La Isla Oeste

COMENTARIO: ¿Quiénes son los verdaderos delincuentes?

Por Prof. Miguel A. Varela Pérez

Hay personas en las redes sociales reaccionando ante los eventos de las protestas realizadas en Puerto Rico, entre ellos un contacto se refiere a los que estaban (el miércoles) en la marcha como delincuentes.

De momento no pensé en reaccionar, pero no hacerlo me convertiría en corrupto moral y delincuente silente, fenómeno que he criticado continuamente.

No iba a reaccionar ya que sentía respeto hacia ese carnal con una masa encefálica cuyas neuronas fueron corrompidas por el fanatismo y el estreñimiento cerebral.

No iba a reaccionar, pero entre esos delincuentes se encontraban mi hija y mi hijo, con sus respectivas parejas.

No iba a reaccionar, pero delincuentes, mis hijos, fueron criados y formados con un alto sentido de libertad de opinión, formados con una elevada escala de valores, sentido de responsabilidad y amor a la justicia y causas justas.

No iba a reaccionar, pero esos hijos delincuentes se formaron académicamente, sin depender de ayudas del gobierno, sólo de la tarjeta de crédito que le servía de respaldo.

No iba a reaccionar, pero esos delincuentes trabajan, no para el gobierno, no pasquinan, no recogen dinero en las luces, no tienen contratos con el gobierno, con sus asesores o cabilderos, no son focas adiestradas, no son funcionarios de colegio, no son comunicadores de candidatos o tribus.

No iba a reaccionar, pero mis hijos delincuentes se ven obligados con su moral y conciencia a marchar por Puerto Rico y los que no marcharon.

No iba a reaccionar, pero mis hijos delincuentes no han sido señalados de corruptos, no estaban activos conspirando, mofándose, no estaban denigrando a los que piensan diferente a ellos.

No iba a reaccionar, pero mis hijos delincuentes son los hijos de esta patria que, aún bajo el discrimen y circunstancias adversas se han quedado aportando a la economía de Puerto Rico.

No iba a reaccionar, pero mis hijos delincuentes no tienen la culpa de que sus gobernantes y círculo íntimo, de todas las tribus, saqueen al pueblo con sus planes y acciones.

No iba a reaccionar, pero me siento orgulloso de que mis hijos puedan defender lo que sus padres no fueron capaz de defender.

No iba a reaccionar, pero mis hijos delincuentes se atreven a luchar para evitar que los verdaderos delincuentes sigan etiquetando y siendo marionetas, justificando a los delincuentes legales en posiciones, con privilegios y planes destructivos.

No iba a reaccionar, pero mis hijos delincuentes han dado un paso afirmativo para construir un mejor Puerto Rico, sin hacer daño, sin humillar, sin destruir, sin sometimiento, mas allá de lo que le dista su conciencia, su moral, su desarrollo, su educación, su sentido de responsabilidad, sin levantar el ladrillo del bolígrafo o la techa en el celular para adornar las líneas de la conversación para  manchar a otros, sin quemar la bandera del corazón ajeno y envenenar el alma del necesitado.

No iba a reaccionar, pero es hora de definir y contestar, ¿Quiénes son los verdaderos delincuentes?

No iba a reaccionar, pero lo tenía que hacer .

El autor es residente de Isabela, retirado del Departamento de Educación en funciones de Maestro, Director, Coordinador de Ciencias, Superintendente Auxiliar y Superintendente de Escuelas. Además ha laborado como Profesor en la Universidad Interamericana de Aguadilla y la UPR- Aguadilla. 

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: