Advertisements
La Isla Oeste

Terremoto 1918: A cien años de la catástrofe que arropó la Isla

Desde los archivos históricos a la base de datos científica de la Red Sísmica de Puerto Rico, el llamado es uno: prepararse para lo peor.

Archivo RSPR

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

El 11 de octubre de 1918 un sismo de 7.3 grados -escala Richter- sacudió a Puerto Rico a eso de las 10:14 de la mañana. Este año, se cumple un siglo de aquel terremoto de gran magnitud, que cegó la vida de 116 personas, de las que 40 se ahogaron con la ola de un tsunami de 20 pies de altura que arropó a la ciudad de Mayagüez instantes después.

“El cataclismo se sintió en toda la Isla, pero en el Oeste, y en Mayagüez, en particular, fue devastador”, narra el historiador Dr. Fernando Bayrón Toro, en su libro: Mayagüez, Temas de su historia y geografía. “Las réplicas se sintieron por espacio de un año”, puntualiza.

Para entonces, el alcalde Alejandro Galán reportó pérdidas estimadas en $4 millones. Unas 700 viviendas colapsaron en su totalidad y otras mil sufrieron daños significativos. El historiador asegura que pudieron haberse perdido más estructuras, debido a que muchas propiedades de la “gente común” no fueron reportadas.

“…la residencia de ladrillos que allí había estaba hecha escombros y unos hombres removían afanosamente los pedazos porque alguien estaba preso  debajo de la tremenda carga de ruinas. Al oír los quejidos, pusimos los libros en la acera y empezamos a sacar ladrillos también…”, cita el relato que reseña Bayrón Toro, del otrora vicerrector del Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas (CAAM), Luis Stefanni Rafucci, quien para esa época era estudiante de primer año universitario en el Colegio.

La sacudida tumbó las torres de la Iglesia del pueblo, Nuestra Señora de la Candelaria, entre otras estructuras de histórico valor.

“Mi familia corría agrupada por la acera. El único que faltaba era yo. Al unirnos, fuimos todos hacia la casa. Estaba inhabitable. Mi cama llena de ladrillos. Las casas de los vecinos destruidas. Continuaba el pánico y la confusión. Venía el mar…”, añade la cita de Stefanni Rafucci, quien narró cómo la gente corrió hacia el Cerro Las Mesas y los montes de Mayagüez.

Testigos narraron entonces que el agua primero se retiró de la costa para después volver. Se estima que el tiempo transcurrido entre el sismo y la ola marina fueron de 4 a 7 minutos, según el historiador.

This slideshow requires JavaScript.

El cataclismo del 1918 es el sismo de gran magnitud más severo recordado en la historia de Puerto Rico para el siglo 20, conocido como el Terremoto de San Fermín, según datos de la Red Sísmica de Puerto Rico (RSPR).

“El terremoto fue debido a la súbita fractura de las rocas que forman el lecho del océano. Estas fracturas y desplazamientos, con gran probabilidad, ocurrieron en alguna vieja falla”, detalla el informe de la RSPR. La parte noroeste de la Isla fue la más afectada por el terremoto dada su proximidad al epicentro.

La intensidad de aquel evento alcanzó un nivel IX en la ciudad de Aguadilla, donde 32 personas murieron ahogadas y cerca de 300 ranchos costeros fueron destruidos; y un nivel VIII en Isabela y Mayagüez.

“El terremoto comenzó con una pronunciada vibración vertical seguida de oscilaciones del este y oeste. El terremoto comenzó repentinamente, sin aviso. No se habían sentido sacudidas en la parte noroeste de la Isla durante siete u ocho meses. Dos fuertes temblores separados por un intervalo de dos o tres minutos fueron sentidos; el primero fue el más fuerte y fue descrito como el que tuvo un fuerte movimiento vertical; fue seguido de oscilaciones horizontales que causaron gran parte de las pérdidas…”, detalla el informe de la RSPR que hace referencia al evento sísmico.

Cuatro magnos sismos en 500 años

El director de la RSPR, doctor Víctor Huérfano, recordó que Puerto Rico ha registrado al menos cuatro magnos sismos en los últimos 500 años de su historia documentada.

“Ocurrió un temblor en 1670. La historia era muy vaga para entonces y no se consiguió mucho material informativo. Ocurrió otro en 1787, que ese ya se documentó mucho mejor. Según los reportes, fue tan fuerte que quebró las murallas del Morro… fue de una magnitud –cuidado si- mayor a VIII. En el año 1867 ocurrió el terremoto de las Islas Vírgenes… con un tsunami que afectó San Tomas, Santa Cruz, Saint Jones e incluso el área este de Puerto Rico”, detalló el doctor Huérfano, dando paso a explicar que a este sismo le precedió el de 1918, que cumple centenario en octubre.

Empero, el oceanógrafo destacó que cada uno de esos eventos se generó en una falla diferente, lo que descarta el refrán popular de que “cada cien años el terremoto vuelve”. La clave –dice- es prepararse.

“En lugar de preguntarnos cuándo es que va a ocurrir otro temblor –primero que no lo sabemos, no hay forma- … lo mejor es preparamos. Lo importante es tener nuestro sistema de detección; que nuestra infraestructura aguante y para eso tenemos códigos de construcción…”, acotó el experto en sismos y ciencias de tsunamis.

Entre los sismos más recientes ocurridos en Puerto Rico, que dejaron su impacto a la infraestructura, Huérfano mencionó el terremoto de 1988. “Fue un evento pequeño, de una magnitud  4.6 en Cabo Rojo. Causó daños, algunas grietas, hubo fallos estructurales en algunos edificios”, acotó.

También mencionó el sismo de magnitud 6.4 ocurrido en enero de 2014; y posterior a este, el 24 de diciembre de ese mismo año, generado en Aguas Buenas a una magnitud de 5.6.

Reviven el rostro de aquella catástrofe

El terremoto de 1918 se considera el último sismo catastrófico ocurrido en el Puerto Rico moderno, de manera que, anticipando la conmemoración del centenario, el Departamento de Educación de la RSPR, bajo la coordinación de Glorimar Gómez Pérez, se dio a la tarea de recopilar datos, material gráfico, memorabilia, entre otras cosas.

“Queremos ayudar a las personas a desarrollar una concienciación sísmica de que esto puede volver a pasar. Es una realidad a la que estamos expuestos. Por esa razón hicimos una investigación exhaustiva”, explicó  Gómez Pérez, destacando que esta tarea tiene como resultado una exposición itinerante, que correrá por diversos pueblos de Puerto Rico para dar a conocer los efectos de aquel devastador sismo y ponerle nombre y rostro a sus víctimas fatales, incluyendo niños, de quienes nadie más habló.

En total se recuperaron 101 fotos de estructuras y lugares devastados en esa época, en su mayoría del área oeste. Estas forman parte de la muestra educativa, junto a videos de orientación, entre otras ilustraciones y el sismógrafo (tambor) que registró y marcó la intensidad del sismo ese día. Cabe mencionarse que este sismógrafo –instalado en Cayey- ubica en una de las estaciones sísmicas más antiguas del hemisferio occidental. También se presentará la última publicación del historiador Bayrón Toro “Un siglo después”, que estará disponible para la venta.

La exposición del 14 de febrero al 28 de marzo, en el Museo de Arte (MuSA), en el Recinto de Mayagüez, es libre de costo en horario de 10:am a 3:pm. Para reservar visitas guiadas para grupos puede llamar al 787-832-4040 extensión 5775.

De ahí, la muestra pasará a un museo en Aguadilla, luego a Arecibo, San Juan, Caguas, Ponce y regresa a Mayagüez. Las fechas y lugares se estarán notificando una vez coordinadas, a través de la página en Facebook Conmemoración del Terremoto y Tsunami del 1918.

 

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: