Alcalde «adopta» a residentes de égida en Aguadilla

Durante emergencia por huracán Fiona, alegan falta de sensibilidad y abandono.

Por Víctor Manuel Vázquez Domenech

Abandonados. Esa fue la expresión que la mayoría de los residentes de la égida Jardín del Atlántico en Aguadilla utilizaron para describir su sentir tras el paso del huracán Fiona por nuestra zona. Afirman que hubo y hay falta de sensibilidad y empatía de parte de la administración. 

La Isla Oeste dialogó con Gloria Viruet, Jenny Pérez, Carmelo Calderón y William Lausell, residentes de este complejo de apartamentos donde residen más de 100 personas, en su mayoría de mayor edad. 

Viruet, natural de Utuado, y quien trabajó durante gran parte de su vida en farmacias, relató que la administración de la égida, el viernes antes del paso del huracán, les envió una comunicación notificando que deberían tomar medidas de contingencia porque el generador eléctrico no serviría; que tenían que almacenar agua para varios días y que no habría empleados en el proceso. 

“En todo ese tiempo quien nos ha venido socorriendo es el alcalde. El alcalde viene por la mañana, al mediodía y por las tardes. Nos trae desayuno, almuerzo y cena. Subiendo por las escaleras, porque no había ascensor”; comentó Viruet sentada en un sillón reclinable de su apartamento y escuchando noticias en su radio de baterías. 

La elocuente dama aseguró que tras los días del paso del fenómeno atmosférico, nadie de la administración del complejo de vivienda ni siquiera se han preocupado por saber cómo se encuentran los residentes. 

“Nosotros sino fuera por el alcalde estaríamos chavaos porque la administración no se ha preocupado de venir a la oficina a averiguar cómo estamos. Si estamos vivos o muertos y qué nos pasa. No vinieron. No vino nadie”; exclamó. 

De otra parte, Carmelo Calderón, también residente del lugar, argumentó que para que la bomba de agua funcione tiene que estar el generador eléctrico encendido y el mismo trabaja con diésel. 

“Aquí no le suplen diésel. Eso es lo qué pasa”; comentó Calderón. 

El residente dijo que al ser una égida privada la Oficina Asuntos de la Vejez del Municipio de Aguadilla no puede intervenir. 

Los residentes denunciaron que la administradora del complejo de vivienda, Yesenia Miranda, nunca viene pues solamente acude los primeros días de cada mes pues ahí son los días que cobra la renta. 

Según estos residentes durante años han realizado reclamos para mejorar las facilidades que se han ido deteriorando o dañando. 

Mencionaron que el portón de entrada se dañó y no lo arreglaron, tenían guardia de seguridad y ya no lo tienen. No tienen suficientes estacionamientos ni para residentes ni para visitantes. Líqueos en los baños y falta de pintura para los apartamentos se unen a los reclamos que han realizado a la administración. 

Lámparas fundidas, filtraciones en los techos, falta de limpieza en las áreas comunes del laundry, carecen de trabajadora social y continúa dañado el compactor de basura. 

Mientras, Janet Pérez, salió de Guaynabo huyendo al ser víctima de violencia de género y se estableció en el Jardín del Atlántico, señaló que tampoco les dan copias de los contratos. 

Pérez, consignó, que en varias ocasiones la administración le ha indicado que sino les gusta el lugar pues que se vayan. 

“Han habido desahucios sin seguir los procedimientos legales”; agregó la profesora universitaria de Justicia Criminal retirada. 

Las inspecciones que hace el Departamento de la Vivienda federal se pasan gracias al mantenimiento de los propios residentes le dan a sus apartamentos. 

“Han botado gente por un tubo y siete llaves y cuando te botan tampoco te dan el depósito”, expresó por su parte Don William Lausell, también residente del lugar. 

De otra lado, el Alclade de Aguadilla, Julio Roldán Concepción, aseguró que adoptó a la égida Jardín del Atlántico. 

“Yo los adopté. Te puedo garantizar que le hemos llevado desayuno completo, almuerzo completo, cena completa, botellas de agua, hielo, agua para los baños y lo más importante, seguridad en las noches para que ellos estén tranquilos. Yo los adopté”; recalcó Roldán Concepción. 

“Yo me estoy haciendo cargo. Yo me apodere de la égida de Jardín del Atlántico para proteger a mis viejitos de la tercera edad”; agregó. 

Reiteró que no le importan las consecuencias legales que pueda tener lo que está haciendo ahora. Además, indicó que ya ha tenido comunicación con la Oficina de Asuntos de la Vejez.

Víctor Manuel Vázquez Domenech
Periodista at Freelance | vimavado@gmail.com

Periodista aliado de WABA 850 AM

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.