La Isla Oeste

Urge mejorar currículos de escuelas de medicina hacia la comunidad sorda

Así lo reveló un estudio que contó con el trabajo colaborativo entre la UPR Aguadilla.

Una investigación social que tomó como base el currículo de las escuelas de medicina y la comunidad sorda en Puerto Rico, reveló que carecen de cursos dirigidos a brindar una educación mínima sobre la plática con un paciente de la población sorda puertorriqueña en el lenguaje de señas.

La presentación de estos resultados la dio el Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad de Puerto Rico en Aguadilla en el Primer Congreso Internacional Congreso Internacional de Salud y Tecnología: Avances en la Educación e Investigación el 8 y 9 de noviembre del 2018 en San Juan.

El trabajo pasó por varias etapas, siendo finalizado por el catedrático en sociología Dr. Nelson Arnaldo Vera Hernández. El proyecto consistió en un análisis de contenido de la secuencia curricular de varias escuelas del Recinto de Ciencias Médicas de la Universidad de Puerto Rico.

El estudio contó con el trabajo colaborativo entre la UPR Aguadilla, representada por el doctor Vera Hernández y, por parte del Recinto de Ciencias Médicas, la Dra. Soami Santiago de Jesús, quien pertenece al programa de audiología. “Sin la cooperación y apoyo de la colega Santiago, no se hubiera podido finalizar este ejercicio” mencionó Vera.

El doctor Vera Hernández especificó que se estuvo trabajando con esta investigación desde el año 2016, con una propuesta original de la estudiante subgraduada Daniela Mártir junto a la Dra. Aracelis Melecio. Para ello la UPR Aguadilla firmó un acuerdo de colaboración con el Recinto de Ciencias Médicas para realizar el estudio.

Se mencionó que este asunto es novel porque al momento no se ha efectuado una investigación que tome como base la forma en la que se preparan los futuros profesionales en la medicina en el lenguaje de señas. El estudio aporta en las situaciones sobre los efectos sociales al momento que un o una integrante de la comunidad sorda pasa a obtener los servicios de salud en oficinas médicas, laboratorios, enfermería, entre otras, y el profesional que le atiende no entiende lo que le están diciendo y viceversa para el paciente. “Esto supone poner en riesgo la salud del paciente” mencionó Vera.

El doctor Vera Hernández indicó que la propuesta surgió de un curso de investigación social, dirigida por la doctora Melecio. No obstante, ante situaciones particulares, la doctora Melecio no pudo culminar el ejercicio y el Departamento de Ciencias Sociales le designó para continuar con el proyecto.

El estudio consistió en realizar un Análisis de Contenido del Currículo de varios programas ofreciéndose en el Recinto de Ciencias Médicas. Se utilizó como muestra la secuencia curricular de los programas del Doctorado en Medicina, Doctorado en Medicina Dental, Doctorado en Salud Pública y la Maestría en Patología del Habla.

Entre los hallazgos significativos está que sólo existe un curso dirigido a educar sobre el lenguaje de señas: AUDI 7318. No obstante, este curso está fuera del currículo requisito del programa de audiología y totalmente silente en los currículos en Medicina, Medicina Dental y Salud Pública. Dentro del curso sólo se presenta un objetivo dirigido a comprender el sistema de códigos del lenguaje de señas, se carece de aspectos de práctica de lenguaje de señas y se invitan personas de la comunidad sorda a compartir con el estudiantado del curso. Sin embargo, es un curso no recurrente y depende de la cantidad de estudiantes que se matricule.

La conclusión es que el currículo analizado carece de cursos dirigidos a brindar una educación mínima sobre la plática con un paciente de la población sorda puertorriqueña en el lenguaje de señas.

Este ejercicio aporta en muchas direcciones. Primero, a que cada estudiante y profesional futuro de la salud realice un análisis sobre sus programas y deficiencias sobre el lenguaje de señas. Segundo, que se desarrollen cursos dirigidos al lenguaje de señas en las instituciones que tienen currículos de medicina, medicina dental, salud pública o audiología. Tercero, que se tome en consideración los diversos casos que se han dado en Puerto Rico para concienciar sobre una población que se siente marginada al momento de solicitar servicios en la sociedad puertorriqueña. Por último, que se replique y amplíe este estudio a todas las instituciones que formen profesionales de la salud.

Como trabajo futuro se mencionó que se puede auscultar el pensar del estudiantado sobre este particular del propio Recinto de Ciencias Médicas u otras escuelas de medicina en Puerto Rico a través de varias opciones como otro proyecto investigativo colaborativo entre recintoso como parte de un curso de investigación.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: