Skip to content

Desgarrador testimonio de viudo de Francelis

Por One Red Media

“Mírame así mismo, como me estás mirando, que te voy a perseguir toda mi vida”.

Así gritó en plena sala 306 del Tribunal de Fajardo, Fermín Arraiza Navas, viudo de la fiscal Francelis Ortiz Pagán, durante el proceso legal que se lleva contra,  Daniel Vázquez Cubilete y Rafael Aponte Peña, imputados del asesinato de la conocida fiscal mayagüezana.

Ante la mirada atónita de los fiscales, los abogados de defensa y la jueza Gema González Rodríguez, el testigo no pudo contener su ira y arremetió contra los imputados, en especial contra Vázquez Cubilete, quien se mantuvo con actitud prepotente durante el proceso.

“Me estaba dando miradas amenazantes contra mí en plena sala, que a estas alturas de mi vida no voy a tolerar”, sostuvo Arraiza Navas fuera de sala en un aparte con la prensa.

No obstante, para el conocido abogado, el asesinato de su esposa no responde a un simple intento de carjacking, sino que tiene orígenes mucho más siniestros.

“Yo no tengo la menor duda de que ellos llegaron allí y dispararon contra mi esposa, pero alguien los mandó. Y estoy detrás de esa persona, del que los mandó. Eso está relacionado a denuncias que hizo públicas de malos manejos de personal en el Departamento de Justicia (DJ) y no voy a hacer más comentarios”, denunció inesperadamente ante los medios.

El testimonio de Arraiza Navas fue uno desgarrador, donde detalló paso a paso lo ocurrido la madrugada del 19 de enero de este año, cuando los imputados, presuntamente se acercaron al vehículo de la fiscal cuando esta se disponía a entrar a su residencia en la carretera PR-957 en Río Grande.

El viudo insistió en que a eso de las 12:30 de la mañana, escucho varias detonaciones que lo despertaron.

“Pensé que se había podido quedar dormida. Nunca lo relacioné con los disparos. Cuando vi eso, corro al cristal y vi que ella estaba tirada hacia el asiento del pasajero. Ahí pensé ‘me la mataron’. Corrí por el otro lado y vi los tres agujeros en el cristal de ella, en el chofer”, relató Arraiza, con voz entrecortada.

“Abrí el carro, le miré la cara y ahí fue que me di cuenta que tenía un disparo en el lado izquierdo de su rostro. Había mucha sangre dentro del vehículo. Pensé que podía estar viva todavía y le quité el cinturón, la saqué del vehículo y la monté en la parte de atrás”, añadió.

Arraiza Navas indicó que colocó a su esposa en la parte trasera del mini cooper de su propiedad, y bajó a toda velocidad hasta encontrar una patrulla con dos agentes en una gasolinera cercana.

“Cuando la monté en el carro todavía se le sentía el cuerpo caliente, pero cuando íbamos en la patrulla ya se sentía fría”, relató visiblemente emocionado.

El viudo aseguró que continuará su búsqueda de justicia hasta señalar a los responsables del cruento asesinato y que este asegura están vinculados a denuncias de irregularidades a nivel administrativo en el Departamento de Justicia.

Avatar

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!
%d bloggers like this: