La Isla Oeste

Isaura: 30 años confeccionado trajes de enmascarados

Ya va enseñando a su nieta el arte de coser estos trajes, para que no se pierda la tradición mocana.

Foto: Luis Joel Méndez / La Isla Oeste

Por Luis Joel Méndez González / Para  La Isla Oeste

Moca. Justo cuando da inicio el Festival de Máscaras de las Parrandas de los Inocentes en Moca, decenas de familias abren las puertas de sus hogares para recibir con algarabía a los famosos “mascaraos” (como le llaman en este pueblo rural a los vestidos con máscaras), que año tras año integran la tradicional fiesta navideña.

Grandes carrosas repletas de luces parpadeantes transportan a jóvenes que además de brincar con palos encintados en mano, resaltan a la vista por sus trajes de colores vívidos; colores que nacen de tela fruncida. El traje en sí es una pieza de arte que manos diestras como las de Isaura Pérez Pérez, se encargan de cocer.

Los Alegres Parranderos Facebook

Conoce aquí más de esta tradicional fiesta mocana.

Isaura es una mujer de 68 años, de cabello negro, manos arrugadas y una mirada sabia. Reside en el sector Los Pérez en Moca, donde todos la conocen por sus ricos pasteles al igual que por su arte en la confección de trajes de máscaras, a lo que le ha dedicado 30 años de su vida.

“De niña cosía, (aprendí) de mi madre y mi cuñada… Después de adulta aprendí (a hacer trajes de máscaras) mirando; sola, porque en esos (tiempos) trabajaba en las fábricas. Y ahí, los pantalones de hombres los aprendí a coser, completos como es”, enunció la costurera.

Foto: Luis Joel Méndez / La Isla Oeste

“El primer traje de máscaras que hice fue el de mi esposo… Les hacía la ropa a mis nenes porque siempre me ha gustado mucho coser”, recordó la señora, quien comenzó la confección de trajes de máscaras en la década de los ochenta.

Explicó que para elaborarlos, primero se cose el pantalón, la chaqueta o la falda. Encima de la pieza, una vez se encuentra lista, se colocan tiras de telas de colores, que poco a poco la máquina de coser se encarga de fruncir.

Según Isaura, la tela utilizada en el pasado para coser los trajes era el satín. Esta, al ser brillosa, les daba un aspecto llamativo. Sin embargo, debido a que su uso principal es para elaborar vestidos de poco uso -como trajes de novia, por ejemplo-, era imposible evitar que los trajes se rompiesen en medio de la constante actividad física de los “mascaraos”.

Por lo tanto, con el paso del tiempo, el satín pasó a ser sustituido por la tela poppy. La costurera justificó su uso pues al estar cien por ciento hecha de algodón, le da más resistencia al traje. Esto permite que el mismo pueda conservarse en buen estado durante varios años con los debidos cuidados, a pesar de que a diferencia del satín no es brillosa.

“Yo a mi nieta le compré una máquina de coser porque le gusta mucho hacerlos. Yo le he enseñado para que aprenda, porque así puede tener su negocito y no depender de nadie”, acotó la madre de tres hijos y abuela de seis nietos.

Y es que, para Isaura, la confección de trajes folclóricos ha sido una fuente de ingresos. El dinero que ha ganado le ha permitido comprar parte de los muebles de su casa e incluso donar a la iglesia y a los enfermos.

“Mi sueño siempre ha sido tener un taller (aquí en mi casa) para tener tres o cuatro muchachas a las que enseñarles a hacer pasteles, alcapurrias y coser trajes de máscaras, porque eso para mí es un modo de continuar con la tradición”, puntualizó la costurera.

1 Comment on Isaura: 30 años confeccionado trajes de enmascarados

  1. Tremendo reportaje. Muy merecido..

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: