La Isla Oeste

Exhibit 5: Lo que narró Wilson Javier sobre lo que pasó el día que quemó a Jomaira

"La embarré de gasolina de pies hasta la cintura y con el lighter en la otra mano la prendí". - declaración de Wilson Javier

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

En la bomba #8 del puesto de gasolina que ubica cerca del parque de Monte Grande en Cabo Rojo, Wilson Meléndez Bonilla compró $1 dólar de combustible a eso de las 7:53 de la noche del 23 de marzo de 2019.

Así consta en el recibo de compra que presentó el ministerio público en la Sala 305 de la Jueza Soraya Méndez Polanco, durante la vista preliminar en su contra, que concluyó hoy con una causa para juicio por el asesinato de la menor Jomaira Hernández Martínez; y cargos por tentativa de asesinato, destrucción de evidencia, agresión sexual, escalamiento agravado, incendio agravado y violación a la Ley para el Bienestar y la Protección de los Animales.

Los fiscales Gerardo Martínez y Blanca T. Portela sentaron esta mañana en la silla de los testigos de cargo al agente Juan C. Rosado, investigador de la División de Homicidios del Cuerpo de Investigaciones (CIC), quien declaró sobre lo que le narró Wilson Javier cuando fue arrestado aquella madrugada; declaración jurada que pasó a ser el “Exhibit 5” del desfile de prueba.

“El me indicó que iba a hablar de todo lo que había hecho esa noche del 23”, comenzó narrando el agente Rosado.

Según el testigo, el 23 de marzo, Wilson Javier se levantó a eso del mediodía, comió, fue al patio a dar de comer a las gallinas y a eso de las 3:00 de la tarde salió en bicicleta hacia las Parcelas en Sabana Eneas. Fue cuando se le plantó la idea en su cabeza, de lo que haría para vengarse de Jomaira; pensamiento que más tarde terminó en el crimen lo llevó a la cárcel.

A eso de las 6:00 de la tarde, salió a pie, camino a Monte Grande. Vestía de negro, listo para cometer un crimen y llevaba en su espalda un bulto en el que más tarde cargaría un envase con $1 en gasolina para prender en fuego la casa de Jomaira y hacerle “pasar un susto” por haberlo rechazado como novio.

Llegó al puesto de gasolina, compró el combustible, lo virtió en un envase de jugo y lo guardó en el bulto.

“Lo sigue para la cancha, donde espera a que oscurezca para que no le vieran ir a la residencia porque había pensado prenderla en fuego, porque la nena le había dicho qur no quería seguir con él. Era una relación en la que él se quedaba a dormir en la casa, practicamente todos los días”, narró el agente Rosado, tras constar que Wilson le confesó que habían tenido relaciones sexuales en al menos tres ocasiones en los últimos ocho meses.

Hacía un mes y medio que Jomaira le había manifestado que no lo quería más.

Foto por One Red Media

El 21 de marzo, Wilson fue a ver a Jomaira y tuvieron una discusión acalorada, que alcanzó a ver una vecina desde su ventana. Declaración que sirvió para corroborar la versión de Wilson Javier.

Esa noche del 23 de marzo, el joven llegó a casa de Jomaira, entró con libertad por el portón abierto, abrió la puerta que estaba sin seguro y vio a su exnovia acostada en el sofá. Con guantes puestos, el envase y encendedor en manos procedió. Según la declaración dijo:

“La embarré de gasolina de pies hasta la cintura y con el lighter en la otra mano la prendí”. – declaración de Wilson Javier

Salió despavorido de la casa y tiró en el patio el envase de gasolina que también se prendió en fuego. Dejando los gritos de Jomaira atrás, corrió hacia el área boscosa, brincó verjas de casas y llamó a un amigo para confesar lo que hizo.

Como a las 10:00 de la noche Wilson Javier llegó a su casa y horas más tarde la policía fue a buscarlo.

Nanette Martínez, madre de Jomaira / 2019 One Red Media

Resulta que, Nanette Martínez, madre de Jomaira, cuando fue interrogada en el hospital por la policía, indicó que Wilson podría ser el sospechoso.

En la escena se ocupó lo que quedó de la sábana azul que arropaba a Jomaira, lo que quedó de la blusa roja que vestía esa noche, y lo que quedó del envase de gasolina derretido.

Según el análisis forense, firmado por Carmen González Díaz del Negociado de Ciencisa Forenses, arrojó que en la propiedad ocupada (de Jomaira) se detectó gasolina.

De la casa de Wilson Javier se llevaron como evidencia, el bulto negro y blanco en el que supuestamente cargó el envase de gasolina, el celular con que llamó esa noche a un amigo para decirle lo que había hecho, y los tenis, pantalón y camisa negros que vestía cuando presuntamente cometió el crimen.

El imputado fue representado por los abogados Carlos Cruz Martínez y Lenny Bonet, quienes habían radicado un recurso de certiorari ante el Tribunal de Apelaciones en reclamo de una vista bajo la Regla 240 para determinar la procesabilidad de su representado.

No obstante, la Fiscal de Distrito, Blanca T. Portela, señaló que la desición del Apelativo no interrumpe el proceso en esta etapa.

Hoy los abogados no quisieron dar expresiones a la prensa.

La lectura de acusación quedó pautada para 1 de julio y el juicio para el 22 de ese mes.

Notas relacionadas:

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: