Advertisements
La Isla Oeste

¿Pensando en comprar una finca?

Existen factores que son determinantes para saber si el terreno tiene el mismo valor en calidad que monetario.

Terrón de suelo donde se pueden apreciar a simple vista las sales (zona de color blanco) en su superficie / Suministrada

Por Beverly Alvarez Torres / bióloga

A veces se nos presentan oportunidades únicas, de esas que pensamos que solo pasan una sola vez en la vida. En ese momento sentimos que es ahora o nunca, pero una decisión tomada a la liguera, muy pocas veces es asertiva.

Estos últimos años han sido el boom (auge) de los productos locales, orgánicos, veganos, y todo aquello que sea saludable y ecoamigable. Aunque las ventajas de consumir productos orgánicos y agroecológicos se reflejan de manera positiva en nuestra salud, la realidad es que los precios son muy altos y poco accesibles para aquellos de escasos recursos.

Muchas personas están optando por crear huertos caseros o por comprar una finca. Sin embargo, cuando se trata de adquirir una propiedad para el desarrollo agrícola no basta con tener la aprobación del banco o el dinero en mano. Existen factores que son determinantes para saber si el terreno tiene el mismo valor en calidad que monetario como:

Tipo de suelo​

Aunque la apariencia del suelo sea similar en toda la finca, puede que existan variaciones imposibles de determinar a simple vista. Por ejemplo, un suelo con alto contenido de sales luce igual que un suelo de buena calidad, pero las sales, dependiendo del cultivo, pueden disminuir su rendimiento y por ende las ganancias económicas.

Existen plataformas como Web Soil Survey, desarrollada por la agencia Servicio de Conservación de Recursos Naturales (NRCS por sus siglas en inglés) del Departamento de Agricultura Federal, donde fácilmente se puede tener acceso a información preliminar contenida en los catastros de suelos. Estos documentos son un inventario de los suelos que contienen información sobre sus propiedades químicas, físicas, además de un listado de los usos más favorables para el terreno, consideraciones especiales a tener en cuenta y otros detalles importantes que determinan la calidad de un suelo y su potencial agrícola.

Sin embargo, siempre se deben tomar muestras del suelo y enviarlas a laboratorios para evaluar las propiedades relacionadas a su fertilidad como contenido de materia orgánica, capacidad de intercambio catiónico, pH, entre otras. Contactar a un profesional en el área es lo más recomendable ya que las muestras de suelo deben tomarse de manera correcta para obtener resultados confiables. Además, la interpretación de los resultados requiere de conocimeinto previo.

Disponibilidad de agua para el cultivo​

Es importante saber si el terreno cuenta con acceso a agua de buena calidad y en cantidad suficiente para suplir la necesidad del cultivo. Existen fincas que cuentan con su propio pozo, pero otras dependen de sistemas de riegos como charcas y canales, entre otras fuentes. Se recomienda que una vez se identifique la fuente de agua a utilizar, se tome una muestra y se envíe a analizar a un laboratorio agrícola para determinar si el agua es de buena calidad.

Topografía

Los cambios en el paisaje de la finca sirven de guía para determinar la ubicación de los cultivos, ya que algunos son aptos para áreas planas mientras que otros lo son para zonas inclinadas. También, la topografía nos ayuda a identificar si se deben crear rutas de accesos, si va a ser necesario implementar prácticas de conservación como las siembras al contorno para evitar la erosión del suelo por escorrentías, o simplemente a identificar áreas inundables.

Lo mejor es hacer un bosquejo del terreno para asignar un uso a cada espacio y así aprovechar cada rincón. Al revisar estos factores, se debe tener en cuenta el uso que se le dará al terreno. Existen agencias privadas o del estado que se dedican a brindar consultorías relacionadas al campo de la agricultura. El Servicio de Extensión Agrícola, del Departamento de Agricultura Federal y Estatal son solo algunas de las oficinas que ofrecen servicios al público libre de costo y por profesionales. Como dice el dicho: “En guerra avisada no muere gente.”

La autora posee un bachillerato en Biología con concentración menor en Química y un segundo título en Tecnología Ambiental. Actualmente, cursa su maestría en Ciencias del Suelo y se desempeña como co-fundadora de Los Limpia Patios, compañía dedicada al mantenimiento de áreas verdes a nivel residencial y comercial. Para más información y/o comentarios pueden escribir un correo electrónico a loslimpiapatios@gmail.com o a través de las redes sociales Facebook e Instagram.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: