Advertisements
La Isla Oeste

Comunidad sorda denuncia abandono por parte de FEMA

Eliminó el servicio de intérpretes de lenguaje de señas en español puertorriqueño y obliga a sordos que no tienen equipo a usar tabletas para comunicarse en inglés, aunque no entiendan.

2017/Foto One Red Media

Guaynabo. Un abierto discrimen y falta de acceso a información por parte de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), fue denunciado hoy por el Movimiento Autónomo de Sordos (M.A.S.) que reúne a sobre 200 mil personas de la comunidad de sordos en Puerto Rico.

En un comunicado, el nutrido grupo de sordos y líderes de MAS -encabezado por la tesorera María del Carmen Cruz, la subtesorera Josefina Belaval, y el representante de la región Suroeste, José Véle- denunció que FEMA abruptamente canceló el servicio de intérpretes de lenguaje de señas en sus centros de servicios para poder ayudar a los sordos alrededor de toda la isla.

 “Tienen que respetar nuestra cultura, que es propia. Es la cultura de los sordos puertorriqueños y nosotros tenemos nuestro propio idioma que no es estándar. El lenguaje de señas no es un idioma universal. Cada país y cada región tiene su lenguaje y eso se tiene que respetar”, dijo Cruz.

Según denunciaron, FEMA canceló el viernes los contratos con los intérpretes de lenguaje de señas y quiere obligar a que los sordos que lleguen a los centros de servicios utilicen una tableta o Ipad conectada a un sistema en vídeo (conocido como VRI) en donde pueden comunicarse con intérpretes en los Estados Unidos. El problema con eso es que la inmensa mayoría de los sordos en Puerto Rico no entienden el lenguaje de señas en inglés ni el American Sign Language (ASL). De hecho, en la isla hay comunidades enteras con familias de sordos en campos aislados en sitios como Orocovis, Comerío, Moca y otros pueblos en donde ni siquiera entienden lenguaje de señas puertorriqueño.

“En FEMA usan el lenguaje de señas americano y el inglés de los Estados Unidos, pero el lenguaje de señas de Puerto Rico es diferente. La comunidad sorda tampoco usa el VRI en Puerto Rico. Somos boricuas, yo soy puertorriqueña y mi idioma es el lenguaje de señas puertorriqueño. Aquí no usamos el ASL. No estoy de acuerdo con usar el lenguaje de señas americano porque eso no se usa aquí”, sentenció Belaval.

Vélez, por su parte, recordó que hay varias leyes federales que exigen respeto en el servicio a las comunidades de diversidad funcional. Entre estas leyes mencionó la “Federal Rehabilitation Act” que determina que ningún ente federal – como FEMA – puede discriminar contra personas discapacitadas. Además, existe la ley federal “ADA” ó “American with Dissabilities Act”, que prohíbe el discrimen en dependencias del gobierno y exige intérpretes de señas cuando éstos sean necesarios.

“Les recomiendo que deben tener intérpretes que sean diferentes y que sepan desde señas básicas hasta el lenguaje más complejo, y que tengan diferentes registros para nosotros. Necesitamos intérpretes locales que entienden la lingüística del Lenguaje de Señas Puertorriqueño que es un idioma único, pero también necesitamos intérpretes que sepan señas caseras para los sordos que no saben leer ni escribir ni hablar en lenguaje de señas”, dijo Vélez.

La expresión facial y lenguaje corporal son partes integrales del Lenguaje de Señas y la cultura sorda.  Es un idioma formalmente reconocido, que cuenta con su propia estructura gramatical rica y caracterizada por la configuración de las manos, de sus movimientos, de sus orientaciones, de su ubicación espacial y de los elementos no manuales como son los movimientos labiales, faciales, linguales, etc.  Cada país tiene su propia lengua de señas. Sin embargo, el de Puerto Rico es uno de los más ricos en el mundo porque es los más antiguos e integra gestos de aquí, de inglés de y varios países europeos y latinoamericanos. Por eso a los intérpretes locales se les hace bien fácil interpretar para otros mercados.

Recientemente el Gobernador Ricardo Rosselló convirtió en ley una medida para enseñar lenguaje de señas en las escuelas públicas. La medida fue presentada por el senador Juan Dalmau y es histórico el hecho de que fue aprobada por unanimidad por ambos los cuerpos legislativos. M.A.S. y la comunidad sorda está a la espera de iniciar el diálogo con el Departamento de Educación y se ofrece públicamente para colaborar con la secretaria Julia Keleher en el diseño del currículo.

M.A.S. se organizó en agosto de 2017 y en menos de un mes ya tenía casi 3,000 socios sordos totales, profundos y parciales. Los planes se detuvieron porque tras el paso del huracán María, encontraron que las comunidades más abandonadas eran los sordos y organizaron ayudas alrededor de la isla. Ese proceso se mantiene.

“Me siento con el corazón roto y toda la comunidad de sordos estamos bien preocupados porque hay muchos sordos que todavía hoy no han recibido servicios de FEMA desde los huracanes Irma y María, o que están buscando ayuda, pero nos enteramos el viernes en la tarde que FEMA decidió terminar el contrato con los intérpretes locales. Eso viola la ley federal ADA y es bien peligroso”, señaló Belaval.

 

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: