Skip to content

Cómo en antaño hacían “magia” en la Noche de San Juan

Por One Red Media

El sol, el mar, el fuego, el agua, la luna en la oscuridad… entran en juego como elementos “mágicos” en la Noche de San Juan cuando se supone que el solsticio de verano cubra a la Tierra de poderosas energías solares.

Cuentan las tatarabuelas que esta noche, los supersticiosos salían a la playa a prender fogatas para saltarlas siete veces para ganar la protección del elemento fuego.

Para ganar salud y belleza, un baño al desnudo a orillas de un río o la playa era suficiente. Caminar de espaldas en el mar y esperar el golpe de tres olas fuertes traería suerte y fertilidad.

Para limpiarse de los malos espíritus había que esperar el golpe de siete olas a las mismas 12:00 de la medianoche.

La abuela

También se solían dar baños de yerbas y plantas aromáticas para atraer el amor.

Estaba prohibido  mirarse al espejo a la medianoche, porque entonces se rompería el “hechizo” y traería mala suerte.

Para adivinar el futuro se colocaban la clara y yema de un huevo dentro de un vaso de cristal. A la mañana siguiente, si se formaba una imagen del contenido en el vaso, suponía estar relacionada a un suceso próximo a ocurrir. La sugestión hacía que muchos alcanzaran ver féretros, anillos, casas, autos, rostros, que asociaban con muerte, bodas, riquezas y personas, respectivamente.

Las mujeres solteras escribían en tres pedazos de papel los nombres de sus pretendientes o queridos. Los colocaban debajo de la almohada y a la mañana siguiente, metían la mano y sacaban un papel. El nombre del escogido sería un hombre muy significante en toda su vida.

Si deseaban algo en su porvenir, lo escribían en un pedazo de papel y lo colocaban debajo de la almohada. Prendían una vela blanca y la dejaban consumir durante la noche y el sueño. Eso haría que se cumpliera el deseo.

En la mañana siguiente, se recogían gotas de rocío, muy valoradas por sus propiedades curativas y “poderes” para alejar el “mal de ojo”.

Hay muchas otras prácticas de antaño que se desconocen, relativas a esta Noche de San Juan, que tiene su origen entre la cultura cristiana que celebra el nacimiento de San Juan Bautista el 24 de junio –porque preparó a la humanidad para recibir a Dios encarnado- y el solsticio, cuando culturas no cristianas celebraban rituales.

Hoy día, esta noche se ha transformado en un evento de celebración en familia y amistades, donde muchos salen a pasar la noche bajo el manto de la luna en franca camaradería. No obstante, otros aprovechan la ocasión para cometer fechorías y/o delinquir. Por esto, se exhorta tomar las debidas precauciones y responsabilidades ciudadanas, incluso y sobre todo, con el medioambiente.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: