La Isla Oeste

Hablan por las que temen ser juzgadas o silenciadas ante el aborto

La Isla Oeste buscó casos reales que demuestran ejemplos de mujeres anónimas que han pasado por un aborto y no hablan por miedo.

El aborto en Puerto Rico es legal desde la decisión favorable del Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el caso Roe vs Wade en el 1973 que, con una votación 7-2, decretó que el derecho al aborto de una mujer estaba implícito en la decimocuarta enmienda de la Constitución de los Estados Unidos.

Foto por Genesis Figueroa para LaIslaOeste.com

Por Génesis J. Figueroa Torres / Para La Isla Oeste

Ya hace casi un año que la senadora Nayda Venegas Brown, del Partido Nuevo Progresista (PNP), radicó un proyecto de ley que impondría dificultades adicionales a la decisión de una mujer de abortar, además de decretar sanciones onerosas a la clase médica que efectúe una terminación de embarazo. 

La Isla Oeste buscó casos reales que demuestran ejemplos de mujeres anónimas que han pasado por un aborto y no hablan por miedo a ser juzgadas o silenciadas.

A raíz del proyecto se levantan varias organizaciones. Entre estas, Aborto libre, un espacio informativo de la Campaña Nacional por el Aborto Libre, Seguro y Accesible en Puerto Rico. Este nace como una respuesta a las imposiciones que ha estado impulsado el Gobierno de Puerto Rico para limitar los derechos de las mujeres y personas gestantes, cuando de decidir sobre el propio cuerpo y la propia salud se trata, particularmente a través del PS950 y enmiendas al Código Civil.

Alexandra Figueroa, coordinadora de campañas y activismo de Amnistía Internacional en Puerto Rico, explicó a La Isla Oesteque “la campaña es un junte de organizaciones para atacar la temática y falta de educación sexual que existe en la isla, que es preocupante”.

El grupo de Aborto Libre provee gráficos del Departamento de Salud de Puerto Rico, divididos por tema de edad, escolaridad, estado civil, semanas de gestación y nacimientos vivos previos de los abortos realizados en la isla entre los años 2010 al 2017:

De otra parte, existen investigaciones e información sobre el tema en Salud Pro-Mujer, un espacio en el Recinto de Ciencias Médicas liderado por la doctora Yamila Azize Vargas.

Hay quienes piensan que el PS950 ha desvelado falta de información y empatía hacia las mujeres, planteado a su vez que la medida ata, impone y juzga de manera aterradora, sobre todo, porque no se está dando el apoyo emocional y psicológico a mujeres que quedan embarazadas, a mujeres que pierden su bebé o a mujeres que toman la decisión de abortar.

¿Qué plantea el Proyecto?

En síntesis, el borrador del Proyecto del Senado 950, para crear la“Ley para la protección de la mujer y la preservación de la vida”, exige a la mujer que busca abortar, una espera de 48 horas antes de realizarse el procedimiento.En ese periodo, se ordena al médico a especificarle la edad del feto e informarle a la paciente que “el aborto terminará la vida de un ser entero, separado y único”. También, el doctor tendrá que enumerarle los riesgos médicos particulares asociados con el método, y los beneficios de asistencia médica disponibles para la atención prenatal, el parto y la atención neonatal.

Sumado a eso, el aborto no podrá ser efectuado “sin antes ofrecerle a la paciente una oportunidad de recibir y ver en la instalación donde se realizará el aborto, u otra instalación, un ultrasonido de su embarazo”.Además, el PS950, también prohíbe que la paciente pague el procedimiento antes de esas 48 horas reglamentarias y fija penalidades de reclusión de uno, tres y 15 años a los médicos, y multas que oscilan entre los $5,000 y $10,000.

La medida también ordena al Departamento de Salud a crear una serie de panfletos educativos que aborden únicamente los peligros de someterse a un aborto, incluidos los efectos psicológicos adversos.  Sin embargo, el PS 950 no acepta condiciones psicológicas o emocionales como “emergencias médicas” válidas para permitir un aborto pasado el “período de embarazo cuando se espera que el feto haya alcanzado la viabilidad”, según escrito.

Por otra parte, en el artículo 5 del proyecto dicta que en “cualquier instalación, consultorio médico o clínica que realice abortos deberá mostrar los letreros que contengan exclusivamente las siguientes palabras:

AVISO: Nadie puede obligarla a tener un aborto. Es contra la ley para un conyugue, un novio, un padre o madre, consejero, un amigo, un proveedor de atención médica o cualquier otra persona, de alguna manera le obligue a un aborto.”

El Senado aprobó a principios del mes de marzo, a viva voz, el proyecto del Senado 950 que busca establecer ciertas cortapisas sobre la práctica del aborto en Puerto Rico.Igualmente, dio paso al proyecto del Senado 1000 que prohíbe las terapias de conversión, típicamente aplicadas a miembros de la comunidad LBGTT. La votación a favor del proyecto 950 fue de 20 a favor y 9 en contra, mientras que la del 1000 fue de 20 a favor y 7 en contra con 2 abstenidos.

Hasta el momento no se conoce de ningún grupo de apoyo oficial para mujeres que han perdido su bebé o toman la decisión de abortar, aunque si se acercan a las diversas organizaciones y/o campañas se les brinda la ayuda.

Si necesitas información sobre grupos de ayuda escribe a abortolibrepr@gmail.com o contacta a Taller Salud al (787) 876-3440.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: