Derroche en instalaciones recreativas en Maricao [FOTOS]

Maricao. Un millón de dólares utilizados en la reconstrucción de las instalaciones deportivas del Parque Urbano en Maricao pasaron a manos de vándalos gracias al abandono en que se encontraban las facilidades.

Así lo confirma un informe de la Contraloría de Puerto Rico, donde los auditores determinaron que la inversión no tuvo ninguna utilidad, ya que en agosto de 2017 la estructura estaba cubierta de maleza, tenía cristales rotos y filtraciones de agua y hongo.

“Esta situación trae problemas de salubridad y seguridad, y evidencia la falta de planificación”, lee el informe sobre la opinión cualificada emitida sobre las operaciones fiscales relacionadas con la construcción de obras y mejoras permanentes del Municipio de Maricao.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Cabe mencionarse que el alcalde Gilberto Pérez Valentín se encuentra suspendido sumariamente por el Panel sobre el Fiscal Especial Independiente (PFEI), luego de evaluar el informe de la Unidad de Procesamiento Administrativo Disciplinario (UPAD), donde es señalado por el nombramiento de su hermano Jimmy Pérez Valentín. De las investigaciones se desprende que el alcalde no sometió a la consideración de la Asamblea Municipal el nombramiento de su hermano, quien ha ocupado plazas transitorias como director de Recreación y Deportes municipal.

La auditoría de cuatro hallazgos señala que se construyó sin el permiso previo de la Oficina de Gerencia de Permisos, la segunda fase del área recreativa del Sector el 30 en el barrio Indiera Alta por $78,687. Además, la Oficina de Secretaría Municipal no le solicitó al contratista las fianzas -el payment y performance bond – como garantías de la construcción, antes de otorgar el contrato.

El Informe indica que Maricao pagó una penalidad de $4,778 al Seguro Social Federal por tardanzas en remitir las remesas de retenciones y aportaciones de los empleados municipales. Además, contrario a la Ley 81-1991 de Municipios Autónomos, la Unidad de Auditoría Interna no efectuó auditorías periódicas sobre las recaudaciones, desembolsos y otras áreas del Municipio.

La auditoría comenta que el Municipio tenía déficits acumulados de hasta el 57% de su presupuesto para el año 2014. En el presupuesto del 2016, no se consignaron los recursos necesarios para eliminar los déficits de años anteriores. Además, los directores de Finanzas y Recursos Humanos municipales no habían cumplido con los adiestramientos y capacitación requeridos por la Oficina de Administración y Transformación de Recursos Humanos del Gobierno de Puerto Rico.

El Informe cubre el periodo del 1 de enero de 2014 al 30 de junio de 2017.

 

Un comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.