Skip to content

Desprovistos en el oeste de camión escalera para incendios de alto nivel

Por Daileen Joan Rodríguez / Para La Isla Oeste

Aguadilla. Este fin de semana salió a relucir otro de los recursos que se encuentran en estado precario para salvaguardar la seguridad de los ciudadanos en Puerto Rico. Se trata del Negociado del Cuerpo de Bomberos, donde apenas queda un camión escalera, de cuatro que fueron adquiridos a nivel Isla hace más de una década.

El presidente del Sindicato de Bomberos Unidos de Puerto Rico, José Tirado García, confirmó que uno de estos cuatro camiones -con capacidad de alcanzar edificios de más de dos niveles- fue asignado a la zona de Aguadilla, donde permanece inoperante.

Según explicó, este camión especializado con alcance de hasta 75 pies de altura, fue adquirido a un costo de $750,000 para cubrir la zona oeste del país, pero en un momento fue trasladado a la zona sur -en Ponce- donde luego de darle uso indefinido, se dañó y fue regresado al taller de Aguadilla. Allí, permanece aún sin ser arreglado porque no hay el presupuesto necesario.

“Ese camión de Aguadilla se lo habían prestado a Ponce porque el de Ponce se quemó”, confirmó Tirado García vía telefónica a preguntas de La Isla Oeste.

El dato fue comprobado este fin de semana cuando una estructura histórica localizada en la intersección de las Calles Atocha y Guadalupe en Ponce, fue consumida por un fuego en la tarde del sábado, y personal del Cuerpo de Bomberos tuvo que atender el siniestro con dificultad, debido a que no contaban con un camión escalera en la zona.

“Una vez se quemó el (camión) de Ponce lo pasaron allá. Pero nunca compraron el de Ponce y el (camión) de Aguadilla se quedó allí hasta que se “desbieló”, se le dañó el motor y lo trajeron para acá pero no sirve porque está sin motor”, acotó.

Según explicó, la prioridad para la repartición de estos camiones se dio bajo el análisis de la cantidad de edificios de alta elevación que hay en las zonas. Aguadilla figura en el Oeste como uno de los municipios donde más estructuras de alto nivel hay, incluidos los pueblos circundantes donde proliferan hoteles, que en caso de una emergencia, quedó demostrado el peligro al que se atienen porque no cuentan con el recurso necesario para garantizar un operativo efectivo e inmediato.

Tirado García explicó que los otros dos camiones fueron destacados: uno en Barceloneta y otro en San Juan; este último era el de mejor calibre, con alcance de hasta 125 pies de altura. El vehículo costó más de $1 millón de dólares y figura ser uno de los mejores camiones escalera que hay en América Latina, según estimó el líder sindical. Empero, ese camión de San Juan se dañó y se llevaron el de Barceloneta para el área metropolitana, donde permanece en Río Piedras “y está defectuoso, porque la base de la escalera está defectuosa también”, acotó el líder sindical de los bomberos.

“Ya no hay más que uno operando a nivel Isla”, denunció, estimando que los últimos dos camiones escalera adquiridos para Puerto Rico, fueron el de Aguadilla y el de Barceloneta. “Si no me equivoco eso fue cuando estaba Pedro Vázquez (al mando de los Bomberos) durante la administración de (Luis) Fortuño”, acotó.

“Estos camiones nosotros lo usamos para (apagar) estructuras de más de dos pisos porque en muchas ocasiones sirven para rescatar personas desde un segundo piso. Además, que nos sirven para nosotros penetrar agua al edificio con mucha seguridad desde lo alto”, señaló, haciendo constar que en el caso del fuego que se generó el sábado en el casco urbano de Ponce, “era más efectivo, porque era un tercer piso y hubo que tirar agua desde abajo en vez desde arriba”.

En el caso del camión escalera de Aguadilla, serviría para garantizar salvaguardar la vida y propiedad de ciudadanos en los 17 pueblos que comprende la región desde Guánica hasta Quebradillas y al centro incluidos San Sebastián, Las Marías y Maricao.

“Se supone que en Puerto Rico tengamos uno en cada zona. Son seis zonas, pues debería haber seis (camiones escalera)”, puntualizó Tirado García.

Haciendo “de tripas corazón”  

La situación del Cuerpo de Bomberos no es nueva. Debido a la crisis fiscal del gobierno, no se ha podido adquirir ni camiones nuevos ni equipos suficientes para todas las zonas del Negociado de Bomberos.

“Ni siquiera (sirven) los camiones que utilizamos para la extinción de incendios, entiéndase los camiones comunes, que tenemos uno en cada municipio. El sesenta por ciento de esos camiones tienen más de 20 años. Tenemos una seria crisis de seguridad pública”, sentenció.

Resulta que, cuando los ciudadanos llaman advirtiendo de un incendio –en cualquier parte de la Isla- los bomberos acuden con los recursos que tienen disponibles. “La gente quiere que el bombero le llegue bien, que llegue sin decir que “el camión está sin agua”, o que “la botó en el camino porque le tanque está roto”. Tenemos muchos problemas. No tenemos recursos para mantener esa flota”, subrayó el líder sindical.

Segú detalló, existen estaciones de Bomba donde sus camiones no tienen sistema de wipers (limpiaparabrisas), muchos están sin focos de luz, con cisternas rotas que llegan vacías al lugar del incendio por desagüe, entre otros inconvenientes, como el hecho de que un camión opera con turbina (que hace que salga el agua con presión) y esa turbina debe ser maniobrada desde la cabina y en muchas ocasiones el bombero asiste a la escena del fuego solo. “¿Cómo va a apagar el fuego si es él solo?”, cuestionó Tirado García. “Es un desastre”, acotó, destacando que muchos camiones no pasarían ni siquiera una inspección. “Con eso es que estamos trabajando. Nosotros hemos venido advirtiendo al País a través de denuncias públicas”, dijo.

Tirado García recordó que vivimos en una isla propensa a sismos. “Y si se llega a dar un terremoto grave, con la situación que los bomberos tienen en Puerto Rico… (suspiró). Son 96 estaciones y nosotros tenemos asignadas 1,700 plazas de bomberos… hay 420 vacantes a nivel isla. Eso afecta a nivel nacional”, señaló.

A esto se suma que las estaciones de bomberos no reciben –como otras estructuras de gobierno- el mantenimiento de la Autoridad de Edificios Públicos. Son los mismos bomberos quienes tienen que darles mantenimiento. Muchas de estas estaciones están en paupérrimo estado, situación que se agrava con los recortes presupuestarios.

Tras el paso de los huracanes Irma y María, las estaciones quedaron en muy mal estado, como muchos edificios de gobierno. Entre estos las estaciones bomba en Barceloneta, Guayanilla, Culebra, Humacao, Caguas, Carolina, y otras. Al momento, el Negociado espera por la asignación de fondos de parte de FEMA y el desembolso de algunas agencias de seguro para las que estaban aseguradas. Mientras, se mantienen secuestrados unos $4 millones -presupuestados para este negociado- en el fondo general en medio de la crisis fiscal.

Tirado García asegura haber solicitado reuniones con el senador Henry Newmann, quien preside la Comisión de Seguridad en el Senado, para ver si existe la posibilidad de identificar fondos para atajar el problema “y todavía no ha contestado”. Tirado García dijo que también hizo acercamientos con la oficina de Ramón Rosario de Asuntos Públicos en Fortaleza y “se comprometió con nosotros en ayudarnos, pero tenemos que darle seguimiento”, indicó.

Recientemente, se hizo una entrega de equipos para el Cuerpo de Bomberos, pero ninguno de estos equipos llegó a la zona oeste, según denunció el presidente del Sindicato. El pasado cuatrienio el entonces jefe de ese Cuerpo, Ángel A. Crespo Ortiz hizo entrega de sobre 500 equipos de protección a un costo de sobre $1,285,921.94 entre fondos estatales y federales, pero esta entrega se dio a bomberos de nuevo ingreso.

 

laislaoeste@gmail.com

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

error: Content is protected !!