Skip to content

¿Cómo demostrar a tus empleados que te preocupa su salud y su bienestar?

Por Wendaly Barbosa Ramos / Actívate al Máximo

Más de la mitad de las personas que abandonan su empleo lo hacen porque tienen una pobre relación con sus “jefes”.  Las compañías más innovadoras se aseguran de que sus directivos sepan balancear ser profesionales con ser humanos.  Estos son los directores, supervisores o líderes de grupo que celebran el exito de un empleado, son empáticos con aquellos que estan pasando dificultades y son capaces de enfrentar a las personas que pueden mejorar.  Es casi imposible trabajar para una persona por más de ocho horas al dia cuando no le interesa otra cosa mas que el producto y las cifras que se entregan.

Desafortunadamente, es un fallo bastante común en las compañías NO saber demostrar cómo cuidas de sus empleados, cómo te preocupas por ellos, por su salud fisica, mental y financiera. Por tal razón, menciono cinco maneras de demostrar a tus empleados que te preocupas por su salud y su bienestar:

1. El “feedback” (retroalimentación) debe ser constante – Se trata de conocer mejor a tus empleados, así que haz preguntas, es la única manera de conseguirlo. ¿Por qué hacer preguntas? Las preguntas te van a facilitar no solo conocer a las personas, te van a dar información sobre lo que puedes mejorar en tu organización; tales como:

  • ¿Qué valoras más en esta organización? – Aquí vas a ver sus valores, qué le importa de verdad y aquello que ofreces en tu PVE (Propuesta de Valor al Empleado) que para esa persona es importante. Les conocerás y podrás hacer hincapié en todo aquello que sea más valorado. Haz que se refuerce el lazo entre las personas del equipo.
  • ¿Qué tipo de problemas has tenido en los últimos días? – Ábrele la puerta a que te cuente si ha tenido situaciones desagradables que le han causado molestia o incomodidad. Ante todo, somos personas y hay que generar un clima de confianza y comunicación para hablar y poder confiar. Aporta para poder ayudar en aquello que puedas, apóyale y dale consejo si lo pide o necesita. Si se trata de algo profesional, busca toda la información para evaluarlo y tratar de arreglar la situación.
  • ¿Qué otras funciones te gustaría o podrías aportar? – Estás dándole “alas” para poder crecer, desarrollarse y mostrar aquello que cree que puede ofrecer en la empresa. Quizás necesita algo de aprendizaje, algo de formación, pero quizás descubres un talento en áreas que desconocías. Es una buena manera de motivarlo y que se sienta más satisfecho.
  • ¿Qué cambiarías en esta organización? – Dale “luz verde” para hablar. Eso no significa que vas a hacer todo lo que proponga, pero puede darte buenas ideas. Algunas serán descabelladas, pero pueden ser el trampolín para generar otras interesantes. Además te servirá para detectar a los creativos en tu equipo. No solo le pides algo sobre su trabajo, sino que le implicas en la organización y escuchas sus opciones. Alucinarás con lo que algunos te dirán.
  • ¿Qué es lo que más te gusta de lo que haces diariamente? – Esta pregunta te acerca a sus motivaciones, sus intereses y te dice dónde disfruta más esa persona. Asocia lo que te diga con su rendimiento y podrás valorar si es bueno en aquello que le gusta, o debes apoyarlo en esa área. Dale herramientas para sacar su talento donde brille más.

De igual forma, este proceso lo puedes llevar a cabo a través de cuestionarios o encuestas, con la intención de obtener beneficios no solo en la productividad de la empresa sino también en aspectos como la atracción y retención de talento, (el “engagement”…).  

El “feedback” en muchas ocasiones en necesario ya que se recopila informacion bien valiosa. Si es negativo, es momento de levantar “bandera roja” para comenzar con el proceso de cambios para mejorar.  Si es positivo, ¡Felicidades!, vas por buen camino para continuar avanzando hacia grandes innovaciones para tí y tú equipo de trabajo.

2. Comunicación interna – Esencial, ¿no? Si no comunicas de forma eficaz las medidas que tomas en favor de tus empleados, muchas veces estas no se pondrán en valor. Y es que muchos aluden a esta comunicación como clave en las empresas en esta pandemia del COVID-19. Las “newsletter” diarias o semanales, que tan de moda se han puesto durante estos meses, son ideales para ello.

3. Escucha a los empleados – Como he mencionado en articulos anteriores, tan importante es dar la información sobre las medidas que implementas como saber escuchar a los trabajadores, conocer sus necesidades y demandas y saber aplicarlas en las políticas de salud empresarial. Al sentirse escuchados, los empleados valorarán las medidas tomadas y sentirán el valor que tienen para la empresa.

4. Empatía – Ser empático es una de las cualidades más importantes en la vida, más allá del trabajo. Y en temas de salud, esta importancia se exponencia. Por ello, ponerse en el lugar de los empleados, pensar en su situación y tomar medidas en ese sentido provocará un sentimiento de aceptación y orgullo de pertenencia a la compañía.

two woman and one man looking at the laptop
Photo by Moose Photos on Pexels.com

5. Adaptar los beneficios – Adaptar la oferta de beneficios relacionados con la salud a la realidad del momento resulta clave. De nada nos sirve tener medidas obsoletas o anticuadas. Adaptarlas o modificarlas es un valor añadido (“plus”) al plan de cuidado de los empleados tanto físico como emocional.

Como patrono, debes ser responsable de la salud, seguridad y bienestar de los empleados.  No tener un departamento de recursos humanos estructurado, NO te exime de tus reponsabilidades; sea uno o veinte de ellos.  Existen algunos programa libre de costo que ofrecen ayudas.  Hable con el encargado del personal para que busque e invistigue sobre esas ayudas.  Implementa protocolos como por ejemplo, “Programas de Asistencia a Empleados”, entre otras, para que conozca dónde acudir si necesita ayuda.

Recuerda, un empleado apreciado y reconocido va a demostrar seguridad, compromiso y lealtad en la compañía y puede expresar sus sentimientos en confianza.  Si es todo lo contrario, elegirá mantenerse callado por miedo a que piensen que lo pueden despedir por tener problemas físicos y/o emocionales.  Percibirá que es un estorbo para la empresa, por esta razón, trata de eliminar el miedo que suelen tener los trabajadores a expresar sus problemas, ideas, dudas.  La comunicación contínua y efectiva es posible, pero sobre todo… Es necesaria.

Los empleados felices hacen empresas útiles, productivas, lucrativas, competitivas y viables”.


La autora es escritora con estudios graduados en Psicología Industrial/Organizacional;  Profesora universitaria, especialista en desarrollo de adiestramientos y procedimientos.  Consultora Desarrollo Organizacional/Recursos Humanos; y Conferenciante.

Siguela en:

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!