Advertisements
La Isla Oeste

EDITORIAL: El reto extraordinario de la prensa regional

En la Semana de la Prensa es meritorio reflexionar sobre el valor de la radio ante la emergencia tras el huracán María.

Esta semana se celebra la Semana de la Prensa en Puerto Rico, y ciertamente, luego de la experiencia vivida con el paso del huracán María en septiembre pasado, el gremio periodístico hace una pausa para reconocer a todos los obreros de la noticia que llevaron la información de primera al pueblo en momentos de la emergencia.

La Asociación de Periodistas de Puerto Rico (Asppro) reconoce este año el esfuerzo de todos los colegas que comprometidos se armaron con las herramientas que tenían a la mano para poder transmitir las informaciones tras el colapso de las telecomunicaciones, en especial, a los que laboran en la radio, toda vez que fue el medio protagónico en el restablecimiento en las comunidades.

Recordamos que con el colapso del sistema energético del país y de infinidad de antenas de telecomunicaciones, la audiencia de la radio se creció porque la gente buscó la manera de mantenerse informada de lo que pasaba durante la emergencia. Pero solo fueron unas pocas emisoras radiales las que se mantuvieron en pie, debido a que sus antenas resistieron los embates de los vientos huracanados.  Fue cuando la prensa regional se vio más comprometida que nunca.

Debido a que la información no llegaba como tradicionalmente estábamos acostumbrados a recibirla –pues no había servicio de internet ni celular para comunicarse- la radio sirvió de puente entre las autoridades y el pueblo.

En el oeste, durante el huracán, transmitieron siempre WKJB 710 AM y WPRA 990AM en Mayagüez y Radio Una 1340AM en Aguadilla.

Pasado el huracán, WKJB 710 AM y WPRA 990AM –con una antena de gran potencia que llega a casi la mitad de la Isla- prácticamente se convirtió en un Centro de Operaciones de Emergencia (COE), pues hasta sus instalaciones comenzaron a llegar directores de las agencias a nivel de la región para ofrecer actualizaciones del estado en que se encontraban sus operaciones. Asimismo, la Policía y los gerenciales de hospitales comunicaban lo que podían a través de las ondas radiales, entre otros líderes y entidades que prestan servicio a la comunidad.

No es menos cierto que la prensa escrita y multimedia, incluso la televisiva, hizo sus ajustes para llevar al público la noticia y comunicar los avances de las operaciones gubernamentales. Las historias narradas por los periodistas sobre sus jornadas de trabajo reflejan que la prensa regional se vio sumida en un abismo de información, pues los comunicados de prensa no llegaban a tiempo, no se podían hacer llamadas para confirmar informaciones y/o indagar sobre acontecimientos, entre otros instancias críticas dentro del ejercicio periodístico.

Pero la prensa no se amilanó. Salió a la calle a buscar la noticia, aún en la escasez de gasolina. Es así que los periodistas regionales llegaron a la radio con una sola misión: tomar los micrófonos para informar y transmitir a la audiencia el trabajo del día.

La prensa del oeste se nutre de dos noticiarios televisivos (Noticias WOLE 12 y WORA TV Noticias), el diario digital La Isla Oeste, la revista digital La Calle, el semanario impreso Visión, decenas de emisoras radiales y varios otros medios informativos que también retransmiten informaciones a través de las redes sociales. Para la historia quedó el hecho de que la radio estuvo allí, presta para sacar el trabajo de los periodistas ante el país.

Ejemplo de esto fue el pivote que orquestó la directora de Noticias de Wora Tv, Carolina Rodríguez Plaza, cuando convocó a todo el personal del noticiario a trabajar, pese a que las antenas de la emisora se habían caído.  El noticiario salió al aire precisamente a través de WKJB 710 AM, gracias al compromiso de las Empresas Bechara en llevar la información al pueblo; no así las Noticias WOLE 12 (de su propia empresa) porque este equipo siempre pudo transmitir al aire por televisión.

De igual forma, el diario digital La Isla Oeste y La Calle Revista utilizaron la radio para informar sus trabajos  a la audiencia, aunque esta última en mayor escala, en la voz del locutor Julio Víctor Ramírez (hijo), quien posteriormente se asoció con Rodríguez Plaza para conformar el espacio radial Con Base y Fundamento por WKJB 710 AM.

Esta emisora también acogió a los comunicadores de otras emisoras radiales que quedaron fuera del aire tras el colapso de sus antenas. Además, periodistas regionales sirvieron como stringer (colaboradores) cuando a comenzaron a llegar a la zona oeste los periodistas de medios internacionales. Tal es el caso del moderador de WABA 850 AM, Víctor Manuel Vázquez Domenech (entonces colaborador de La Isla Oeste en la zona de Aguadilla), quien colaboró con Los Ángeles Times y la cadena CNN en español, dirigiendo a sus reporteros hacia donde la noticia estaba.

Ciertamente la cobertura a nivel regional nutrió mucho a la prensa nacional e internacional y viceversa. Si algo dejó claro el paso del huracán María para este gremio, es que los periodistas están unidos en la adversidad al servicio del país, aún con los retos extraordinarios que representaron la falta de comunicación y transparencia de las autoridades y oficialistas.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: