Advertisements
La Isla Oeste

Reclaman armas detenidas en Ciencias Forenses

El ICF analiza cientos de armas ocupadas por la Policía en escenas de crimen, las que son reclamadas por sus propietarios en los casos en que pueden devolverse.

Incautando armas
San Juan. Al parecer no solo son muertos los que mantienen una crisis en el Instituto de Ciencias Forenses (ICF). Hoy
Ariel Torres Meléndez, presidente de la Corporación para la Defensa del Poseedor de Licencia de Armas de Puerto Rico (CODEPOLA), manifestó preocupación por los atrasos en las funciones que realiza el ICF con el manejo de las armas de fuego legalmente poseídas y que están bajo su custodia.

Según expertos en esta materia, el laboratorio de balística del ICF en Río Piedras recibe a diario unas 100 piezas de evidencia para analizar que incluyen casquillos, proyectiles y armas de fuego, pero la división del ICF que analiza la evidencia de los crímenes en Puerto Rico enfrenta una crisis de personal que les imposibilita salir del estancamiento de casos.

“Hay casos donde la ocupación del arma era totalmente innecesaria por los elementos vistos en la escena. La preocupación es que no devuelven la propiedad, en directa violación a los derechos constitucionales que tienen los ciudadanos a tener y portar armas de fuego, y el uso y disfrute de su propiedad”, afirmó Torres Meléndez.

El presidente de CODEPOLA puntualizó que el ICF debe establecer unos protocolos, atemperados al derecho constitucional vigente relacionado a las armas de fuego.

Torres Meléndez afirmó que “este es un reclamo general de los poseedores de armas de fuego que fueron utilizadas en situaciones de legítima defensa; o que le fueron hurtadas y recuperadas, o cualquier otra situación que la Policía haya tenido motivos fundados para ocuparlas y ordenó las correspondientes pruebas forenses y de balística, dejando al ciudadano desarmado por meses o años”.

“Cuando un ciudadano va a la Policía reclamando su arma le contestan que está en poder del ICF, pero cuando el propietario va a forense le contestan que no le pueden dar información, a veces les dicen que las tiene la policía, y en el peor de los escenarios, le contestan que tiene que ser el agente que las entregó al ICF quien haga los trámites, pero ya se retiró de las fuerzas policiales. En este asunto, no existe uniformidad, ni un recibo que indique realmente que entidad tiene el arma del ciudadano bajo custodia”.

Actualmente, el recurso más efectivo, pero oneroso que tiene un ciudadano para recuperar sus armas obtenidas y registradas legalmente en Puerto Rico, es acudiendo a los tribunales.

Datos en el portal del ICF especifican que, desde agosto del año 2012, Ponce contaba con un laboratorio propio de balística, donde peritos comparaban proyectiles y casquillos de armas de fuego, evaluaban armas mutiladas y disparos accidentales, entre otras comparaciones. Según la información, este laboratorio fue el primero a nivel regional, creado en 1968 para cubrir las regiones Sur y Oeste -desde Aguadilla hasta Patillas.

En enero del 2014, el ICF admitió que tenían más de 22,000 casos atrasados espera de análisis de evidencia, como son las muestras de ADN y los estudios de balística, que son esenciales para el esclarecimiento de miles de querellas criminales acumuladas a través de décadas, pero aseguraron a los medios que se encontraban trabajando conforme a las solicitudes de los fiscales y de los tribunales.

Sin embargo, los atrasos en las investigaciones por asesinatos, tropiezos en la radicación de cargos criminales hasta inconsolables familias en la espera del cadáver de un ser querido para su debido sepelio, se recrudecieron el 1 de septiembre de 2017 a raíz del cierre de la unidad regional del Instituto de Ciencias Forenses en Ponce, y posteriormente, el taponamiento de casos tras el paso del huracán María.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: