Advertisements
La Isla Oeste

¿Qué regalarle a un niño con autismo en la Navidad?

La autora comparte algunas sugerencias al momento de escoger el regalo para un niño con el trastorno del espectro autista.

Por Lic. Nellie Torres de Carella / patóloga del habla y lenguaje

Para la mayoría de los padres y madres es fácil determinar qué regalarle en Navidad a sus hijos porque ya estos han expresado sus preferencias, de acuerdo a lo que han visto en anuncios de la televisión, a la última película en cartelera o a aquello que está de moda entre sus pares.

Las alternativas son muchas y la selección se determina, generalmente, por el presupuesto disponible. Sin embargo, esta no es la realidad con la mayoría de los padres de niños con autismo, porque ellos pueden presentar dificultad para expresar lo que desean, o porque puede ser que lo que desean no sea lo más apropiado para ellos, dadas sus dificultades.

Para estos niños se debe tener en cuenta unas variables para que el juguete sea una inversión que los ayude, y no una pérdida de dinero, o peor aún, que los afecte adversamente. Los niños con el trastorno del espectro autista son todos diferentes, así que deben tomarse en consideración sus fortalezas y retos al momento de seleccionar un juguete, más que su edad.

A continuación, algunas sugerencias al momento de escoger el regalo:

  1. Evite fomentar fijaciones. Los niños con este diagnóstico suelen tener obsesiones con temas u objetos, así que si se regala de acuerdo a estas, se estará reforzando una conducta atípica. Si tiene fijación con todo lo relacionado a una película y solo habla de la misma, invertir en decorarle el cuarto y comprarle todo lo relacionado a la película, como ropa, muñecos, castillo, espadas, además de la película en DVD, estará reforzando la conducta que precisamente se utilizó como un indicador de autismo. Las obsesiones con números y letras a los 3 años no son típicas en un niño de esa edad, ni de ninguna, así que cuidado con comprar juguetes alusivos a números y letras porque eso es lo que al niño le gusta, pero estará reforzando una fijación que no le permite flexibilidad, ni provee para aumentar las destrezas de socialización, las cuales deben desarrollarse en estos niños.
  2. Si su niño no tolera ruidos altos o ciertas texturas, no pretenda que con un juguete que produzca sonidos en volumen alto, o ropa con esas texturas, va a quitarle esa dificultad; por el contrario, su hijo podría tomarlo como un castigo. Tampoco puede irse al extremo de lidiar con estas dificultades bloqueando las mismas de la vida de su hijo de tal modo que el hogar se convierte en algo similar a una cabina a prueba de ruidos. Una exposición gradual, con refuerzo, es una mejor estrategia para lidiar con lo que rechaza. Si producen ruido, que pueda modularse el mismo por niveles o intensidad para ir aumentando el volumen gradualmente, poco a poco, según lo va tolerando. Todo acercamiento para trabajar con sus dificultades sensoriales debe ser dirigido por un especialista en esa área.
  3. Conversen con los especialistas que atienden a su niño y pídanle sugerencias. Ellos pueden sugerir qué tipo de juguete le gustará, pero que también lo ayudará con sus dificultades.
  4. No le regale algo que usted entienda que lo va a ayudar, pero que no sea de interés del niño. Si no muestra ningún interés por carritos, no le regale una colección con una pista porque él necesita desarrollar el juego con propósito y social, que no sea solo para estimularse sensorialmente. Si esa es la necesidad, obsérvelo para ver lo que le interesa, por ejemplo, si le gusta jugar con bolas, compre bolas con texturas que lo estimularán sensorialmente, además de un canasto de baloncesto y juegue con él, tomando turnos. Aprender a ceder y tomar turnos es un prerrequisito del desarrollo del lenguaje y es una destreza social que es esencial durante una conversación.
  5. Evite los juegos electrónicos- Si tiene autismo leve, los cuales tienen un funcionamiento general más alto, pueden desarrollar una obsesión con la tecnología y aislarse más, evitando toda interacción social. Deben considerar los juegos de mesa para que se involucre a la familia y desarrolle las destrezas de tomar y ceder turnos, de atención, de paciencia, de seguir reglas, de estrategias, además de ser generoso si gana y tolerar frustración si pierde. Obviamente, tome en consideración el nivel de ejecución de su hijo al momento de seleccionar el juego.
  6. Los niños con autismo presentan una dificultad significativa con el desarrollo de las destrezas sociales, así que en vez de que todos sus juguetes sean para utilización individual, regale algunos que provean para que otra persona se pueda integrar. Al igual que con los niños neurotípicos, los padres y madres son los mejores juguetes, aún para los niños con autismo.
  7. Hay tiendas en la Internet que tienen juguetes para niños con autismo y explican las destrezas que los mismos desarrollan. Son juguetes que estimulan todos los sentidos, debido a que los niños con autismo presentan dificultad con el procesamiento sensorial: juguetes con luces, que producen un ruido que simula al de la lluvia y los calma, con diversas texturas para estimulación táctil y con olores. También tienen juguetes que estimulan las destrezas del lenguaje.

La Navidad es una época hermosa, llena de ilusión, aún más en la niñez. Los niños con autismo merecen disfrutarla, como el resto. Es la tarea de los padres y madres: garantizar que eso ocurra. Ser sensibles a sus diferencias es la clave.

La autora es patóloga del habla y lenguaje y directora del Instituto Fonemi de Puerto Rico, una institución terapéutico-educativa que utiliza los programas modalidades y técnicas de terapia efectivas. Para información, llama al 787-774-1163 / 1164, o escribe al correo electrónico info@fonemipr.com. o entra al portal www.fonemipr.com 

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: