La Isla Oeste

En estos días hemos escuchado mucho la palabra contrato, pero ¿qué es un contrato?

La autora es abogada.

Por Lcda. Yaritza Del C. Hernandez Bonet / Para La Isla Oeste

En Puerto Rico, un contrato existe desde que una o varias personas prestan su consentimiento a obligarse a dar alguna cosa, prestar algún servicio o no hacer algo. Las partes contratantes pueden establecer los pactos, cláusulas y condiciones convenientes al negocio jurídico que estén llevando a cabo teniendo presente que estas nunca pueden ser contrarias a la ley, a la moral ni al orden público.

Para que un contrato se perfeccione deben estar presentes tres elementos: consentimiento, objeto y causa. Los contratos se perfeccionan por el mero consentimiento y desde entonces obligan no sólo al cumplimiento de lo expresamente pactado, sino también a todas las consecuencias que según su naturaleza sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley. Pero ¿qué es el consentimiento en un contrato? El consentimiento no es otra cosa que la conformidad de voluntad entre los contratantes, o sea la aceptación de lo dispuesto en el contrato por las partes envueltas en el contrato.

En Puerto Rico, sin embargo, hay unas disposiciones en cuanto a quienes no pueden prestar su consentimiento por lo cual es imprescindible asegurarnos que al realizar un contrato la otra parte tenga la capacidad de poder consentir según lo dispone la ley. El consentimiento debe ser uno libre y voluntario.

El segundo elemento de un contrato es el objeto, y este consiste en ¿Qué es lo que se debe? Es la obligación creada por el contrato: prestar un servicio, entregar un objeto cierto, tal como una propiedad mueble o inmueble, etc… y/o lo que no se va a hacer. Recordando siempre que el objeto del contrato no se debe ser contrario a la ley.

La causa del contrato responde a la interrogante, ¿por qué me obligue? La causa corresponde a lo que se recibe a cambio, por ejemplo, en el caso de un servicio es el pago que se recibe por dar el servicio.

Los contratos deben ser otorgados bajo el principio de la buena fe, no tan en sólo al comienzo del contrato o en la fase de negociación, sino que debe estar presente mientras dure la relación contractual.

Los contratos forman parte de nuestro diario vivir, de nuestra forma de hacer negocios y es sumamente importante que nos orientemos adecuadamente antes de firmar un contrato toda vez que una vez firmado el contrato se convierte en “ley entre las partes.

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: