La Isla Oeste

BITCH & the city: Sobrecualificado para el puesto… ¿Mentira o triste realidad?

Por Wendaly Barbosa Ramos

Cumples con los requisitos, aplicas para el puesto, vas a la entrevista y la respuesta que te dan es: “Estás SOBRECUALIFICADO”. ¡Bingoooo!

¿Qué significa estar sobrecualificado?

Cuando alguien está sobrecualificado quiere decir que sus habilidades, experiencia, preparación académica o conocimientos están por encima de lo que el puesto requiere.

¿Realmente estás sobrecualificado?  Si te lo dicen en la entrevista, lo más probable es que sí. Lo que debes hacer realmente es evaluar el porqué estás dispuesto a tomar un puesto que no te aportará ningún conocimiento nuevo, reto o que el sueldo es menor a lo que realmente podrías ganar.

Desafortunadamente, las compañías, empresas u organizaciones prefieren no contratar personas sobrecualificadas por varias razones.  Las más comunes son:

  1. Exigen un sueldo mayor de lo que el puesto ofrece.
  2. Las personas se aburren de tener actividades que no les aportan ningún conocimiento o reto.
  3. Lo toman como un trabajo temporal, en lo que encuentran una mejor oportunidad.

Existe también una cuarta realidad (“mentirita blanca”), que tal vez es la que muchos quieren ocultar: cuando el postulante no cumple los requerimientos para el cargo y la frase “está sobrecalificado” es sólo una excusa gentil. Y es más común de lo que se cree.

Si aún así decides tomarlo, debes eliminar el prejuicio de que “eres mucho para el puesto”.

Te recomiendo:

  1. Deja claro que el sueldo no es una prioridad y que en lo que realmente estás interesado es en aportar tus conocimientos en esa empresa.
  2. Menciona que quieres balancear tu vida profesional y personal; tener más tiempo para tí o tu familia y el puesto te ofrece esa oportunidad.
  3. Investiga bien sobre la empresa y muestra realmente tu interés por pertenecer a ella.

En una encuesta realizada por Liz Ryan (2019) @humanworkplacese redactó la siguiente pregunta: Alguna vez sintió que tuvo que rebajar (“Dumb Down”) su resumé para evitar intimidar a los reclutadores o gerentes de contratación?

Los resultados fueron los siguientes:

No me sorprenden los resultados ya que he conocido personas que me han comentado que han tenido que eliminar de su resumé grados académicos, certificaciones y experiencia para que mínimo, los consideren para la entrevista por la necesidad del empleo.

Por otro lado, se habla mucho de la importancia de una buena preparación para enfrentar el competitivo mundo de hoy. Sin embargo, la misma competencia y el desempleo han hecho difícil la tarea de encontrar trabajo. Cuando se tiene más diplomas o experiencia, ¿vale la pena optar a un cargo de menor envergadura? Todo apunta a que bien vale intentarlo.

El gran dilema, no sabes qué hacer o pensar.  La realidades que después de un tiempo de búsqueda infructuosa, la mayoría de las personas están dispuestas a aceptar un puesto de menor jerarquía y menor salario para sobrevivir”.

Aunque parezca irónico, no es fácil buscar un empleo inferior al que se tenía o aceptar uno muy por debajo de las expectativas que dan un buen título. Tal situación golpea la autoestima del aspirante, frustrado porque siente que su esfuerzo y preparación no son reconocidos.

Vamos a ver el lado positivo ¡No te desanimes! Piensa que puedes encontrar una oportunidad donde pongas en práctica tus conocimientos y aproveches la experiencia que tienes.  Además, que puede servir para hacer una muy buena gestión en el puesto otorgado y, en un futuro, lograr un ascenso.

En cualquier caso, aunque esta vez no hayas sido elegido, conviene reiterar tu entusiasmo por trabajar en la compañía y tu disposición a valorar otra oferta dentro de la empresa que se adapte a tu perfil en otro momento.

En cambio, si anteriormente tuviste la experiencia de tener un cargo de alta jerarquía o muy bien pagado en una empresa, no debes irte a tu casa y pensar que es la única oportunidad de volver a emplearse en un cargo similar. Abre tu mente. Reoriéntate o emprende un negocio propio. Nunca es tarde. Usa tu experiencia que has acumulado en los años de trabajo.  Recuerda, este proceso que vas a llevar a cabo, NO es conformismo, es re-enfocarte en qué y cómo quieres logras tus metas y hacia dónde quieres llegar de acuerdo a tus excelentes cualificaciones, aptitudes y actitudes.

Finalmente, vuelvo a enfatizar como en uno de mis artículos anteriores titulado ¿Cúales son tus expectativas en una entrevista de trabajo?… Clima emocional entre candidato y entrevistador, llevar a cabo una entrevista de empleo no puede ser delegada a cualquier persona.  Es importante que la persona que te esté entrevistando tenga la competencia, formación y experiencia para determinar si estás o no sobrecualificado.  Una persona que no tenga estas destrezas, te hace perder el tiempo para que al final de la misma te informen “La Triste Realidad”.

Si desean saber y utilizar más herramientas en su vida diaria le exhorto a leer mí  libro ¿Sabes cómo identificar y manejar a los B.I.T.C.H.? Guía práctica y humorística (personal/profesional).  El  mismo lo pueden conseguir en Amazon a través de éste link:

La autora es escritora con estudios graduados en Psicología Industrial/Organizacional;  Profesora universitaria, especialista en desarrollo de adiestramientos y procedimientos.  Consultora Desarrollo Organizacional/Recursos Humanos; y Conferenciante.

Síguela en:

Advertisements

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: