Skip to content

Científicos conversan sobre resiliencia

Por Abimael Castro / Para La Isla Oeste

Mayagüez. ¿Es Puerto Rico resiliente en términos de eventos atmosféricos? ¿Qué hay en términos económicos? ¿Podemos ser resilientes en ambos contextos? 

Son interrogantes que saltan a la luz, no tan solo luego del paso del huracán María por la Isla, sino ante la posibilidad de que ocurran otros eventos catastróficos.

El tema fue discutido por científicos del Centro Interdisciplinario de Estudios del Litoral (CIEL) y el Centro Hemisférico de Cooperación en Investigación y Educación en Ingeniería y Ciencia Aplicada (COHEMIS), del Recinto de Mayagüez de la Universidad de Puerto Rico.

Durante un conversatorio titulado Resiliencia: Una Conversación entre Disciplinas, expertos en el tema recapitularon recapitulando el impacto del huracán María en el país, y cómo a raíz de este evento atmosférico severo, se popularizó el concepto de resiliencia.

El término resiliencia está bajo el desarrollo diferentes ideologías, por lo que los doctores Ariel Lugo, Tania López y Marcel Castro pusieron en perspectiva su uso interdisciplinario. 

¿Resiliencia para qué?, planteó la Dra. Tania López, directora del CIEL durante su charla sobre “Bounce back or skip forwad” (volver hacia atrás o seguir adelante).

En el contexto social, donde se exponen los problemas que pueden presentarse, López  cuestionó “por ejemplo, ¿cuál es ese futuro resiliente?, ¿cuál es esa normalidad?, ¿cómo se llega a esa normalidad?”. Señaló que la resiliencia puede ser un factor limitante, pues el “volver hacia atrás” puede ser contraproducente. “¿Qué sucede si el estado previo no es uno resiliente?, debatió. 

A raíz de esto, se han realizado diversas investigaciones sobre las definiciones de resiliencia en las áreas de sociología, biología, ecología, entre otras disciplinas, dijo López.

“El concepto de resiliencia entra a discusión entre los años del 1980 y 1990, pero no es hasta el 2005 que se le da una definición. Esta idea central se traduce a la capacidad de un sistema en regenerarse con poca o ninguna ayuda externa, aclaró.

El rol del Estado, poder y desigualdad

Otra de las vertientes discutidas en el conversatorio fue el cuestionamiento sobre el rol del estado, la relación de poder y la desigualdad en disturbios que afecten al sistema. “Por tal razón, algunos expertos señalan que es la autosuficiencia individual y comunitaria como la forma de atacar los problemas sociales, institucionales y políticos que hacen del sistema uno vulnerable”, dijo López.

“Nos tenemos que preguntar para qué es la resiliencia y cómo pueden adaptarse las ideas de la resiliencia de los sistemas sociales en los ecológicos”, mencionó. “Hay que aprender a vivir en ambientes cambiantes, y no tratar de controlar los disturbios”, concluyó.

Por su parte, Dr. Ariel Lugo, quien es el director del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical del Servicio Forestal Federal, habló sobre Resiliencia: Todos los sistemas la tienen, pero no todos pueden modificarla. 

Sobre los sistemas socio-ecológicos y tecnológicos (SETS, por sus siglas en inglés), Lugo señaló que “todos estos sistemas tienen dos fuerzas, la fuerza del desorden y la fuerza de organización, pero la respuesta del sistema y su persistencia mide la estabilidad de este, y no todos tienen el mismo grado”, dijo Lugo. 

Cónsono con estas fuerzas y sus impactos en los sistemas, el Dr. Lugo mencionó que algunas de las aplicaciones o usos para resiliencia en los SETS son: la capacidad de un sistema de ser perturbado mientras mantiene sus funciones o la capacidad de un sistema para experimentar choques (shocks).

“Hay tres propiedades a considerar para medir la resistencia: cantidad de cambio del sistema, la capacidad del auto diseño y el grado de aprendizaje y adaptación; todos complementan la resiliencia del sistema”, explicó.

El Dr. Lugo presentó el ejemplo de un árbol y un poste, en donde el árbol mostró resiliencia al reverdecer meses después del huracán María, mientras que el poste seguía roto y doblado, pues necesita de una fuerza externa. “Aquí un ejemplo de que la resiliencia está en todos los sistemas, pero no en todos se pueden modificar o auto organizar”, dijo. 

 “Algunas personas piensan que el sistema maduro es el más resiliente, y no es así. Son los sistemas en sucesión o reorganización los mas resilientes”, dijo Lugo. El Director concluyó diciendo que, en Puerto Rico, es la economía la que entorpece o afectan la resiliencia. 

Las muertes de María

Finalmente, el Dr. Castro, quien es profesor de ingeniería eléctrica, inició su presentación Resiliencia: potencia eléctrica y CHOLES con la relación entre las muertes asociadas al impacto del huracán María, la clase social de los difuntos y la ausencia del servicio de la energía eléctrica.

“¿Qué nos hace falta para vivir bien?, cuestionó Castro. “Consumir, porque si no consumimos aire no podemos estar vivos. Lo contraproducente es consumir en exceso, ahora poniéndolo en contexto de kilovatio hora”, mencionó. 

El total de Customer Hour of Lost Electricity Service (CHOLES) en Puerto Rico, después del huracán María, acumuló cerca de 3 mil millones. Precisamente, 329 días fue el largo del apagón que resultó tras el impacto del huracán, el más largo en el mundo, dijo el Dr. Castro. “Muy pocos disturbios generan esta gran cantidad de acumulación de CHOLES, aunque también hay casos similares con tifones en Filipinas”, recalcó. “Si no trabajamos con sistemas solares y de baterías, no vamos a reducir la vulnerabilidad”, enfatizó.

Ahora bien, ¿cuánto cuesta este sistema? “Se estima que alrededor de $7,000 por unidad, aseguró el profesor. De hecho, el Dr. Castro dijo que se podría evitar construir otros aparatos generadores de energía o el proyecto del gas con una inversión de 3.5 billones en el sistema de energía solar. 

El evento culminó con una serie de preguntas realizadas por la audiencia. Una de las preguntas fue cómo afecta el cambio climático con respecto a la ocurrencia e intensidad de huracanes y el tamaño de los bosques. Esta inquietud surge a raíz de un estudio que indica que los bosques no podrán recuperarse a plenitud con la frecuencia en la que se estarían recibiendo estos disturbios. Lugo mencionó que no visualiza un cambio tan drástico en la isla. “María no es algo anormal, hemos recibido otros fenómenos como San Felipe II y San Ciprián, con solo cuatro años de diferencia”. “Tal vez de aquí a 300 años puede ocurrir”, concluyó. 

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!