La Isla Oeste

De agrio a caliente en cárcel del Limón

Fuentes de la oficialidad revelan en EXCLUSIVA serias deficiencias que ponen en peligro la seguridad.

2016/Foto One Red Media

Por Daileen Joan Rodríguez

Para La Isla Oeste

Mayagüez. Es una situación “atípica” la que se vive en la cárcel de Mayagüez.  Sí, es una cárcel que alberga criminales, pero resulta que, en un principio fue pensada para sumariar a 306 personas. Hoy se dice que “aguanta” 546.

El Centro de Detención del Oeste se llama así porque cuando fue diseñado, la comunidad no lo quería en su entorno.  ¿Una cárcel aquí? ¡no! –decían.

El gobierno de entonces lo supo presentar como si fuera un centro para presos en “tránsito” dentro del sistema carcelario. Ahora, la que llamamos Cárcel del Limón, en la carretera 105 del Barrio Limón en Mayagüez,  es ocupada por convictos sentenciados para máxima y mediana custodia.

Recientemente esa cárcel fue escenario de una reyerta entre confinados y guardias custodios, de la que se enteró la prensa. La versión oficial del Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) revolcó más aun a los confinados, quienes a través de un portavoz advirtieron que ya no tolerarán más abuso institucional.

“No aguantamos más. Nos vamos a ir a las últimas consecuencias con la oficialidad o con quien venga”, sostuvo el confinado en entrevista de cinco minutos con Wora Tv Noticias.

Empero, más allá de develar las condiciones que afirman vivir estos confinados, el motín despertó el interés de oficiales custodios de sacar a la luz las deficiencias del sistema carcelario que ponen en peligro la vida de estos funcionarios públicos.

Fuentes de La Isla Oeste aseguran que se rumora un escape masivo de la cárcel, donde actualmente hay siete portones dañados. Estos portones hidráulicos sirven para separar la población general de confinados. En cada edificio hay 240 presos divididos entre los módulos A, B, C y D, que a su vez se dividen en unidades por colores rojo, amarillo, verde y azul.

“Nos tiran a los leones”, expresó un oficial de custodia, a quien llamaremos Juan Pérez para proteger su identidad.

El edificio 1-A, donde se produjo el incidente la noche del pasado domingo, 24 de julio, fue el de Mediana custodia, donde viven 60 confinados. “Allí los portones están más o menos bien”, según la fuente. Pero destacó que la administración ha sido advertida de la necesidad de arreglar los portones inoperantes.

Pérez reconoció que el malestar de los presos responde en parte a que se estan encerrando en sus celdas nuevamente a partir de las 7:00 pm. Al menos esto se comenzó en el edificio 1 A amarillo. Por muchos años los portones han estado dañados y los presos no quieren que los vuelvan a ubicar conforme a los reglamentos y medidas de control. Los módulos fueron concebidos para 30 personas. Al albergar a 60, viven incómodos.

Antes había un confinado por celda, mientras que ahora hay dos por cada espacio. A esto se suma que los presos se resisten a ser reubicados.

A cargo de la población completa hay 18 custodios, pero 6 guardias atienden la matrícula. La noche del motín, solo había 2 presentes en ese edificio, sin apoyo.

“El nivel de seguridad es leniente y el confinado lo sabe”, acotó el oficial custodio, afirmando que los presos están armados de figas y otras herramientas peligrosas, de las que los guardias conocen y están alerta siempre cuando intervienen con los confinados.

¿Cuándo fue la última vez que se dio mantenimiento a los portones?

Según el jefe interino de Seguridad para la zona Mayaguez-Aguadilla, Teniente II Edward Vélez Bernard, fue entre el mes de abril y mayo, sin poder ofrecer más detalles, pues dijo estar cargo de esta cárcel hace apenas un par de meses.

La responsable de dar seguimiento a los arreglos y mejoras en la institución es la Superintendente María Lugardo, quien no estuvo disponible para entrevista.

Este medio supo que al mes se realizan algunas 400 inspecciones a la infraestructura de la prisión, cuyos informes pasan al escritorio de la Superintendente. La fuente asegura que si un portón se daña no hay piezas de respuesta mecánica ni personal diestro para hacer el trabajo de emergencia.

“Los portones, por reglamento, son prioridades de emergencia y no se les da (prioridad)”, apuntó Pérez, mostrando evidencia de un reporte de daños.

Es un secreto a voces que esta cárcel viene a ser uno de los mayores puntos en el oeste para controlar el trasiego de drogas y cometer crímenes por extorsión contra ciudadanos vía telefónica.  Por lo que “existe una paz ficticia” entre los sumariados y la administración de Corrección, según asegura la fuente.

“Si presionan, se atan en las negociaciones”, acotó el oficial de custodia.

Existen querellas de la oficialidad

Al parecer, las querellas de la oficialidad respecto a la seguridad de su integridad física pasan a algún lugar del escritorio donde terminan ignoradas.

El 20 de mayo de 2014, dos guardias fueron agredidos durante un recuento diurno, del que afortunadamente pudieron salir con vida. Desde baldes, palos, bolas y otros objetos volaban en su dirección.

Existe un informe que detalla cómo en el mismo edificio donde ocurrió el motín del pasado domingo, el guardia José Hilerio Vélez fue agredido. Asimismo terminó con hematomas en diferentes partes del cuerpo el guardia José García Soto.

El 30 de abril de 2016, otros dos oficiales fueron agredidos porque intervinieron con un confinado por posesión de un celular. Seis confinados que estaban en la cancha, al percatarse de la intervención, abrieron el portón y los agredieron.

El más reciente altercado, también registró agresión contra un alto mando de la oficialidad. Pero este dato no fue confirmado por el jefe interino de Seguridad cuando se le cuestionó.

Alegadamente esa noche se hicieron dos informes por dos eventos diferentes. El primero fue debido a la resistencia de confinados que estaban en el baño para regresar a sus celdas. Ese evento no llegó a mayores. Supuestamente luego llegaron oficiales de alto mando para controlar la situación y fue cuando de la cocina llegó un confinado con agua caliente y la vertió en la cara de un jefe. Entonces se formó la de “San Quintín” y salieron varios heridos, cuatro de ellos directo al hospital.

Pese a que lo negó, el teniente Vélez Bernard confirmó que se inició una investigación, la que fue referida a la atención del subdirector de la Región Sur, Jaime López.

Dentro de la institución se sabe que existe personal de la oficialidad que pide se investigue a la Superintendente, se releve de su puesto o al menos sea trasladada a otra institución que no sea Mayagüez.

También solicitan que se incorpore una unidad de control preventiva, para asegurar la integridad de los empleados, así como la de los mismos confinados y hasta la de la comunidad si fuera cierto el rumor de un plan de escape por parte de los confinados.

Advertisements

3 Trackbacks / Pingbacks

  1. Alcalde de Mayagüez pide investigar situación en cárcel – La Isla Oeste
  2. Conviviendo con la cárcel – La Isla Oeste
  3. Corrección atiende denuncias en cárcel del Limón – La Isla Oeste

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: