Skip to content

COMENTARIO: Un sistema educativo sin planificación

Por Olga M. Molina Pérez

A raíz de los movimientos telúricos, a principios del año 2020, en la zona sur de Puerto Rico y del país muchos educadores han optado por buscar nuevas oportunidades de empleo fuera de la isla. Siendo educadora y directora del Sistema Educativo Publico de la isla, emigré a Estados Unidos buscando nuevas oportunidades respondiendo a eventos no anticipados como los constantes temblores, la pandemia COVID-19 y otros como la falta de planificación, la incertidumbre política, la inestabilidad laboral causada por del cierre de cientos de escuelas del sistema púbico. Cientos de educadores, como yo, nos vimos en la necesidad de explorarnuevas alternativas profesionalespara lograr estabilidad laboral inexistente en el Puerto Rico del presente.

Mirando el sistema de Puerto Rico desde el exterior y comparándolo con las experiencias que nos toca vivir en el sistema educativo norteamericano, para muchos educadores boricuas en los Estados Unidos es preocupante que hoy día, luego de siete meses de haber cerrados las escuelas en muchos lugares de la Isla, aun no surjan alternativas viables para reactivar las escuelas y poder ofrecer los servicios educativos lo antes posible. Al presente, muchos de los educadores que emigramos a Estados Unidos hemos tenido que aprender a manejar las consecuencias de la pandemia COVID-19 en el sistema escolar norteamericanoy somos parte de los cambios y activación de nuevos protocolos para poder trabajar en forma continua con el ofrecimiento de los servicios educativos. Contrario a Puerto Rico, la planificación estratégica eficaz y la colaboración de cada especialista en cada materia educativa ha ayudado a poder crear alternativas para reiniciar las clases en agosto. Entre esas alternativas está el continuar las clases en líneas, en colocar los asientos a seis pies de distancia, utilización de mascarillas y lavado de manos constantes. Algo similar a las sugerencias que ha presentado el Sistema Educativo de la isla. Sin embargo, el sistema de donde tuvimos que salir en la isla continua con su cultura de desarrollar muchas alternativas, pero se quedan solo en palabras sin ejecutar.

En Estados Unidos no solo sugieren, sino que también se ejecutó dicho plan. Cada estudiante cuenta con computadoras en sus hogares porque el Sistema Educativo les proveyó para la educación a distancia. La realidad de comenzar en agosto ya es un hecho, el sistema norteamericano. Estar fuera del sistema que tanto amamos y del que fuimos obligados a emigrar, nos permite ver la urgencia que existe en el Sistema Educativo en la isla de establecer metas reales acordes con los constantes cambios ocasionados por la naturaleza, más allá de utilizar vagones para hacer salones en el área sur de la isla, se debe fomentar la educación en línea   asegurando  que provean equipos tecnológicos, sistemas de telecomunicaciones a maestros y estudiantes. Todo esto comenzará si el Sistema Educativo elimina la improvisación constante como parte de su modelo gerencial educativo y que continuará afectando la enseñanza de esta generación que será el futuro de la sociedad puertorriqueña del mañana.

Olga M. Molina Pérez es estudiante doctoral en el programa de educación  de la PUCPR Ponce y directora escolar en la ciudad de Filadelfia.  

Avatar

laislaoeste@gmail.com

1 Comment »

  1. Antes que nada, hace falta despolitizar el sistema educativo. Tener un Secretario de Educación que cambia cada cuatro años y responde a un partido político es parte del problema.

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: