Site icon La Isla Oeste

Comunidades se oponen a construcción de diques para canalizar el Río Culebrinas

Por Daileen Joan Rodríguez / La Isla Oeste

Desde el barrio Victoria de Aguadilla, llegó una mujer a la vista pública convocada anoche por la Junta de Planificación (JP) y el Cuerpo de Ingenieros de Estados Unidos (USACE), hasta las inmediaciones del Coliseo Ismael Chavalillo Delgado en Aguada, para escuchar de primera mano los detalles del Proyecto de Control de Inundaciones del Río Culebrinas, que se encuentra en su fase de comentarios públicos sobre el diseño conceptual.

Al llegar a la puerta del aglutinado salón de conferencias -que tenía una capacidad para solo 50 personas- a aquella aguadillana no le quedó otra opción que quedarse en las afueras junto a más de una decena de residentes en Aguada y Aguadilla, interesados en conocer cómo les impactará sus vidas la posible construcción de dos diques propuestos “para canalizar el Río Culebrinas”.

La gente seguía llegando. La reunión  pública tomaba calor, más allá del que sentían los presentes porque el aire acondicionado no daba abasto para las sobre 70 personas que lograron entrar al salón para escuchar la presentación de la gerente del proyecto, Sheila Hint, proveniente de la zona de Jacksonville de USACE y quien abrió paso a las ponencias de los ciudadanos.

La primera en deponer fue Ramonita Méndez, una residente del barrio Tablonal de Aguada, quien arrancó cuestionando la ubicación de los diques, aclarándole a los presentes alcaldes de Aguadilla y Aguada, Carlos Méndez y Manuel Santiago, respectivamente, que el proyecto no resolverá el problema de inundaciones en su comunidad, por el contrario, lo agravará.

Esta comunidad no quiere ser desalojada, ni reubicada. Vivimos en paz, en armonía con el ambiente que nos rodea. Si desean ayudarnos, propongan para el uso de esos fondos federales, alternativas que no afecten a ninguna de las comunidades”, urgió Méndez.

Sus expresiones fueron aplaudidas por algunos de los allí presentes, que igualmente sufren el problema de inundaciones y se han enterado que los planes del gobierno para algunos de ellos, son desplazarlos.  

Hasta allí trazó raya aquella residente de Aguadilla que había quedado a las afueras del salón porque no había cupo para ella. Interrumpiendo el turno del segundo deponente, alzó su voz desde la puerta y dijo: “Yo soy residente del barrio Victoria de Aguadilla. Yo entiendo que este salón es demasiado pequeño para dar estas vistas públicas, cuando aquí está toda la gente por afuera y hasta por las ventanas (de cristal) mirando”, constató la mujer, que no ofreció su nombre. Dicho eso, exigió al alcalde de Aguada que trasladaran la audiencia hasta las gradas del Coliseo “porque todos deberíamos estar escuchando esto tan importante”. De facto, los más solidarios se pusieron en pie y hasta cuestionaron si el pequeño salón era una estrategia para desalentar a la gente del pueblo a quedarse a escuchar.

El traslado a las gradas se dio. Empero, hacia el estacionamiento siguió su camino el alcalde de Aguadilla, quien abandonó las instalaciones dejando solo su homólogo aguadeño entre una multitud de sobre 150 personas.

Cabe mencionarse que este es precisamente uno de los puntos que reclama el Movimiento de Vivienda Digna es su carta circular: que el gobierno haga un acto de voluntad genuino de trabajar mano a mano con las comunidades y que abra espacios de participación pública y de transparencia reales.

“Esas poblaciones vulnerables fueron a las más que se le negaron las asistencias”, señaló la directora de Política y Abogacía de Hispanic Federation, la licenciada Maritere Padilla, en una entrevista reciente con La Isla Oeste. “Irónicamente luego, cuando vienen los casos del Fondo de Recuperación, les niegan asistencia por estar ubicados en zona inundable, acotó.

La gerente del proyecto de USACE, reconoció a preguntas de La Isla Oeste, que “la comunidad de El Tablonal, como tal, se evaluó durante nuestra viabilidad pero durante el proceso económico no se pudo desarrollar una alternativa que fuera viable económicamente”, dijo Sheila Hint, asegurando  que “los diques no aumentarían las inundaciones para la comunidad El Tablonal”. Sus expresiones son cuestionadas por los residentes.

El proyecto cuenta con una asignación de $400 mil para un reporte inicial, es decir, el proceso de revisión de los estudios hidrológicos e hidráulicos (HH), geotecnia y viabilidad. De ser aprobado, se procedería a solicitar al Congreso una asignación de $24 millones para el diseño  y construcción del proyecto vislumbra la construcción de dos diques en tierra de una altura de entre dos y tres metros y canales de drenaje. De lograrse la asignación de los $24 millones, se comenzaría a mediados de 2020. En el proyecto funge como asesor el ingeniero Alberto González, quien es retirado de USACE y recordó que el estudio data de 2004, pero USACE desistió de continuar con el proyecto porque se quedó sin fondos. Ahora, con la aparición de los Fondos de Recuperación, retomaron la propuesta.

USACE

Para la Dra. Ana J. Navarro Rodríguez, investigadora y especialista en el Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, el USACE debería utilizar los fondos asignados, en lugar de la construcción de los diques,  presentando un proyecto de infraestructura verde. “Que esa inversión para protección de las comunidades y las áreas inundables, sea un proyecto de infraestructura verde, en conjunto con las propias comunidades, que conocen su comunidad”.

“Estamos hablando de Fondos de Recuperación para Puerto Rico. Estamos Hablando de $24 millones, que se pueden invertir en un proyecto basado en naturaleza, basado en proteger los ecosistemas, que realmente controlan y mitigan las inundaciones”, puntualizó la especialista en ecosistemas costeros y calidad de agua.  

Para el licenciado Félix Villanueva Cruz, un abogado y agricultor cuyas operaciones se dan a las faldas del Valle Coloso,  la indignación de no haber sido notificado del proyecto que colindaría con su propiedad, le llevó anoche a presentar sus comentarios, documentado con datos de precipitación y un recuento de lo ocurrido en pasados huracanes.

“Para secarle los talones a unos le van a mojar el pescuezo a otros”, dijo el abogado, que vivió la creciente del río cuando el huracán María.

“El dique que se propone construir al norte del Caño Madre Vieja –que pasa por mi propiedad- no resuelve el problema, porque las aguas que pretende proteger a la Comunidad de la Victoria (en Aguadilla) se las va a empujar para Guanábanos por los niveles de captación de ese Valle”, aclaró.

Alegó que el estudio que tiene en sus manos USACE no recoge los problemas que viven los residentes de los sectores Asomante, Victoria, Espinar, Mal Paso, entre otros. Al alcalde de Aguada le dijo públicamente, que “las aguas que iban a discurrir para La Victoria, el alcalde de Aguadilla se las dio a usted”, despachó el abogado, puntualizando que  “los proyectos de mitigación no pueden hacerse si se afecta otra comunidad”.

Y es que, estas comunidades llevan años residiendo allí y conocen cómo el gobierno puede ayudarles. De hecho, los residentes de El Tablonal y Espinar en Aguada, ganaron una demanda al gobierno en 2012, que evitó la construcción del complejo de marina Discovery Bay & Resort, tras probar que su millonaria construcción les ahogaría más.

Con ese conocimiento, llegaron anoche a deponer varios de ellos, quienes ofrecieron datos de sus comentarios sometidos ante la Junta de Planificación y USACE, y cuestionaron las respuestas que recibieron, alegando que fueron notificados de que prácticamente no serán tomados en cuenta sus planteamientos.

Uno de ellos fue Jorge Sepúlveda, del Comité de Aguadeños Pro Conservación del Ambiente, quien a esta altura mantiene firme una propuesta para que se declare zona de Reserva Natural el área del Caño Madre Vieja, por su riqueza en flora y fauna, además de que sirve como recurso natural para mitigar el problema de inundaciones.

A preguntas de este medio, la representante de USACE, Sheila Hint, expresó que todavía su oficina está “en el proceso de vistas públicas y comentarios públicos”. Alegó que como gerente de proyecto, ha estado trabajando por meses en conjunto con la JP con las preocupaciones y respuestas a los ciudadanos.

“Este diseño no es un diseño final”, dijo, reconociendo que ya van observando la necesidad de algunas revisiones a los estudios hidrológicos e hidráulicos (HH), “que  darían una mejor idea de cómo se va a desarrollar el diseño final del proyecto”.

Por su parte, el alcalde de Aguada, Manuel Santiago, dijo que cuando USACE se acercó proponiendo canalizar en el Caño Madre Vieja lo vio por bueno. “Pero hay una serie de preguntas e interrogantes de los ciudadanos, por lo que yo no he tomado una posición respecto a la construcción del dique. Estoy evaluando lo que trae la comunidad”. Reconoció que en el 2014 el proyecto de USACE tenía una viabilidad de 3% y hoy, en el 2019 va por 1.5% de ser viable. “Si se va a someter esos proyectos a diseño, se va a perder un dinero ahí”, reconoció. Destacó en su pedido a USACE hay unas charcas para mitigar las inundaciones.

Con relación a los fondos de recuperación, sostuvo que estará pendiente de que sean utilizados adecuadamente. Al inquirirle si estaría favoreciendo proyectos de mitigación en las comunidades afectadas para evitar que sean desalojadas, respondió “no soy experto en esa materia. El Cuerpo de Ingenieros son los expertos. Si con las charcas de retención podemos mitigar las inundaciones en el barrio Tablonal, las vamos a estar realizando”, concluyó.

Contribuye con La Isla Oeste

Confiamos en que aprecias la entrega de informaciones locales que te hacemos cada día. Ahora puedes apoyar nuestra gestión de periodismo independiente, donando cada vez que entiendas que puedes contribuir con nuestro taller.

$1.00

Exit mobile version