La Isla Oeste

COMENTARIO: Un mensaje para los racistas

Por Coral Negrón Almodóvar

Zozibini Tunzi es el epítome de lo que nuestra Madison Anderon Berríos contestó sería una idónea Miss Universo: una mujer sin máscaras dispuesta a inspirar con valentía y amor.

Y no es que la nueva reina superara a Miss Puerto Rico en algún aspecto, es que Zozibini abrazó su ser como nunca se había visto a una mujer hacerlo -en la historia del certamen- y así se catapultó como la predilecta. 

La beldad de 26 años, oriunda de Tsolo -Sudáfrica-, había competido en su certamen local en el año 2017, donde Demi-Leigh Nel-Peters salió victoriosa y luego se coronó como Miss Universo. No obstante, la Zozibini de aquel entonces no cejó y tomó una decisión sabia.

Al regresar a la competencia este año, Zozibini optó por llevar su pelo natural y una sonrisa despampanante. Su armadura fue el aceptar que su belleza trasciende el tiempo y el espacio porque ella tenía una misión que cumplir y la cumplió.

Así lo confirma su último mensaje, con el que se coronó al instante, al tiempo que hirvió la sangre racista que impera en algunos seres humanos.

“Yo crecí en un mundo donde una mujer que se ve como yo -con mi tipo de piel y cabello- nunca fue consideraba hermosa. Y yo creo que ya es tiempo de que eso pare, hoy mismo. Yo quiero que la niñez me vea mi cara y vean su cara reflejada en la mía.”

A mí estas palabras me llegaron a la médula porque me vinieron a la mente todas las niñas y jóvenes negras que amo, respeto y admiro. Esas expresiones me confirmaron que ella sería Miss Universo porque lo tenía que ser, porque no hay nada más poderoso que una mujer con propósito que se dice “yo soy bella, capaz e inteligente”, aunque el mundo entero le indique lo contrario.

Por consiguiente, solo nos queda agradecer a ese magnífico jurado por escoger a una joven hermosa, soñadora y brillante que, como bien dijo en el concurso, se despierta todos los días cantando y activando su magia negra.

Mientras tanto, ustedes sigan con el racismo y la xenofobia disfrazada de demagogia humorística en este mundo virtual/real. Sin embargo, ahora les recalco una de las respuestas de Madison: “las redes sociales pueden estar en las manos incorrectas y desplegar una negatividad que podría lastimar a muchas personas. Las redes sociales deberían identificar a las personas que llevan a cabo estas acciones y atacando la autoestima de otras personas, para asegurarse de que no abusen del sistema”.

El racismo no es libertad de expresión. No es una opinión. Es mero odio insensato y sin escrúpulos que debe erradicarse. El racista debe ser señalado, avergonzado y juzgado como tal.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: