La Isla Oeste

Niñas quieren ser alguacilas luego de aprender sobre procesos judiciales en Mayagüez

Una treintena de adolescentes del Club de Estudiantes Legisladores de la escuela Segunda Unidad Carmelo Serrano en San Sebastián visitó ayer la Sala 203 de la jueza Legna González García, quien les habló de los procesos e impartió varios consejos.

2019 / One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

Antes, decía que quería ser abogada como su mamá, pero luego de presenciar por primera vez en su corta vida, los procesos judiciales en una sala de Primera Instancia, se anima a explorar otras ramas de la justicia criminal y ahora quiere ser alguacila.

Ámbar González Cruz, de 13 años, llegó ayer a la Sala 203 de la jueza superior Legna González García, junto a una treintena de compañeros del Club de Estudiantes Legisladores de la escuela Segunda Unidad Carmelo Serrano en San Sebastián. Hasta allí llegaron para observar los procesos judiciales, en el Tribunal de Primera Instancia en Mayagüez, como parte de las actividades que organiza la profesora de Estudios Sociales, Sarai Vázquez Durán, para que aprendan sobre las ramas de gobierno en Puerto Rico.

“Me interesó cómo ellos pueden controlar todo y están aquí, presenciando todo. Me interesó ser eso”, afirmó, tras aprender sobre las funciones del alguacil, quien es el funcionario responsable de garantizar la seguridad en los tribunales, velar porque se mantenga una conducta adecuada durante los procesos judiciales y de diligenciar las órdenes emitidas por el Tribunal.

Durante la jornada matutina en la Sala 203 -que atiende casos desde violaciones a la Ley de Sustancias Controladas hasta crímenes como asesinatos- los estudiantes de nivel intermedio hacían lo posible por mantener las estrictas normas de comportamiento del Tribunal.

Desde uno de los amplios bancos del salón, Ámbar sobresalía con su pelo en tonalidades violeta, imaginándose en una transformación futura como servidora pública dentro del campo de las leyes, siguiendo los pasos de su madre.

Al igual que ella, otras estudiantes manifestaron sentirse atraídas por el oficio del alguacil. Es el caso de Dangely Marie Cruz Soto, quien también quiere ser alguacila. Según nos contó, desde más pequeña sintió curiosidad por los procesos judiciales, al enterarse de que en su familia extendida había personas que habían sido acusadas de delitos. “Nunca había podido entender bien y ahora que la maestra nos dio la oportunidad de estar en esto de Estudiantes Legisladores, puedo comprender”, manifestó la adolescente.  

Por su parte, Sara Isabel Cuevas, también de 13 años, pese a que había estado anteriormente en una sala de Tribunal, dijo sentirse impactada por varios casos que desfilaron en la mañana, incluido el de un hombre que estaba citado a comparecer ante la jueza González García y no se presentó. Su ausencia provocó que la magistrada levantara una orden de arresto en su contra.

La profesora Vázquez Durán, explicó que el club de legisladores estudiantiles persigue enseñarles sobre las ramas de gobierno en Puerto Rico. “Los traje a ellos aquí para que presenciaran lo que es un Tribunal, los servicios que se ofrecen aquí y la importancia de la Rama Judicial”, dijo.

“Ellos (los estudiantes) me han manifestado que se sintieron tensos, que les impactó ver el proceso pero a la misma vez emocionados de ver cómo es todo”, acotó la maestra. “Estuve explicándoles todo lo que estaba pasando, así que ellos pudieron entender cómo es que a veces los procesos del Tribunal se retrasan porque falta un testigo o porque el abogado no vino. Pero a la misma vez la experiencia se valora por el hecho de que ellos pueden ver a dónde nos pueden llevar las consecuencias de nuestros actos; que hay un poder que va a encargarse de pasar juicio sobre eso; y que eso te puede costar la libertad (el cometer actos en contra de la ley)”, manifestó la profesora.  

A Juleisy Morales Vélez, de 13 años, le llamó la atención la manera en que los casos son enumerados con largas cifras y letras. Aprendió allí que, dado que una persona puede tener más de una acusación por diferentes actos delictivos y hasta a veces llevar el mismo nombre de otra persona, los casos se enumeran para diferenciar las acusaciones de manera precisa.

Entrevistan a la Jueza

Al terminar la jornada de la mañana, la jueza González García invitó a los estudiantes a acercase a su estrado para responder a preguntas de los jóvenes y explicarles algunos aspectos técnicos de los procesos que pudieron presenciar.

¿Le causa algún impacto los procesos que ve? preguntó de facto un estudiante a la magistrada.

-Siempre. Despachó la jueza superior, puntualizando en que “no dejamos de ser humanos”.

González García tomó un tiempo para explicarles a los estudiantes que es importante tomar en cuenta que el crimen no solo afecta a las víctimas, sino que marca dolorosamente a todas las familias involucradas.

Saltaron de inmediato preguntas sobre cuánto tiempo lleva siendo jueza, qué hay que estudiar y si entiende que los abogados deben insistir en tomar la reválida cuando han fracasado varias veces en el intento. La jueza -con sobre una década de experiencia y otra de amplios estudios en leyes- respondió con sensibilidad y firmeza.

“Sí creo en que (los abogados) deben intentar pasar la reválida. Pero llegará un momento en que deberán evaluar si a esto es a lo que están llamados a servir”. A esto añadió “que sus circunstancias nunca interfieran con sus sueños”.

“No dejen que una situación familiar o social interrumpa sus sueños”, acotó, enfatizando en que hay que perseverar en la vida para convertirse en hombres y mujeres de bien, sobre todo en cualquier carrera profesional que les apasione. “Para eso hay que leer mucho”, puntualizó la honorable.

González García les recomendó entonces que más allá de dejarse llevar por las influencias de artistas o personalidades del entretenimiento, busquen modelos de personas exitosas en el campo profesional y mantenerse asistiendo a la escuela.

En un aparte, la jueza destacó que el Centro Judicial de Mayagüez es liderado por la fuerza laboral femenina, toda vez que la mayoría de los jueces administradores son mujeres. Ahí aprovechó para llamar las niñas a empoderarse de su futuro y aspirar en grande.

En lo que va de año, los estudiantes del Club de Legisladores de San Sebastián han visitado este Tribunal de Primera Instancia en Mayagüez, El Capitolio, La Fortaleza y el Tribunal Supremo.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: