos Caribe supera retos tras pérdidas por huracán

“La recuperación tiene días buenos y días malos. Han habido días fatales... Tengo máquina nueva y estoy lista para inventar”.

Facebook/Bolsos Caribe

Su pequeño negocio estaba repuntando. El concepto de carteras -tipo sobre- que ideó la caborrojeña Jeanette Surita bajo la marca Bolsos Caribe, estaban en su momento de gloria, pues ya iba haciéndose de clientela y nombre en el paseo artesanal y a través de las redes sociales.

Empero, el 20 de septiembre de 2017 el huracán María le llevó su máquina de coser industrial y la maquinita casera con la que cosía prácticamente todas las carteras, que son la razón de este particular negocio de accesorios para mujer.

Su casa, donde mantiene el taller de trabajo con todos sus materiales, textiles y documentos de negocio, también sufrió daños cuando los vientos huracanados arrancaron parte del techo.

La costurera estima que perdió -entre telas, materiales y equipo industrial- algunos $700. Esta suma, para un pequeño comerciante representa un golpe duro a la base económica de su negocio, más aun si se trata de un negocio emergente como Bolsos Caribe, que todavía no cumple el año de establecido.

A pesar de que hizo sus reclamaciones en FEMA, no recibió la ayuda esperada.

“Paré de vender y producir. Mi cajoncito –el que llevo conmigo para el paseo artesanal de Rincón- lo tenía lleno, así que cuando pude comenzar de nuevo, me fui con eso”, señaló la pequeña empresaria.

Pasaron dos meses cuando pudo hacer esa primera venta después de María. Hasta entonces, su familia sobrevivió con ayudas que la Legión Americana le brindó a su esposo Robert Arroyo –quien es policía y veterano del Ejército de Estados Unidos- y otras personas que le dieron la mano.

“Me decía –con el ritmo tan bueno que llevaba. Hasta aquí llegó el negocio- Yo no tenía muchas esperanzas de volver a levantarme. No tenía internet. Es allí que enseño las carteras y la gente las ve y me buscan. Por más que tuviera carteras hechas; que me quedara algo en el cajón (de mercancía), no podía ensenarlas en ningún sitio. Además, aunque me llegó la luz, había mucha gente que no tenía electricidad y tampoco podían ver mis trabajos para comprarlos”, expuso.

Otro factor que le afectaba a su negocio era el problema que enfrentaba entonces el correo postal durante le emergencia por el huracán, pues si intentaba hacer envíos a clientas que mantiene fuera de Puerto Rico, era sin éxito, dijo.

Esperaba con ansias poder recuperarse en Navidad, cuando pudo salir de alguna mercancía que le compraron para regalos. La otra “ventana” para ventas viene a ser la “temporada alta” en Rincón, cuando empiezan a llegar extranjeros turistas en febrero.

“La recuperación tiene días buenos y días malos. Han habido días fatales”, puntualizó, recordando que pasadas las navidades ya la gente empieza a recortar gastos extra y ello incide en pocas ventas. “El que gastó en Navidad, quizás hizo desarreglos. Ahora se van a aguantar (de comprar) y contamos entonces con los turistas”, acotó.

“Pienso que mi producto es de muy buena calidad, porque soy bien maniática en todo lo que hago y tengo buenos precios”, expresó muy segura de la oferta que tiene.

This slideshow requires JavaScript.

Y es que esta empresaria aprendió la perfección en la costura cuando trabajó en una fábrica de uniformes militares en Cabo Rojo. Primero era un trabajo parcial que luego consiguió mantener durante dos años consecutivos hasta que quedó desempleada. “Siempre me había gustado coser y era feliz en la fabrica porque estaba con una máquina de coser. Pero un día se acabaron los contratos”, lamentó. De allí nació la idea de hacer carteras como una opción para ganar dinero; y las terminaciones exactas que distinguen su producto.

Precisamente esta perfección en la costura le mantiene clientes que le compran en cantidades para llevarse fuera de Puerto Rico. “Viene gente de afuera y me compran cinco carteras de una vez. Todas son diferentes”, subraya.

“Mis carteras han viajado casi el mundo. Le he vendido a españoles, a tailandeses… a quién no le he vendido”, afirma, destacando que el concepto de carteras que le caracterizan -con colores brillantes y terminaciones exactas- gusta mucho a los turistas.

De manera que, ahora tiene proyectado coserle al producto la bandera y el logo de su marca para que los turistas se lleven a casa un recuerdo que diga que fue hecho en Puerto Rico.

Los Bolsos Caribe son hechos en telas de algodón variadas y vinyl. La marca se destaca por una amapola roja y un colibrí en su logo.

Ahora, para la temporada de San Valentín, viene con una línea de carteras “gemelas” para mamá y niña. “Quisiera tener otros estilos. Tengo máquina nueva y estoy lista para inventar”, concluyó la creadora.

Para información sobre cómo obtener este producto puede comunicarse al 787-951-1391 o escriba a surita.soto@gmail.com. También puede ver más de estos estilos en Bolsos Caribe en Facebook o en Bolsos Caribe Instagram.

 

 

 

 

Advertisements

1 Comment on #DeTuIsla: Bolsos Caribe supera retos tras pérdidas por huracán

  1. Muchas gracias a la gente de tu u isla espero que la gente los apoye a ellos para cualquier promoción. Son de aquí y bien buenos los conozco personalmente gracias jimmy

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: