La Isla Oeste

Impiden acceso a otro camión de Educación para sacar materiales de escuela

Hasta allí llegó una patrulla de la policía para mediar entre los grupos.

Suministrada

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

Mayagüez. Una vez más la policía tuvo que interceder entre manifestantes que impidieron el acceso de personal del Departamento de Educación a una escuela en Mayagüez, para evitar que sacaran materiales escolares con destino a otra escuela receptora.

Esta vez, la comunidad escolar de las Parcelas Castillo, en la carretera 114 interior de esa población, se apostó frente a los portones del plantel desde horas de la mañana, impidiendo la entrada a una docena de empleados de la agencia, quienes permanecieron en las afueras en espera de instrucciones.

Hasta allí llegó una patrulla de la policía para mediar entre los grupos.

This slideshow requires JavaScript.

“Yo tengo que velar el derecho de todo el mundo.  Como el bien del director (escolar) como el bien de los padres, que me reuní con cada uno de ellos”, explicó el teniente José Lebrón, oficial de turno diurno en el Área de Mayagüez, a preguntas de La Isla Oeste.

En un principio el oficial pareció confundir el hecho de que el Tribunal de San Juan dictaminó a favor del cierre de las escuelas en una demanda consolidada contra el Departamento de Educación, con la demanda incoada por el Municipio de Mayagüez contra la agencia, pero que está pendiente de que la jueza Lynnette Ortíz Martinez dictamine si está a favor del cierre de las escuelas enumeradas dentro de la demanda.

El licenciado Arnaldo Irizarry, representante legal del Municipio de Mayagüez ha dicho que esa determinación del Tribunal de San Juan es persuasiva pero no vinculante, porque se trata de una determinación por parte de un tribunal de mismo rango, no superior.

Nota relacionada: Culmina juicio por demanda de municipios del oeste contra Educación

Al no contar con una orden escrita, el oficial procedió a orientar a las partes encontradas esta mañana frente a la escuela “para mantener la paz”.

“Yo no vengo aquí a buscar confrontación”, explicó el teniente Lebrón. “Simplemente a buscar el happy medium  (punto medio) para ver si el trabajo se pueda hacer. Los orienté, pero ya me dicen – No, mientras no haya un dictamen no nos vamos a mover”, citó, haciendo referencia a lo dicho por la líder de la comunidad, Yahaira López Pagán.

La mujer, quien reside a pasos de la escuela Castillo, a la que asisten dos de sus hijos, explicó que a la escuela que les corresponde ahora llevar a los niños es a la Escuela Su Alfredo Dorrington  en Hormigueros, que ubica a 40 minutos caminando.

“Nosotros nos fuimos a caminar de aquí a allá y fueron cuarenta minutos caminando, cuando yo me hecho de mi casa a aquí cinco minutos a pie”, puntualizó la mujer. “Nosotros tendríamos que tomar la carretera 114, para llegar a la escuela, que queda dentro de la urbanización Valle Hermoso”, dijo, insistiendo en que ese tramo de la carretera es peligroso.

“(Imagínese) lo difícil que es caminar con niños pequeños, con bebés en coche, niños de educación especial con autismo que no responden a comandos simples (de seguridad)”, acotó.  La líder destacó además que hay madres que tendrían que caminar esos 40 minutos para llevar a su hijo a la escuela y luego regresar a su casa para volver al medio día para darle medicamento; regresar a su casa caminando y a las 3:00 de la tarde, cuando salen, hacer la misma caminata ida y vuelta por tercera vez.

En la línea de resistencia para evitar el desmantelamiento de la escuela, hubo miembros del Movimiento Independentista Nacional Hostosiano y Juventud Hostosiana, quienes requirieron al director, Justo R. Sánchez González la lista de necesidades  –que han requerido también en otras escuelas- para sacar materiales de esa escuela y llevárselos a otra, pero la misma no estuvo disponible.

Por su parte, el director escolar manifestó sentirse en una disyuntiva con todo esto. “Mi sentir como director escolar es que esto evidencia lo difícil que es la labor de un director. Porque por un lado estoy representando al Departamento de Educación y por otro lado tengo que defender la educación”, dijo.

“La parte humana aquí se convierte en un factor bien decisivo y bien trágico, porque el director escolar no es una computadora, que con un delete borras acciones y sentimientos y voluntades”, expresó, reconociendo que “tomar la decisión de un cierre de una escuela es una cosa difícil y trágica”.

La escuela Castillo mantenía una matrícula 105 estudiantes, de kínder a sexto grado, incluyendo entre ellos a casi medio centenar de estudiantes quienes de alguna forma u otra recibían servicios bajo el programa de Educación Especial.

“Estaba bien equipada, es decir, suplía las necesidades y los padres sentían buena empatía por la escuela porque veían el progreso de sus hijos… y de momento llegó el cierre”, detalló Sánchez González.

Nota relacionada: Advierten desobediencia civil para evitar traslado de materiales de escuelas en Mayagüez

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: