La Isla Oeste

Tras sobrevivir brutal ataque: “Si se van, que se vayan y no vuelvan”

Sobreviente de violencia doméstica narra cómo se aferra a la vida tras brutal ataque.

2019 / One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

Dicen que cuando estamos a punto de morir, por nuestra mente pasan imágenes importantes de nuestra vida. A sus 47 años, por la mente de Ivian Padilla Alameda, pasaba la imagen de sus hijos.

Afortunadamente, Ivian sobrevivió al ataque de su esposo Alexis Medina Ruiz, de 54, quien la cortó y la machacó ciegamente con cuchillo grande en el patio de su residencia, el pasado 11 de junio, en el Callejón Los Martínez en Cabo Rojo.

Para Ivian, haber visto esta semana a Leyo –como le apodan- en el Tribunal de Mayagüez, “no es fácil”.

Alexis Medina Ruiz, 2019 / One Red Media

Y es que, el pasado jueves, dio inicio el proceso de vista preliminar en contra de Leyo, quien enfrenta cargos por tentativa de asesinato, violación a la Ley de Armas y violación a la Ley para la Prevención e Intervención con la Violencia Doméstica.

Quien fue la pareja de Ivian por 26 años, entró a la Sala 304 de la jueza Soraya Méndez Polanco, custodiado por un alguacil, con las manos esposadas y vestido con el uniforme de preso color mostaza. Su rostro, también se veía consumido en dolor, cabizbajo, silente… ¿arrepentido?

La directora de la Sociedad para la Asistencia Legal en Mayagüez, licenciada Ana María Strubbe, notificó a la magistrada que el imputado acababa de ser entrevistado y cualificaba para recibir su representación legal. Así las cosas, la jueza concedió tiempo para que le entrevistara a fondo, por lo que reseñaló la vista para próximo 9 de julio a las 10:00 de la mañana, con la comparecencia de otros testigos del ministerio público.

Ivian, estaba acompañada por sus hijos, quienes evidentemente también han sufrido las consecuencias del crimen.

Hacía tres meses aproximadamente que la víctima había decidido dejar a Leyo, por problemas de pareja. Pero, ¿porqué, para qué regresó? Todavía se cuestiona.

2019 / One Red Media

Según cuenta, aquel día Ivian regresó a la casa para hablar con él, “por comunicación”, según dijo. Todavía ella sostiene que “siempre había comunicación normal, nada de altercados… (pero) son cosas que pasan”, asume desde su cándida perspectiva, señalando: “teníamos una amistad”.

Al día de hoy, Ivian no puede precisar qué le pasó a Leyo ese día, porqué tomó el cuchillo y la agredió tantas veces, hasta hacerla rodar por la pendiente de la finca a donde fue a parar.

2019 / One Red Media

Al barranco llegó una vecina –que escuchó sus gritos de auxilio- para socorrerla. Entonces Ivian le decía “me estoy durmiendo, chequéame, no quiero morir”, según afirmó la propia vecina, quien pidió anonimato.

Según Ivian, “siempre teníamos discusiones normales, pero, pues… nunca pensé que fuera a hacerme algo así”.

Hoy, muestra las cicatrices en sus manos tajeadas, en el cuello también morado de hematomas y el pecho con puntos de sutura.

¿Lo perdonas?, preguntamos.

-Yo no guardo rencor… porque si Dios me perdonó a mí en mi lecho de muerte… [sic] que se encargue la ciudadanía… Yo no puedo guardar rencor, estoy viva pa’ decirlo. Si me hubiese muerto, sería lo mismo, reitera.

¿Lo irías a ver a la cárcel?

-No. No tengo la fuerza ahora mismo, ni de mirarlo ahora mismo donde estaba (en la sala del Tribunal); no.

¿Qué mensaje llevas a otras mujeres?

-Que hablen cuando se sientan frustradas. Cuando tengan temor, hablen, para que (esto) no le pase a más ninguna, respondió con voz quebrada.

“Si se van, que se vayan y no vuelvan. No miren atrás. La amistad no existe, entre dos personas (que se dejan) la amistad no existe”.

Ivian – víctima sobreviviente de violencia doméstica

“No es fácil. Estoy tratando de lidiar con todito … y no es fácil”, añadió, afirmando que son muchas las personas a su alrededor las que se enfocan en estos momentos en ayudarla con el proceso emocional y judicial. Afirma que son sus hijos, sus nietos… “las ganas de vivir”, son sus pilares en el presente.

“Mi vida ha cambiado. Soy otra. No sé cómo lo voy a asimilar, pero (la vida) es otra. (Estoy) más llena de vida, quiero vivir, quiero hacer muchas cosas que no he hecho ¡y las voy a hacer!, puntualizó entre risas tímidas, “porque la vida se acaba en un minuto”, acotó.

En lo que va del 2019, este es el tercer caso de violencia de género que se reporta en la zona de Mayagüez. Los primeros dos fueron asesinatos: Uno en Hormigueros; el segundo en Cabo Rojo.

Señales que indican que estás en peligro

  • Te vigila constantemente.
  • Controla tu vida diariamente
  • Celos desmedidos
  • Demuestra sentido de posesión sobre ti, dice que no eres de nadie más
  • Dice que no puede vivir sin ti
  • Muestra comportamiento violento si no haces lo que dice
  • No demuestra control durante situaciones conflictivas
  • Tiene antecedentes de violencia
  • Parece tener doble personalidad
  • Te presiona a tener relaciones íntimas
  • Utiliza sustancias como alcohol o drogas
  • Rompe objetos o tus pertenencias
  • Hace daño físico o mental a tus familiares o seres queridos
  • Niega recordar incidentes violentos de los que es responsable
  • Posee armas con las que amenaza con suicidarse
  • Te pide por favor hablar por última vez

Conoce más sobre estas y otras señales en este enlace (pulsa aquí). También pues buscar ayuda en:

  • Coordinadora Paz para la Mujer: 787-281-7579, 787-777-0378
  • Oficina de la Procuradora de las Mujeres: Línea de emergencia: 787-722-2977 / Línea de emergencia isla- 1-800-981-9676.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: