Skip to content

Cierre, Apertura, Cierre: El Impacto Negativo del COVID-19 en los Negocios y la Economía

Por Dr. Luis M. Baquero Rosas

El impacto del incremento de los casos en COVID-19 en Puerto Rico en este mes de julio es mortal para las empresas pequeñas, familiares y de alta probabilidad de contagios por la secuenciade eventos de cierre forzado iniciados a mediados del mes de marzo. Muchas de las empresas que hoy cierran de inmediato fueron partede la reapertura de la economía por fases que llevó al reinicio de operaciones a empresas hace menos de un mes y los lleva hoy a un cierre forzado por el comportamiento irresponsable de los consumidores de ciertas industrias luego de su apertura.  El proceso de análisis del impacto que tieneel inmediato cierre “lockdown” decretados por el Gobierno de Puerto Rico en las empresas debe verse como uno exponencial donde el dejar de operar luego de las inversiones realizadas para amoldarse a las operaciones en ambiente COVID-19 va a conllevar que muchas cierren y no vuelvan a abrir.

Ya las empresas pequeñas y familiares se enfrentaron, durante el primer cierre forzado el mes de marzo,a periodos de disminuciones significativas de ventas, requerimientos de inversiones para rediseñar sus procesos y servicios que proveyeran seguridad a su fuerza laboral y clientes que los patrocinaban.  Muchas de ellas recibieron apoyo gubernamental, otras utilizaron sus propios recursos y se reinventaron para poder mantenerse a flote y sobrevivir. Pero, cuando el panorama alentador de recuperación de las actividades comerciales comenzaba a asomarse en la economía de Puerto Rico, las empresas comenzaron a experimentar la realidad denuevoscierres individuales de sus operaciones, mucho antes del anuncio de la Gobernadora esta semana, por casos de contagio de empleados y clientes que los obligó a cesar operaciones por varias semanas afectando los ingresos y servicios al consumidor.

Esto se suma al cierre obligado anunciadopor pertenecer a una industria específica sin evaluarse la magnitud de los casos en loscasinos, gimnasios y lugares de comida conocidos como “chinchorros”. Ahora que vamos para un segundo cierre por un periodo de incremento de contagios, es importante que el Gobierno, los economistas y el cuerpo médico que analizan el impacto del COVID-19  tomen en consideración que el inicio de una secuencia de cierres, aperturas, cierres y aperturas debilitará las capacidades competitivas de las empresas que como un boxeador  estará cayendo a la lona en cada cierre y se levantará, pero  luego de varios rounds de golpes contundentes terminan “noqueados” y más nunca volverán a levantarse. El tiempo dirá cuales empresas podrán sobrevivir a las batallas contra el COVID-19.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: