La Isla Oeste

Población infantil en la isla baja un 44 por ciento

Urgen establecer plan holistico que responda a la crisis y no afecte la educación, refleja estudio del Centro de Estudios Puertorriqueños de Hunter College.

Photo via Visualhunt.com

Un revelador estudio que presentó hoy el Centro de Estudios Puertorriqueños de Hunter College en Nueva York, reveló la crítica situación por la que atraviesan las escuelas en Puerto Rico y recomendó que se establezca con urgencia un plan maestro para enfrentar los cierres de escuelas ante la disminución de población infantil para evitar que esto afecte tanto a los niños, como a las comunidades y a la educación en general.

El estudio reveló que entre los años 2006 y 2018 el cambio en la cantidad de estudiantes en las escuelas de la isla mostró una reducción de un -44% ya que bajó de 544,138 estudiantes en el 2006 a 306,652 en 2018. El abarcador estudio titulado “Disminución poblacional y cierres de escuelas en Puerto Rico” forma parte de los análisis que viene llevando a cabo El Centro para aportar desde la diáspora a Puerto Rico, con información empírica y data que permita desarrollar alternativas para reconstruir la isla.

El estudio se organiza en cuatro partes:

  • una visión general de las tendencias demográficas y migratorias de la isla y el impacto en la población infantil
  • las cifras de matrícula estudiantil tanto en el sector privado como en las escuelas públicas entre 2006 y 2018
  • ubicación de las escuelas cerradas y abiertas para el curso académico 2018-2019
  • y recomendaciones de política pública

“El hecho es que Puerto Rico experimenta un profundo cambio demográfico que afecta adversamente a la economía, a su desarrollo y, como consecuencia de esto, es innegable que la capacidad del gobierno de mantener los servicios a la población se verá afectada”, explicó el profesor Edwin Meléndez, director de El Centro.  “El declive de la población en edades productivas puede dirigir a la isla hacia mayores desventajas económicas e incluso, en reducciones en el dinero que el gobierno destina para la niñez”

Meléndez explicó que, a nivel demográfico, la población infantil y en edades productivas a nivel laboral de los puertorriqueños seguirá bajando mientras que la población de edad avanzada se expande. Estas tendencias son impulsadas por el éxodo de familias en edades reproductivas o familias con niños, en particular después de los huracanes Irma y María, y por la baja en los nacimientos. Toda esta situación, a su vez, induce a unas repercusiones sociales y económicas serias para la isla, que continuarán por los próximos años.

“Esta situación que calificamos como un “invierno demográfico en Puerto Rico” exige una reevaluación urgente de las necesidades sociales y económicas para poder implementar políticas efectivas para toda la población que atienda los impactos negativos que se prevén”, sostuvo Meléndez.

Sin embargo, la narrativa que ha imperado hasta la fecha en Puerto Rico ha estado dominada por el cierre de escuelas y las medidas de austeridad que afectan a la educación.

“Se necesita un enfoque más holístico y comprensivo para poder responder adecuadamente a estas tendencias y sus consecuencias. En otras palabras, se recomienda un plan maestro que considere el cierre, replanificación o construcción de escuelas nuevas en el contexto de las necesidades demográficas actuales y según las proyecciones futuras para acomodar las necesidades cambiantes de la población”, agregó.

Enfatizó en que uno de los programas que han surgido como alternativa ante los cierres son las escuelas Montessori. El aumento de escuelas Montessori, especialmente en zonas rurales, puede reducir y prevenir cierres adicionales de planteles. Las escuelas Montessori son un programa educativo alternativo que combina acuerdos entre entes privados, asociaciones comunitarias y el sector público, y que requieren una alta participación de las comunidades y de los padres.

“Los niños menores de 5 años componen la proporción más pequeña de la población de Puerto Rico en relación con otros grupos de edad. Este sector de la población requiere atención especial ya que los niños serán impactados en el futuro por las decisiones que se están tomando  actualmente en cuanto al cierre de escuelas, especialmente las primarias”, sostuvo Meléndez.

Según el estudio de Hunter, la cantidad de niños menores de cinco años de edad bajó en Puerto Rico de 251,606 en 2006 a 146,699 en 2017. Esto representa una baja de un 42%.

Algunas estadísticas

  • Un total de 265 escuelas públicas (un 24% del total de planteles) han sido cerradas mientras que 855 permanecen abiertas para el año académico 2018-2019.
  • La cifra total de escuelas en operación bajó de 1,515 en su nivel más alto en el 2006 hasta 855 en 2018.
  • Los cierres han sido desproporcionados ya que la mayoría han sido en áreas rurales (65%) comparado a un 35% en zonas urbanas.
  • Un total de 306,652 niños se matricularon en el presente año escolar, según datos del Departamento de Educación, lo que representa una reducción de un 11% comparado a la cifra de 2017 que fue de 346,096 estudiantes.
  • Sin embargo, cabe señalar que entre los años 2006 y 2018 el cambio en la cantidad de estudiantes mostró una reducción de un -44% de 544,138 en el 2006 a 306,652 en 2018.
  • Estas cifras podrían tener cambios luego del huracán ya que la recopilación de esa data se detuvo con el paso de los huracanes Irma y María.
  • En este estudio se examina la población infantil en Puerto Rico de 2006 al 2017 y se enfoca en el impacto de los cierres de escuelas no sólo en los niños, sino también en el impacto que la reducción de servicios educativos y en la fuerza laboral ha tenido en las zonas rurales.
  • Antes del huracán María, la migración infantil fue una tendencia durante la crisis económica de 2006 que se ha corroborado en estados donde más familias se han mudado tanto a zonas tradicionales como a nuevos estados.
  • También se evaluó de cerca la estructura demográfica de la isla en 2006 y 2017, y cómo comparó esto con las disminuciones de población o el crecimiento a nivel municipal, para poder comprender adecuadamente el impacto que tuvo los cierres de planteles escolares en las distintas comunidades.
  • El estudio además ofrece una serie de recomendaciones de política pública para abordar lo que se puede hacer para prevenir el cierre de escuelas en comunidades vulnerables a través de la expansión de las escuelas públicas Montessori y proyectos similares. Se ofrece además ideas de cómo reutilizar para el beneficio comunitario las estructuras de las escuelas que han sido cerradas.

Tendencias de Población

  • La población de Puerto Rico ha bajado en un cuatro por ciento (-4%) hasta alcanzar los 3.1 millones de habitantes según los estimados más recientes del Censo. Desde el paso del huracán María, la migración se ha intensificado, especialmente entre familias con niños, lo que ha provocado dramáticos cambios demográficos en la población puertorriqueña.
  • La población de niños menores de 18 años bajó un 42% en Puerto Rico.
  • Para el año 2006, la población era de 251,606 niños, pero esa cifra disminuyó a 146,699. Esto es similar a los patrones de reducción poblacional para jóvenes adultos y adultos de mediana edad. Es decir, la población entre 20 y 59 años mostró descensos también en esos años.
  • Según datos del Censo, la población de mujeres de 15 a 50 años se redujo a 794,095 de 1,013,624 en ese mismo período. Esto representa un descenso del -28%. Además, el número de mujeres en el mismo grupo de edad que dieron a luz en los últimos 12 meses disminuyó a la mitad, de 44,623 nacimientos en 2006 a 22,160 en 2017.
  • Los niños menores de 5 años componen la proporción más pequeña de la población de Puerto Rico en relación con otros grupos de edad.
  • La cantidad de niños menores de cinco años de edad bajó en Puerto Rico de 251,606 en 2006 a 146,699 en 2017. Esto representa una baja de un 42%
  • La migración también jugó un papel importante en la disminución de la población infantil en Puerto Rico a comienzos del 2006. Si a esto se suma la crisis económica, y los huracanes Irma y María, se puede concluir que donde más se ha afectado es en los hogares con niños pequeños, según se desprende de la data obtenida.

Advertisements

1 Comment on Población infantil en la isla baja un 44 por ciento

  1. Frances Selenia Reyes Rosario // May 7, 2019 at 2:39 pm // Reply

    La migración, los cambios climáticos y la situación económica del país, entre otras cosas pueden afectar la disminución en la población de un determinado lugar, pero en el caso de Puerto Rico, cuando dejen de promover el aborto y sea erradicada por completo esa ley absurda de condicionar el aborto, habrán más niños en nuestro país. ¿Se hacen censos de cuántos niños mueren asesinados en un aborto? Se asesina a un niño diariamente como si fuera cualquier cosa. Y después se quejan porque cierran escuelas. ¡Las escuelas dependen de los niños! Y se habla de que los niños son el futuro del país. ¿A qué niños se refieren si los asesinan diariamente? No le echemos la culpa a la situación económica, a la migración, al clima, etc. La culpa de que no haya niños en Puerto Rico, la tiene EL ABORTO.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: