Skip to content

A proteger los arrecifes de coral

San Juan. El arrecife de coral protege las costas contra la erosión y los embates de las olas, sirve como hábitat para muchas especies marinas, incluyendo las de consumo humano, es fuente de compuestos químicos naturales para el tratamiento de enfermedades, y sirve de fuente de recreación, ayudando así a fortalecer la economía.

El secretario del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), Nelson J. Santiago Marrero, recientemente anunció que Puerto Rico cuenta con un nuevo Reglamento para la protección, conservación y manejo de los arrecifes de coral que, por primera vez, atiende el mandato impuesto en la Ley para la Protección, Conservación y Manejo de los Arrecifes de Coral en Puerto Rico.

“El Reglamento se adopta con el propósito de brindar protección a los arrecifes de coral, comunidades coralinas y ecosistemas asociados. Establece los criterios para designar reservas marinas y áreas de recuperación para arrecifes; crea un protocolo para atender los encallamientos de embarcaciones y regula las actividades comerciales, educativas y científicas. También enumera las prácticas prohibidas, el plan de mitigación, penalidades y crea un fondo especial por concepto de multas, donaciones, traspaso, concesiones y pagos por la radicación de solicitudes de permisos”, detalló Santiago Marrero.

Además, crea el Comité Asesor de Arrecifes de Coral para identificar factores que impacten negativamente los arrecifes de coral y contribuir en la implantación de medidas de conservación de este importante ecosistema marino de gran biodiversidad e incalculable valor por los importantes beneficios socioeconómicos, ambientales y recreativos que ofrece.

Prácticas como extraer, dañar o destruir cualquier coral, arrecife de coral o comunidad coralina, sistema marino asociado están prohibidas. No se permite la venta, donación o tráfico de corales, vivos o muertos, así como contaminar o anclar embarcaciones en estos sistemas.

“Exhortamos a no fomentar estas prácticas ilegales o comprar corales ni organismos asociados a los arrecifes de coral, como las estrellas de mar, caracoles, erizos, pepinos de mar y anémonas”, advirtió el titular del DRNA.

Según dijo, las penalidades por infringir la Ley 147 y este Reglamento consisten en multas administrativas que fluctúan entre los $500.00 y $10,000.00. Los fondos generados por estas multas serán utilizados para capitalizar en investigaciones, educación y programas de mejoras de corales.

El nuevo Reglamento se adopta en conformidad con la Ley 147 de 1999, según enmendada, conocida como Ley para la Protección, Conservación y Manejo de los Arrecifes de Coral en Puerto Rico, y deroga el Reglamento 2577 para Controlar la Extracción, Posesión, Transportación y Venta de Recursos Coralinos en Puerto Rico, de 1979.

Los corales son de gran importancia para la industria pesquera y nuestra alimentación; sirven de barrera natural contra las embestidas de las olas y contra la erosión costera. Debido a su diversidad, comparable con la de los bosques lluviosos tropicales, belleza y colorido fomentan el turismo y los fragmentos y acumulaciones de sedimentos y arenas calcáreas que se origina de los corales y organismos con esqueletos calcáreos suplen a las costas con las arenas blancas de las playas.

En Puerto Rico, durante los pasados 17 años, se han estudiado más de 60 arrecifes de coral a diferentes profundidades entre 3 a 35 metros, la mayoría de estos en áreas naturales protegidas.

 

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: